..

Casilda, en alerta ante el aumento del delito y la inseguridad

El fenómeno dejó de ser una sensación y hoy es un dato de la realidad, evidente y complejo. El Concejo sancionó un proyecto que pide un contacto "urgente" con la Unidad Regional IV.

Martes 10 de Julio de 2012

Casilda.— La seguidilla de delitos en esta ciudad preocupa y genera un clima de malestar social que pone en alerta a las autoridades. A los hechos menores se sumaron los ya frecuentes robos en viviendas y comercios que pintan un panorama intranquilizador. La inseguridad en Casilda dejó de ser una sensación para convertirse en un dato de la realidad tan evidente como complejo. Y la situación es más notoria aún porque se trata de una localidad que históricamente se caracterizó por no tener grandes problemas en materia de seguridad, excepto casos aislados. Pero ahora los indicadores muestran un diagnóstico diferente a partir de la irrupción de sucesos que tiempo atrás eran esporádicos.

El tema fue tratado en el Concejo, que solicitó, a instancias de un proyecto de declaración sancionado por unanimidad, "una urgente" reunión con las máximas autoridades de la Unidad Regional IV de Policía del departamento Caseros, "a fin de abordar la inseguridad y el incremento de delitos en los últimos días".

Asimismo está gestionando una audiencia con funcionarios del Ministerio de Seguridad de la provincia para discutir la cuestión en procura de la instrumentación de medidas que tiendan a revertir el preocupante cuadro de situación. Y también fue presentado un proyecto que tiene por finalidad solicitar al Ejecutivo que convoque a las instituciones locales con el propósito de rearmar la Junta Comunitaria de Seguridad que dejó de funcionar hace tiempo.

"Observamos con preocupación el avance del delito a partir, fundamentalmente, del incremento de hechos como asaltos a mano armada e importantes robos contra la propiedad que no eran habituales", coincidieron el edil justicialista Roberto Meli y los radicales Mauricio Plancich y Pablo Zanetti.

"Casilda ya no es más la misma; ahora no se puede vivir tranquilo". Ese apenas es uno de los tantos mensajes de oyentes que por estos días saturan de reclamos a las emisoras locales y que dan cuenta del descontento en la comunidad por la falta de seguridad. "Lo que antes creíamos lejano ahora pasa a la vuelta de la esquina y lo más triste es que la situación se empieza a naturalizar como si el delito formara parte del paisaje cotidiano", le plantearon a este cronista algunos vecinos.

Si bien Casilda está lejos de padecer los niveles de inseguridad de las grandes ciudades, no es menos cierto que su mapa delictual se agravó Y ese fenómeno se traduce en demandas de mayor seguridad a la espera de respuestas. Cada vez son más los vecinos que optan por poner alarmas o rejas frente sus viviendas, una modalidad que otrora prácticamente era impensada para esta ciudad apodada "La villa más bonita".

El secretario de Seguridad Ciudadana del municipio, Rubén Rimoldi, sostuvo que "si bien hay mayor cantidad de delitos, ello no modificó su calidad en el sentido de que, salvo casos aislados, no se están dando hechos donde se ejerza violencia contra las personas". No obstante aclaró que "para la Municipalidad el tema seguridad es prioritario. Seguiremos colaborando con la policía y la Justicia".

Intentar dilucidar las causas del incremento delictivo en Casilda es una tarea compleja que implicaría hurgar en múltiples factores. En ese marco, fuentes confiables consultadas por este diario, las cuales pidieron no ser reveladas, no descartaron la posibilidad que "detrás de esta ola de delitos haya una interna policial". Y en ese sentido fundamentaron su apreciación al sostener que "no sería descabellado pensar que a partir de cambios estructurales en la organización investigativa se haya gestado una campaña desestabilizadora contra las actuales autoridades de la UR-IV" cuyo jefe es Walter González, un comisario que viene trabajando desde hace tiempo en el departamento Caseros y que goza de buena reputación tanto en la fuerza como en la sociedad.

Ultimos hechos. Varios casos resonantes ocurrieron en la última semana. Uno de ellos fue hace unos días a la madrugada, cuando delincuentes ingresaron a Ingaglio Hogar, un comercio de electrodomésticos del microcentro de la ciudad, donde se sustrajeron 50 mil pesos que estaban en una caja fuerte además de cámaras digitales, notebook, tablets y celulares.

Los ladrones entraron por los techos del local y tras perpetrar el atraco y violentar una puerta se fugaron en 2 autos que habrían sido identificados por cámaras de seguridad del municipio, aunque aún no fueron localizados ni tampoco hubo detenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS