ciudadanoperiodista

Descontrol: un camello se instaló en el lugar de una señal de tránsito

El robo y la destrucción de señales de tránsito como fruto de actos vandálicos es cosa de todos los días en las ciudades y rutas del país. Pero ahora el nuevo ingrediente (y con condimentos de cocina étnica) para ser la reutilización de las mismas para promocionar actividades comerciales privadas. Este es el caso que sucede en Zeballos esquina Callao, donde un flamante  restaurante árabe no tuvo la mejor idea que tapar la señal que indica el sentido de circulación de Zeballos y dibujar encima un camello. Todo muy lindo, pero riesgoso para el tránsito. 

Miércoles 30 de Abril de 2008

El robo y la destrucción de señales de tránsito como fruto de actos de vandalismo es cosa de todos los días en las ciudades y rutas del país. Pero ahora el nuevo ingrediente (y con condimentos de cocina étnica) para ser la reutilización de las mismas para promocionar actividades comerciales privadas. Este es el caso que sucede en Zeballos esquina Callao, donde un resturante árabe no tuvo la mejor idea que tapar la señal que indica el sentido de circulación de Zeballos y dibujar encima un camello. Todo muy lindo, pero riesgoso para el tránsito.

Los Estados nacionales, provinciales y municipales gastan enormes sumas para reponer señales viales destruidas o robadas. De todas maneras, y más allá de los perjuicios económicos, hay un tema que es mucho más grave: cada cartel que no sirve, que no se entiende o que desaparece de su lugar implica la posibilidad de un accidente, de un choque, de una muerte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario