..

Cinco perros atacaron a una mujer y le produjeron heridas gravísimas

Cañada del Ucle.— Terror. Una mujer de alrededor de 55 años que practicaba su caminata diaria por un paseo peatonal de Cañada del Ucle fue atacada por una jauría de cinco perros descontrolados. Los animales, cruza de boxer y dogo, que pertenecen a la familia Fiatti y habían sido dejados en una chacra semiurbana hacía un mes, desfiguraron a la mujer, le desgarraron una oreja y se le tuvo que amputar un brazo.

Miércoles 24 de Marzo de 2010

Cañada del Ucle.— Terror. Una mujer de alrededor de 55 años que practicaba su caminata diaria por un paseo peatonal de Cañada del Ucle fue atacada por una jauría de cinco perros descontrolados.

Los animales, cruza de boxer y dogo, que pertenecen a la familia Fiatti y habían sido dejados en una chacra semiurbana hacía un mes, desfiguraron a la mujer, le desgarraron una oreja y se le tuvo que amputar un brazo.

La víctima se debatía anoche entre infecciones y una profunda descompensación. "Hay que esperar 72 horas para controlar la fiebre", explicaron en terapia intensiva del hospital Rosendo García, de Rosario.

La espera de terapia era un silencio sepulcral. Dos hijas y el marido de Miriam estaban desesperados: no hablaban, no lloraban. Caminaban o miraban al vacío. "Mire lo que me pasa, ¿Le parece justo?", decía su marido entre lágrimas contenidas. Una de las hijas es médica y esto le da otra visión. "No quiero morbo, no queremos hablar", dijo.

La médica de terapia estaba azorada. "La mujer está muy comprometida. Se le amputó un brazo y tiene el cuero cabelludo en malas condiciones", dijo en voz baja.

El lunes por la tarde Miriam M. hacía su caminata regular por un paseo adaptado para recreación en la localidad. "Toda la gente que camina va al paseo. La señora estaba sola y los perros se le tiraron encima. Hace varios meses que les estamos diciendo a los dueños de esos animales que son peligrosos y por eso los llevaron del pueblo a esa chacra, pero se escaparon y no los controlaron", sostuvo a La Capital Ariel Caram, jefe comunal de Cañada del Ucle.

"Tuvimos varios inconvenientes con esos perros, el problema es que en Santa Fe la legislación es muy permisiva. Si hay una persona con perros peligrosos ni siquiera se la puede citar ni obligarla a que haga algo con esos animales", dijo triste el mandatario.

En tanto, desde la comisaría dijeron desconocer denuncias anteriores al ataque, tal como lo relatan los vecinos: "A mí no me consta que haya denuncias anteriores. Lo lamentable de esto es la peligrosidad de los animales y que la mujer que caminaba por ese lugar fue agredida y hoy corre riesgo su vida", afirmó el comisario de la localidad.

Pueblada.Los pobladores se reunieron la noche del lunes en la comuna y en la comisaría. Allí hicieron un acta que le será remitida al juez Carlos Martí, de Melincué, y a la Legislatura provincial, ya que consideran que "no hay una ley en Santa Fe que sea una herramienta contra estos descuidos de animales". La policía actuó de oficio y los perros fueron trasladados a la perrera de Firmat, pero allí "rompieron todo y fue difícil controlarlos", sostuvo un testigo.

La carátula del caso es por lesiones "graves y culposas, aunque falta un informe veterinario de los médicos para ver si se eleva a «gravísimas»", dijo el jefe comunal.

José Luis Del Río, director del sanatorio Rosendo García, manifestó en declaraciones periodísticas que se sorprendió, al igual que el cirujano plástico, de la situación de la mujer. "Sufrió graves heridas, sobre todo del lado izquierdo del cuerpo. Le amputaron el brazo izquierdo porque no se pudo recuperar. Y también tiene una gran lesión en el cuero cabelludo que le hizo perder una oreja". El profesional detalló también que estaba "entubada con respirador artificial y tuvo una pérdida importante de sangre".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS