Casilda pedirá autorización a la provincia para la reapertura de actividades en plena cuarentena

Se resolvió en una reunión de gabinete luego de la movida que realizó este mediodía un grupo de comerciantes de esa ciudad que pidieron volver a trabajar

Lunes 10 de Agosto de 2020

El gobierno municipal de Casilda pedirá autorización a la provincia para habilitar el funcionamiento de comercios minoristas que se ven imposibilitados de trabajar desde que la ciudad volvió a fase 1 y entró en cuarentena sanitaria para intentar frenar el brote de contagios.

Así fue resuelto esta noche en el marco de una reunión de gabinete encabezada por el intendente Andrés Golosetti tras la movida que realizó cerca del mediodía un grupo de comerciantes para pedir volver a trabajar.

La solicitud de la reapertura de algunas actividades no esenciales está dirigida a los ministerios provinciales de Salud y de Gobierno para que resuelvan en consecuencia, según indicaron autoridades municipales a La Capital.

>> Leer más: Reclaman volver a trabajar en medio de la cuarentena sanitaria que rige en Casilda

De prosperar el requerimiento los locales comerciales que aún no están exceptuados del asilamiento reabrirían sus puertas al público este miércoles con la expectativa de ventas que genera en el sector el Día del Niño que se celebra este domingo.

Mientras tanto, la crítica situación epidemiológica que atraviesa la ciudad sigue provocando preocupación e incertidumbre entre los vecinos que ansían superar la problemática sanitaria que supera largamente los 200 infectados y ya se cobró cinco víctimas fatales desde que comenzó la pandemia.

El crítico cuadro epidemiológico que se intenta revertir se tradujo en un golpe duro para la población que enfrenta una cuarentena sanitaria que a la vez empieza a mostrar cierta resistencia en sectores que acusan el impacto económico de las restricciones.

Hoy quedó visibilizado en una movida protagonizada por decenas de comerciantes de actividades no esenciales que se ven impedidos de trabajar y reclaman una suerte de flexibilización que les permita volver a funcionar, aunque sea de manera restringida.

“No damos más porque al vernos obligados a tener cerrados los negocios no podemos generar ingresos para hacer frente al pago de alquileres, servicios y otras obligaciones que no esperan”. Así lo aseguró uno de los comerciantes mientras esperaba frente al municipio junto a otros manifestantes ser recibidos por autoridades municipales en busca de respuestas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario