Fundación Nueva Generación Argentina

Claves para pensar en un comercio internacional sostenible

Jueves 15 de Abril de 2021

Los cambios en el escenario internacional debido al proceso acelerado de calentamiento global nos suponen nuevos desafíos y oportunidades, a los cuales el comercio internacional no puede ser ajeno. La crisis climática nos lleva a preguntarnos ¿cómo impacta el comercio en las emisiones de gases de efecto invernadero?, ¿qué oportunidades nos brindan las I+D+i en este proceso? Comercio y ambiente no necesariamente deben ser conceptos contrapuestos, aquí algunas pautas para pensarlo:

- Nuevo tipo de consumidor

En el informe “Who care? Who does?” (2020), realizado en 22 países por la consultora internacional Kantar, se analizaron las preocupaciones ambientales y de sustentabilidad de los consumidores; el cambio climático, el desperdicio de plástico y la contaminación del agua son los principales temas de preocupación a nivel global. Esto influye cada vez más en la toma de decisiones a la hora de adquirir productos, consolidándose un perfil de consumidor que trabaja activamente para adoptar medidas que disminuyan el impacto ambiental.

- Descarbonización:

Cada vez son más las empresas que apuestan por la carbono neutralidad. Si bien la transformación hacia la carbono neutralidad implica un gran desafío, los beneficios son amplios; entre ellos el mejoramiento de la imagen y posicionamiento, el cumplimiento de requisitos y regulaciones, la potenciación de ventas, así como también, la reducción y control de sus costos operativos. La campañaRace To Zero, liderada por Nigel Topping, anterior CEO de We Mean Business, y Gonzalo Muñoz, cofundador de Sistema B, será la principal iniciativa de Call to Action de la Conferencia de Naciones Unidas por el Cambio Climático.

- Transporte internacional de mercancías

El transporte marítimo es el principal medio de las exportaciones a nivel mundial, volviendolo clave en la agenda de sostenibilidad, sobre todo a la hora de la descarbonización de las empresas. En este sentido, las grandes navieras internacionales como MSC y Maersk, están realizando esfuerzos para ofrecer a sus clientes nuevos servicios, vinculados con nueva tecnología en sus barcos, ECO Delivery y mayor eficiencia a la hora de transportar las cargas, entre otras.

- Industria del conocimiento

La industria del conocimiento tiene un potencial muy grande a la hora de generar soluciones para un comercio más sostenible. El lunes 5 de Abril entró en vigencia el Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, el cual a través de beneficios fiscales, busca fortalecer a este sector, propulsadolo como uno de los principales pilares para la política industrial de Argentina. El mismo consiste en bonos para pagar impuestos nacionales, descuentos de hasta el 60% del Impuesto a las Ganancias (según el tamaño de empresa) y exención del pago de Derechos de exportación para las empresas del sector servicios. Los beneficios van a estar vigentes por 10 años.

- Soluciones basadas en la naturaleza

Cada vez adquieren más relevancia enfoques alternativos y no tradicionales para obtener soluciones a problemas ambientales, gestionar de forma sostenible los recursos y restaurar los ecosistemas naturales o modificados. Entre estos enfoque las soluciones basadas en la naturaleza representan un amplio campo para la innovación y la generación de nuevos negocios y redes de comercio e intercambio de productos y servicios.

Por María Florencia Torres Corpos.

Coordinadora de Proyectos y Cooperación Internacional FNGA

Biocombustibles: oportunidad en la tercera generación

La provincia de Santa Fe actualmente concentra la mayor parte de la producción argentina de biodiésel de primera y segunda generación. Sin embargo, desde el sector consideran que existe la posibilidad de volcarse a la producción de biodiesel de tercera generación, lo que permitiría acceder a nuevos mercado internacionales.

Según su origen, los biocarburantes pueden dividirse en tres grupos: de primera generación (proceden de cultivos alimenticios); de segunda generación (se obtienen a partir de cultivos alternativos no alimenticios); y de tercera generación (obtenidos de especies no alimenticias, a través de técnicas de biología molecular).

Dentro de este último grupo se pueden destacar el Hidrobiodiésel, conocido bajo el nombre en inglés de Hydrotreated Vegetable Oil (HVO) y el combustible verde para aviones (SPK – Synthetic Paraffinic Kerosene). Estos se obtienen mediante un tratamiento con hidrógeno como catalizador, pudiendo utilizar como materia prima residuos de grasa animal y aceites de cocina usados. El resultado es un biocombustible de origen renovable que puede contaminar hasta un 90% menos que el diésel fósil tradicional.

Un caso de éxito para analizar es el de la empresa Honeywell UOP que desarrolló Green Diesel y Green Jet Fuel, que son químicamente idénticos a sus homólogos derivados del petróleo. Ambos productos ofrecen un mejor rendimiento que el diésel fósil y el combustible para aviones, y pueden utilizarse como sustitutos instantáneos en vehículos y aviones sin necesidad de modificar los equipos.

Quienes representan los sectores de biocombustibles en Santa Fe han manifestado que la materia prima para elaborar biocombustibles de este tipo y la intención de los sectores productivos se encuentra presente. Sin embargo, resaltan la falta de un marco regulatorio para que puedan prosperar este tipo de proyectos, como también para que ingresen las inversiones necesarias y se pueda acceder a los mercados internacionales más exigentes.

Por Ing. Milagros Baraldi.

Área Ambiental FNGA

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario