..

Caso Perassi: el padre de Paula volvió a encadenarse en San Lorenzo

Lo hizo ante los Tribunales para pedir por la aparición de su hija. Luego sufrió una descompensación. Horas después lo convencieron de no seguir hasta el 3 de febrero como había prometido.

Jueves 02 de Febrero de 2012

San Lorenzo.- Luego de ser recibido en el Ministerio de Seguridad de la Nación, y en el día del cumpleaños de su hija Paula, desaparecida desde el 18 de septiembre, Alberto Perassi volvió a encadenarse en las puertas de los Tribunales de esta ciudad.

Tal como ocurriera en diciembre de 2011, Perassi llegó al lugar minutos después de las siete de la mañana y se encadenó a las barandas del ingreso de los Tribunales por calle San Carlos.

Luego el hombre desplegó unos carteles con la foto de Paula, con inscripciones que decían La gente quiere saber de qué se trata", "Nunca más otra Paula", "Queremos la verdad" y "Justicia por sus hijos".

Además repartió volantes con la foto de Paula y la inscripción en rojo "Desaparecida" mencionando cuestiones específicas del caso como "una amante", "un embarazo", "un llamado de una cabina pública", "sale con lo puesto" y la pregunta ¿qué pasó? para luego pedir justicia.

Tras encadenarse Perassi dio detalles a los medios de su entrevista en el Ministerio de Seguridad, donde incluyeron el caso en el protocolo de búsqueda nacional, y dijo que se quedaría allí hasta el 3 de febrero día del acto en el Campo de la Gloria.

Descompostura. Sin embargo no logró su cometido ya que en horas del mediodía, mientras un canal de Rosario le hacía una nota sufrió una descompensación, motivo por el cual algunos amigos y familiares que lo estaban acompañando aprovecharon para convencerlo de que deponga su actitud.

Antes del mediodía Perassi dejó los Tribunales, sin que ninguna autoridad judicial estableciera algún diálogo formal o informal con el hombre que busca el esclarecimiento del caso.

Sólo el nuevo subjefe de la Unidad Regional XVII, Hernán Brest, se llegó al lugar y dialogó algunos minutos con Perassi: "Vino, charló conmigo y se puso a mi disposición, a mi todo el mundo me escucha, me trata muy bien, pero pasa el tiempo y no tengo respuestas", sostuvo.

El hombre además rescató: "La predisposición de los funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación para que este caso tenga carácter nacional", y recordó: "A mí me escuchó la presidenta, me atendieron funcionarios de la provincia que me dejaron un mensaje del gobernador, sin embargo no hubo un sólo político de la ciudad que se me acercara para ver cómo estábamos con este problema".

Esclarecimiento.En cuanto a los pasos siguientes Perassi ratificó su intención de ir a los actos del 3 y 27 de febrero en San Lorenzo y en Rosario, respectivamente, para remarcar: "Mientras me queden fuerzas voy a seguir pidiendo por el esclarecimiento y en caso de que sea lo peor que se haga justicia".

El hombre además reconoció el aporte de la provincia en cuanto a la asistencia psicológica que le dan al nieto, el hijo más grande de Paula, y graficó: "Nosotros éramos una familia común y nuestra vida se transformó de la noche a la mañana en un calvario".

Se la tragó la tierra. El domingo 18 de septiembre, después de recibir una llamada desde una cabina pública cercana a su casa, Paula salió de su domicilio en la zona céntrica de San Lorenzo, con el pretexto de buscar la tarea para uno de sus hijos y nunca regresó.

Al día siguiente su esposo, Rodolfo Ortiz radicó una denuncia, y desde allí comenzó la investigación que incluyó entrecruzamientos de llamadas, redes sociales, y hasta el testimonio de una médica de Rosario, quien confirmó un embarazo de seis semanas al momento de su desaparición.

También hubo rastrillajes con perros especializados que encontraron rastros de Paula, en Puerto San Martín y Timbúes pero hasta el momento no pasó de eso. Lo concreto es que con el correr de la investigación se supo que Paula mantenía una relación con Gabriel E, empresario de Puerto San Martín, y amigo de la familia de la mujer con quien se comunicaba con un celular que nadie sabía de su existencia.

Cuatro días antes de su desaparición la policía confirmó que desde el Sanatorio Británico de Rosario le confirmaron a la mujer el embarazado.

Precisamente tras este hecho las pericias indican que las llamadas y mensajes entre el teléfono de Paula y Gabriel aumentaron considerablemente.

Sin imágenes.Si bien se pudo fijar que minutos antes de salir de su casa Paula recibió un llamado de un locutorio cercano cuando se requirieron las imágenes de las cámaras internas estás ya habían sido borradas.

La causa se tramita en el juzgado de instrucción 12 de San Lorenzo, a cargo de Eduardo Filocco, y dado que la mujer se había ido de su casa por voluntad propia, está caratulada como "averiguación de Paradero".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario