..

Científicos detectan daño genético en niños expuestos a plaguicidas

Los analisis estuvieron a cargo de especialistas de la Facultad de Ciencias Exactas de Río Cuarto en la ciudad de Marcos Juárez.

Lunes 23 de Marzo de 2015

Especialistas de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) detectaron con estudios científicos "daños genéticos" en niños de la ciudad cordobesa de Marcos Juárez que viven en zonas expuestas a plaguicidas usados para fumigar campos de cultivo. Si bien los profesionales del Grupo de Genética y Mutagénesis Ambiental (Gema) advirtieron que el nivel de daño encontrado aún "es reversible", el reporte completo será publicado en abril en los Archivos Argentinos de Pediatría dado que configura el primero en su tipo que se realiza en el país. El estudio indicó que "los niveles de daño genético encontrados en los grupos de niños de Marcos Juárez están muy por arriba de los valores de referencia de los de Río Cuarto".

La especialista Delia Aiassa explicó que para tomar las muestras "se puso a punto y se utilizó en niños de 5 a 14 años una técnica que no es invasiva. Se extrajeron células de la mucosa bucal utilizando hisopos estériles, frotando el interior de la mejilla sin tocar dientes y lengua durante 30 segundos, previo enjuague bucal", añadió.

En un reportaje que publicó el diario cordobés La Voz del Interior, se indicó que "el protocolo de trabajo fue aprobado por el Comité Institucional de Etica de la Investigación en Salud (Cieis), la UNRC y el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba. Se observaron mil células por individuo". En el estudio, que compara datos de niños de áreas urbanas con los de zonas rurales cercanos a campos fumigados, la UNRC detectó daño genético en los que estaban expuestos a plaguicidas.

El reporte compara datos de más de 70 niños residentes en el área urbana de Marcos Juárez, pero a pocos metros de campos pulverizados con plaguicidas, con los de otros provenientes de zonas urbanas de Río Cuarto y que habitan a una distancia de 10 kilómetros aproximadamente de áreas fumigadas.

Del estudio participaron, además de Aiassa, Fernando Mañas, Natalí Bernardi, Natalia Gentile, Alvaro Méndez, Dardo Roma y Nora Gorla, todos del grupo de Genética y Mutagénesis Ambiental (Gema) del Departamento de Ciencias Naturales de la Facultad de Ciencias Exactas.

Aiassa explicó, además, que se eligió realizar la investigación en niños y no en adultos porque ese grupo etario está aún en una fase de desarrollo activo y eso puede tener influencia sobre una respuesta diferente a la de los mayores al daño ambiental, y remarcó: "Entre los efectos adversos que pueden ser estudiados en los niños expuestos a varios peligros ambientales, el daño citogenético recibe una atención especial después de que se demostró que la frecuencia aumentada al daño al ADN y a los cromosomas en la niñez, es predictivo del desarrollo de cáncer en adultos sanos".

También advirtió que en los monitoreos en adultos, uno de los problemas difíciles de sortear son los efectos de los factores de confusión que interfieren en el análisis de los resultados, como el hábito de fumar, el consumo de alcohol y el riesgo ocupacional. Remarcaron que estos factores de confusión están reducidos al mínimo e incluso están ausentes en la niñez.

El informe alertó que "la evidencia de los efectos de la exposición ambiental en edad temprana es tan fuerte que deben hacerse todos los esfuerzos posibles para eliminar tales exposiciones en las mujeres embarazadas y en niños, para proteger su salud presente y futura".

Agregó que los efectos del ambiente que podrían manifestarse muchos años, aun décadas después de la exposición, pueden ser monitoreados en la niñez a través de estudios citogenéticos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS