..

Con distintas estrategias, la "cruzada antibolsitas" ya hizo pie en Santa Fe

Desde la prohibición lisa y llana hasta campañas de concientización, todo sirve. Los planes apuntan más que nada a disminuir o eliminar el uso en los comercios

Domingo 28 de Junio de 2009

El tema de las bolsas de polietileno y su uso cada vez más extendido en la comunidad generó una verdadera cruzada a la que paulatinamente se van sumando distintas localidades. Y también promete convertirse en un nuevo eje de debate donde productores, autoridades, usuarios y ambientalistas tendrán algo que decir.

A las sucesivas iniciativas que se están dando en la región para que se prohíba, reduzca o reemplace el consumo de las famosas bolsitas de supermercado (un modo genérico de llamar a todos los envoltorios plásticos que usan los negocios), les salieron ahora al cruce los fabricantes de estos productos, quienes aseguran que el problema no reside en el uso de este recurso, sino en la ausencia de una política para el reciclado del material (ver aparte).

Mientras tanto, los hábitos de la gente parecen ser el obstáculo más grande para cualquier política, y son los municipios los que se agarran la cabeza a la hora de ver qué hacer con tanta basura eterna.

Hasta 2012. El Concejo Municipal de Santa Fe aprobó esta semana una ordenanza que promueve la disminución paulatina de las bolsas de polietileno para este fin hasta su prohibición definitiva, en 2012.

La idea es reducir las bolsas que se usan a diario, reutilizar las que se entregan y reciclar las que se usen de aquí a su prohibición, transformándolas en bolsos más resistentes que puedan volver a usarse.

Tal cual lo publicó LaCapital en su edición de ayer, la norma promueve campañas de concientización y convenios con los principales expendedores para que se sumen a la iniciativa.

Por la magnitud, el movimiento y la importancia de la ciudad, una medida de este tipo es todo un desafío para la capital provincial. Pero no es la única que decidió afrontarlo. Desde hace tiempo, varias localidades se sumaron a la cruzada. Como Venado Tuerto, donde la Secretaría de Espacios Públicos y Medio Ambiente lanzó un plan para restringir el consumo de estos envoltorios y propone reemplazarlos por las tradicionales bolsas de lienzo. O Las Rosas, que se embarcó en una campaña de concientización que apunta al reemplazo del nailon por la tela y el papel, y a retornar el uso de canastos y "changuitos".

Ordenanza. Una de las localidades donde la iniciativa fue más allá es sin dudas Casilda. Allí se aprobó una ordenanza que directamente prohíbe el uso de bolsas de polietileno en supermercados, almacenes y cadenas de comercios. Una norma que, en una primera mirada, parece haber comenzado a generar un cambio. Cada vez son más los consumidores que usan red para depositar y trasladar las mercaderías, una modalidad que había quedado en el olvido.

"Mucha gente que había perdido la costumbre o no la tenía ahora viene a hacer las compras con red", coincidieron en señalar empleadas de supermercados casildenses.

Pero para quienes aún no recurren a esta práctica algunos comercios tienen a la venta bolsas de papel o de tela. Y otros directamente reemplazaron las antiguas bolsas convencionales por biodegradables con la inscripción correspondiente.

La ordenanza entró en vigencia hace pocos días, y previamente se llevó adelante una campaña de promoción. La predisposición del público y el cumplimiento de los comercios a la nueva disposición empezaron, aunque muy de a poco, a dar los primeros resultados.

"Todavía falta, pero notamos que la sociedad está tomando conciencia y esa es la mejor garantía para que las cosas funcionen", indicaron a LaCapital fuentes municipales.

¿Biodegradables? Si bien las llamadas bolsas biodegradables se convirtieron en esta ciudad en una de las principales alternativas para reemplazar a las de polietileno, existen dudas sobre su eficacia.

Tras sancionarse la norma, vendedores de bolsitas de este tipo fueron al Concejo para explicar las ventajas del producto. Entre otros argumentos aseguraron que la vida útil de las "biodegradables" es de 30 o 40 días y luego "se desintegran". Un argumento que cayó en saco roto con un simple experimento: concejales de la ciudad pegaron bolsas en una puerta de la sala de reuniones que da a la intemperie. Pasan las semanas y el material se mantiene inalterable.

"La idea es pedir al Ejecutivo que tome recaudos para garantizar que las bolsas que se usan sean realmente biodegradables porque de lo contrario lo que se esta haciendo no servirá de nada", anticipó un edil.

Firmat, por su parte, está por sancionar una ordenanza similar a la de Casilda. Mientras tanto, ya se ofrecen en supermercados y almacenes bolsas alternativas además de una fuerte campaña de concientización que lleva adelante el grupo Patrulla Ambiental.

Ciudades grandes. A instancias de una ordenanza aprobada por el Concejo, la Municipalidad de esta ciudad también inició una campaña para reducir el uso de bolsas de nailon y reemplazarlas por lienzo, tal como ocurre en otros puntos del país. Este proyecto, que se encuentra en su etapa final, se llevará adelante en conjunto con los tres supermercados más grandes de la ciudad. Por el momento es el municipio quien reparte las bolsas a un costo simbólico de tres pesos.

El programa comenzó hace más de un mes y desde el Ejecutivo lo plantean como el puntapié de una campaña futura que incluirá la provisión de bolsas a través de los camiones municipales encargados de trabajar en los distintos puntos limpios de la ciudad.

Las bolsas de lienzo se están fabricando en el taller de Amas (Asociación de Madres Solas) y en otros que hay en la ciudad. De esta manera, además de proteger el medio ambiente se generan puestos laborales. La iniciativa fue aprobada por unanimidad en el Concejo Municipal, a instancias de una propuesta de la justicialista Norma Orlanda.

Desde la puesta en marcha del programa, tres supermercados de la ciudad se comprometieron a colaborar en la venta de bolsas ecológicas para los mandados. Pese a los esfuerzos aún no se aprecia contundentemente la participación ciudadana en esos lugares.

Venado Tuerto tiene unos 80 mil habitantes y entre las falencias estructurales figura el poseer un basural a cielo abierto; un foco infeccioso muy importante. Desde el Ejecutivo planean la erradicación del basural y hasta incluso ya se compraron los terrenos donde se emplazará. Sin embargo, llevará tiempo lograr la erradicación completa.

Otro es el tema en las pequeñas localidades aledañas donde ya se están llevando a cabo la selección de la basura en orgánica e inorgánica. Esto es posible ya que van rotando los días de recolección. Chovet y Murphy, entre otros pueblos, ya llevan desde hace años la recolección de residuos diferenciadas.

Concientización. En Cañada de Gómez también se puso en marcha un programa impulsado por el municipio y el Centro Económico a través de sorteos mensuales.

El esquema, que se usó durante varios meses, fue el siguiente: quienes no retiraban bolsas de nailon de los comercios llenaban un cupón, lo ponían en una urna y participaban del sorteo de un reproductor de DVD. “También regalábamos bolsas de tela para estimular su uso. Tuvimos una gran adhesión”, recordó la directora del Eco Club local, Silvana Verdini. Los miembros de este organismo donde participan sobre todo estudiantes hicieron un aporte invalorable.

Pero esa etapa será complementada. El secretario de Servicios Públicos, Angel Novello, señaló que la idea es hacer cambios en la recolección de residuos. “Estamos analizando la forma de que los vecinos usen bolsas de cartón y no de polietileno. En breve retomaremos las reuniones para estudiar bien la iniciativa”, confió. Allí se busca poner contenedores barriales. “Los efectos nocivos de las bolsas de nailon son fácilmente visibles en las ciudades que tienen basurales a cielo abierto”, resaltó Novello.

El principio. Son las ciudades más importantes, pero desde distintos rincones de la provincia se está buscando la manera de frenar la generación de estos residuos.

La toma de conciencia masiva sobre la problemática avanza lentamente y la situación es el resultado de algunas acciones fundacionales protagonizadas por individuos y organizaciones ecologistas. El debate se ha instalado, inclusive, entre quienes están vinculados con la fabricación.

La cruzada avanza. Sin prisa pero sin pausa, hay intenciones de cambio.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario