..

Cinco jóvenes que volvían de bailar se mataron en un choque frontal en la ruta 23

Fue a la altura de Suardi en el centro oeste de la provincia, cuando ya era pleno día. Dos de ellos eran hermanos. Viajaban en un Fiat Uno que impactó contra un Chevrolet Corsa.

Viernes 02 de Enero de 2015

Cinco jóvenes murieron ayer en un choque ocurrido sobre la ruta 23 a la altura de la calle Córdoba, en la comuna de Suardi, en el centro oeste de la provincia. El accidente ocurrió a las 7.15 de la mañana, cuando cuatro muchachos de San Guillermo y una adolescente de Villa Trinidad volvían de bailar de un boliche de la localidad cordobesa de Morteros en un automóvil que impactó en principio contra un remís y luego de frente contra un colectivo.

Los hermanos Lucas (21) y Sebastián (18) Depiante, Jacobo Pistochini (23) y su novia Roxana Poletto (17) iban de sur a norte a bordo de un Fíat Uno color bordó, conducido por Sergio Baldo (21). Todos perdieron la vida instantáneamente tras chocar en el kilómetro 9 primero contra la parte trasera de un Chevrolet Corsa que circulaba en el mismo sentido y a baja velocidad para realizar una maniobra de giro, y luego frontalmente contra un micro de la empresa Transporte Morteros, que cubre el trayecto Suardi-Brinkmann.

En tanto, resultaron ilesos la remisera Claudia Mansilla (44), oriunda de Morteros, quien guiaba el Corsa; la pareja que llevaba a bordo; el chofer del colectivo, Walter Piersanti (29), también morterense, y los cinco pasajeros que viajaban en ese momento.

Entre Morteros y el lugar del hecho hay 22 kilómetros, y desde éste a San Guillermo, 17. Villa Trinidad está 19 kilómetros más hacia el norte. Bomberos que trabajaron durante casi una hora lucharon contra los hierros retorcidos del automóvil para retirar los cuerpos de las víctimas, señalaron que al momento del siniestro había mal tiempo pero no llovía, y ya había luz de día. También trascendió que el Fíat Uno circulaba a no más de 100 kilómetros por hora por este tramo recto de la ruta, y que a raíz del impacto "quedó irreconocible. Supimos que era un Fiat Uno por el logo trasero", indicó el bombero José Heredia.

No pudo evitarlo. El colectivero aseguró que nada pudo hacer para evitar el impacto. "Sólo alcancé a volantear pero ya era tarde, afirmó el hombre shockeado a una emisora suardense. Por su parte, un amigo de los fallecidos comentó a ese medio que antes de partir de Morteros, ellos lo invitaron a retornar a San Guillermo, pero prefirió volver en colectivo porque estaba con una chica y quería acompañarla. “Cuando llegué con el micro al lugar del accidente no podía creer lo que veía”, contó el joven.
  
Algo terrible. “Cuando pasadas las 7 de la mañana sonaron las sirenas, ya suponía que algo terrible había pasado. Este accidente enluta a las tres localidades: a San Guillermo, donde vivían los cuatro muchachos; a Suardi, donde éstos tenían familiares directos y a Villa Trinidad, de donde era la chica. Estamos todos consternados por este suceso”, comentó a La Capital el suardense Osvaldo Pinetti, director de Radio Belgrano.
  Los hermanos Depiante se dedicaban a realizar diversas tareas rurales junto a su padre. Sergio Baldo era bombero en esta localidad y Pistochini también había cumplido esa actividad hacía tres años, por lo que ambos eran muy conocidos en ese ámbito.
  Ante esto, se decidió directamente que los cuerpos de los cuatro muchachos fueran velados en el cuartel de Bomberos Voluntarios de San Guillermo, mientras que los restos de la muchacha fueron entregados a sus familiares en Villa Trinidad para que definieran el lugar de la inhumación de su cuerpo.
  La tragedia de Suardi fue la más impactante de una jornada signada por varios accidentes fatales en rutas del país. Uno de ellos ocurrió muy cerca de Rosario entre un utilitario y un camión en la conexión con Victoria, donde un hombre murió y su cuerpo quedó calcinado al incendiarse el vehículo que conducía (ver página 17).


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS