..

Cerámica Fighiera quedó al borde del desalojo por una orden judicial

La fábrica está tomada desde enero por los empleados, que cobraron por última vez en noviembre. La policía se presentó en la firma, pero la desocupación quedó en suspenso.

Jueves 13 de Junio de 2013

Momentos de incertidumbre y tensión se vivieron ayer frente a las instalaciones de la Cerámica Fighiera, donde un fuerte operativo policial llegó con una orden de desalojo de la fábrica, tomada desde enero por los trabajadores, que no cobran sus salarios desde noviembre del año pasado. Después de un prolongado diálogo entre la policía y los empleados, finalmente la Justicia postergó la medida. Ahora, podría ser el personal el que pida la quiebra de la empresa, en medio de rumores que hablan de la intención, por parte de los dueños, de vender el predio para generar allí un proyecto inmobiliario.

La orden de desalojo fue librada por el juez Correccional Nº 8 de Rosario, José Luis Suárez. Eran las 9.30 de ayer cuando un nutrido grupo de policías de la Inspección de Zona 6ª se presentó, con el comisario Fernando Arco a la cabeza, a entregar el oficio judicial y proceder. Según contaron testigos, tres patrullas y una pick up cargada de policías, más una combi de traslado, se apostaron frente a la calle de tierra que termina en la fábrica. Allí los esperaba un grupo de unas 50 personas, compuesto por trabajadores, familiares y algunos voluntarios que apoyan su causa.

Finalmente, y después de un prolongado diálogo con los trabajadores, Arco se comunicó con el juez, quien postergó la orden.

Prolongado conflicto. Así se vivió un nuevo capítulo de este prolongado conflicto que se agudizó en noviembre del año pasado, cuando la empresa, según denunciaron los empleados, dejó de abonar los salarios.

No era la primera vez que había tensión entre la firma y su personal por problemas en la liquidación de sueldos, pero a partir de aquel momento la situación no tuvo retorno.

En enero de este año, un grupo de los 47 asalariados de Cerámica Fighiera tomó directamente la planta, y desde entonces custodia el predio de ocho hectáreas donde se levanta. Desde entonces, la firma detuvo la producción, y los obreros comenzaron a pergeñar el proyecto de constituirse en una cooperativa para poder retomar las actividades bajo esa figura.

"El proyecto de la cooperativa es más complicado y sinuoso, los trabajadores quieren llegar a un acuerdo con la patronal para que se les liquiden los sueldos y volver al trabajo en relación de dependencia, pero si los empresarios no ofrecen una propuesta seria sobre los salarios caídos y deudas anteriores, la idea de convertir a la firma en una fábrica recuperada se está barajando", confió a La Capital Martín Ivolti, abogado defensor del personal.

Acciones legales. Frente a este panorama, los dueños iniciaron acciones legales contra los trabajadores y pidieron, entre otras medidas, el desalojo del predio. "Quisieron criminalizar el conflicto, y convertir a las víctimas en victimarios", protestó Ivolti.

El profesional recordó que de los 46 obreros que se desempeñaban en la fábrica, son unos 23 los que sostienen la toma. "Del resto, algunos se jubilaron y otros se fueron con retiros voluntarios, pero no quiere decir que todos los demás estén con la patronal", aclaró.

Ahora, los empleados esperan poder solucionar el problema con los titulares de la fábrica en el Ministerio de Trabajo de la provincia. "Si esto no prospera, seguiremos en la vía legal con un pedido de quiebra, mientras esperamos que se cumpla la promesa del senador Miguel Lifschitz, quien se comprometió a presentar un proyecto de ley de expropiación temporal, por dos años, para que el predio sea cedido a la cooperativa", dijo el letrado, y recordó que "el presidente comunal, Carlos Mariani, declaró de interés público comunal la sanción de esa norma".

La empresa. Hasta donde se sabe, Cerámica Fighiera es una sociedad de responsabilidad limitada con 60 años de antigüedad que produce ladrillos huecos y tejas. El personal no puede entender cómo, en pleno boom de la construcción, la empresa haya mostrado tantas dificultades y llegado a este punto. Incluso, sospechan de un vaciamiento por parte de los dueños encargados de gerenciarla.

La firma tiene muchos propietarios (se dice que son 33), varios de ellos del mismo pueblo y miembros de un puñado de familias. Aunque esto no se puede confirmar, del lado de los trabajadores aseguran que algunos dueños no verían con malos ojos el traspaso de la firma a una cooperativa, siempre que una parte del terreno les quede para generar un proyecto inmobiliario.

La empresa logró levantar en 2011 un concurso que arrastraba desde 2001, y que este año logró la desinhibición. Esto le permite ahora poder vender el predio de ocho hectáreas. El miedo de los empleados es que esta operación se haga efectiva y perder definitivamente la posibilidad de reactivar la fábrica.

Ocurre que el predio tiene potenciales en este sentido: está cerca del loteo Muniagurria-Messi, del Club Central Argentino, y de Tierra de Sueños Boating, que se levantará en Arroyo Seco. Por eso quieren apurar la conformación de la cooperativa y llegar a un acuerdo con los dueños, antes de que las topadoras arrasen con los galpones y Cerámica Fighiera se convierta en un nuevo barrio, en el que ellos seguramente no vivirán...ni trabajarán.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario