..

Caso Secondino: finalmente Murúa está en la cárcel

Comenzó a regir ayer la postergada condena a la mujer policía que atropelló y mató a un adolescente beltranense en 2008.

Jueves 10 de Abril de 2014

Raquel Murúa, la policía sentenciada a prisión por atropellar y matar en 2008 al adolescente beltranense Mario Secondino, quedó finalmente presa ayer, tras reiterados reclamos de la familia de la víctima para que se cumpliera la inédita sentencia de tres años de cárcel efectiva por un homicidio caratulado como culposo. Ayer mismo Marisa Medina, la madre de Marito, se había encadenado en la puerta de los tribunales de Pellegrini y Balcarce, indignada porque pese a haber una fecha de detención fijada por la Justicia (19 de febrero último), la condenada seguía en libertad.

Al respecto, la jueza de Ejecución Luciana Prunotto aclaró que Murúa "ya se había presentado en dos oportunidades: el 28 y el 31 de marzo, pero yo no tenía competencia para disponer porque no había recibido aún el expediente. Esas dos veces (Murúa) fue notificada, se labraron actas y se fijaron nuevas fechas de presentación, por lo que nunca estuvo prófuga desde que se dictó la condena y siempre se presentó cada vez que fue requerida".

La magistrada explicó que el tribunal que encabeza recibió el respectivo expediente recién "el viernes 4 de abril y de ahí en más yo tenía un plazo de diez días para disponer". En ese sentido, Prunotto desmintió los dichos del abogado de la familia Secondino, Gustavo Posner, quien afirmó que Murúa no quedaba detenida bajo el argumento que no había lugar. "No es que no hubiera dónde: es que en este caso, el lugar de detención debía tener determinadas condiciones y ayer por la tarde (por el martes) se terminó de gestionar y adecuar el sitio", remarcó la jueza. Cabe aclarar que por ser policía y de acuerdo al fallo en su contra, la sentenciada no podrá tener contacto con convictas comunes ni con detenidas por delitos dolosos.

El 3 de noviembre de 2008 Murúa circulaba contramano cuando en el intercambiador de la ruta 11 y la A-012 atropelló a Secondino, de 17 años, quien se dirigía en moto a su trabajo en San Lorenzo. La Justicia la condenó y luego ratificó el fallo que la obliga cumplir tres años de prisión efectiva, aunque con buena conducta estará presa por menos tiempo, lo cual no contenta a la familia Secondino, que en todo momento denunció supuestas irregularidades en la causa.

Ayer, a las 10 de la mañana, la mamá de Marito se encadenó a la puerta de los tribunales rosarinos, indignada porque pasaban los días y la mujer que mató a su hijo no quedaba presa, pese a haber una sentencia firme. "Anoche estaba abatida, me sentía vencida. No pensaba hacerlo, pero la noche anterior escuché a la mamá de Marita Verón y cobré fuerzas", contó Marisa. Junto a su marido, familiares y amigos, encabezó una ruidosa manifestación con bocinas y pancartas en el hall del edificio de Pellegrini.

La mujer se retiró al mediodía con la garantía de tres funcionarios judiciales que le aseguraron que "habían encontrado lugar" para Murúa. Lo que Medina desconocía es que, mientras se desencadenaba, la policía estaba golpeando a la puerta de Murúa para llevarla, en principio, al tribunal de Ejecución, y luego, a la cárcel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario