..

CGT y exportadores acordaron un aumento sobre el filo de la conciliación

Los gremios sellaron un convenio con las aceiteras del Gran Rosario que fija un salario piso de entre $ 3.800 a $ 5.100 para alrededor de cuatro mil tercerizados. El acuerdo al que se arribó decreta el fin de los piquetes en los puertos del cordón industrial. 

Jueves 17 de Febrero de 2011

Las firmas exportadoras de granos y los trabajadores de los puertos del Gran Rosario acordaron anoche poner fin a un paro por tiempo indeterminado por demandas salariales. Se fijó un salario piso de entre $ 3.800 a $ 5.100 para alrededor de cuatro mil tercerizados. 

 “Fue a última hora de anoche gracias al esfuerzo del Ministerio de Trabajo de la Nación que planteó que hasta no llegar a un acurdo no se iba a levantar la sesión y recién a las 23,30 estuvimos confeccionando el acta”, explicó esta mañana en declaraciones a LT8 Walter Cabrera, secretario general de la CGT San Lorenzo.

“Primero quería informar que se va a hacer una conferencia de prensa para todos los trabajadores en la CGT San Lorenzo hoy a las 19. Voy a dar un paneo bastante abierto pero que se va a entender bien en el comunicado de prensa de esta tarde. No voy a entrar en detalles de cada organización porque se llegó a un acuerdo por tarea desempeñada por cada trabajador”, aclaró el gremialista.

“Va a haber una suma mensual, como un plus para equiparar salarios que está fuera de toda negociación convencional, osea que cuando se discuta cada paritaria también se va a incrementar esta suma fija y consta de los 3.800 pesos hasta los 5.200 según el área en que se desempeñe. Vale decir que un compañero que está en vigilancia cuyo salario rondaba más o menos entre 1.800 y 2.300 pesos va a tener ahora 3.800 para la tarea normal y habitual de 8 horas. Entre básico y plus se va a llegar a esta cifra, primero en carácter no remunerativo hasta que se acuerde en paritarias de cada gremio que se va a implementar en carácter remunerativo a todos los conceptos legales y convencionales o sea que si el compañero hace horas extras también se va a considerar a pesar de ser no remunerativo”, adelantó Cabrera.

Esto fue también confirmado por el vocero de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), Alfredo Parcel, en converswación telefónica con LaCapital.com.ar quien aclaró que “la suma fija no remunerativa está sujeta para su incorporación como remunerativa a las paritarias de cada sector y el acuerdo incluye a cuatro organizaciones”. Esto es lo que se refleja en el acta firmada anoche a la que tuvo acceso LaCapital.com.ar.

En el acuerdo se estipula que en el caso de la Unión de Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara), el monto de lo acordado va de 700 a 1.000 pesos, con un tope máximo de 4.800 pesos, idéntico techo a lo pactado con Empleado de Comercio cuya suma fija se acordó en 700 pesos. En cuanto a los trabajadores de la construcción enrolados en la Uocra, se les otorgará una suma de 1.300 pesos con un tope máximo de $4.500 y para el personal de vigilancia un monto fijo de mil pesos con un techo de $3.800.

Las conversaciones comenzaron hace dos semanas, cuando el Gobierno obligó a los trabajadores del área portuaria de Rosario, en el centro del país, a suspender una huelga que llevaba una semana para dialogar.

“Se ha formalizado un acuerdo, ahora falta firmarlo, pero ya estaría acordado”, dijo a Reuters Edgardo Quiroga, secretario gremial de la Confederación General del Trabajo (CGT) de San Lorenzo.
“Estamos satisfechos, no es todo lo que uno pretende, pero hay un aumento salarial en promedio del 70 por ciento”, agregó.

Los trabajadores pedían un sueldo mínimo mensual de 5.000 pesos (alrededor de 1.250 dólares), la misma suma que los obreros del gremio aceitero -que representan al 87 por ciento de los empleados de las empresas- obtuvieron en diciembre.

La CGT de San Lorenzo impulsó la huelga, la cual involucró diversos sectores como estibadores, recibidores de granos, agentes de seguridad y empleados de limpieza, entre otros.

Quiroga dijo que el acuerdo “va por bandas, y de acuerdo a cada convenio, cada gremio”.

La medida de fuerza de los sindicatos, que incluyó el bloqueo a las plantas del área de Rosario, paralizó las exportaciones y el procesamiento de granos de firmas como Bunge, Cargill, Louis Dreyfus, Noble, Vicentin y Molinos, entre otras.

La protesta también perjudicó al Gobierno nacional, que recauda sumas millonarias a través de los impuestos a las exportaciones de un sector clave de la economía local como es el agrícola.

Argentina es el mayor exportador mundial de harina y aceite de soja y las ventas totales del complejo de la oleaginosa -incluyendo al poroto- le reportarán al país ingresos por cerca de 20.000 millones de dólares, según cálculos de analistas privados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario