Cartas de lectores

¿Y después de la "no ley" qué?

"¿Cómo fue que las feministas argentinas llegaron tan lejos? Por haber aprendido de las experiencias de los activistas LGBT"

Miércoles 15 de Agosto de 2018

Ahora llega el momento de dejar los eslóganes usados como campaña y concretar acciones que lo lleven a la realidad. Lamentablemente como católica, veo poco probable que desde la Iglesia veamos una acción concreta para abordar el drama que implica la problemática social del aborto. La razón de mi triste intuición es que la reacción multitudinaria de los credos no surgió de modo genuino, a raíz del asunto en cuestión. Surgió como reacción simplemente de la propuesta de ley. Si no surgían los pañuelos verdes, nunca hubiesen existido los celestes. Eso es lo triste. Por eso mismo "salvemos los dos vidas" es un eslogan sin peso y deja la sensación de que todo seguirá igual. Porque mientras en Rosario, desde hace mucho tiempo, hay aborto legal y gratuito en los hospitales públicos, los capellanes, el arzobispo, los pastores y demás agentes de pastoral de la salud, jamás han dicho nada. Nunca se manifestaron en contra, jamás han levantado la voz para defender a los inocentes que allí son descartados, ni a las madres que llegan a abortar. No existe nada concreto, serio ni real acompañamiento a las embarazadas en riesgo. Seguro que gente de buena voluntad ahora emprenderá alguna acción al respecto. Pero como Iglesia no lo vamos a ver. Hay temas que no quieren tratarse y se quiere siempre mirar para otro lado. La estigmatización y la culpa siguen existiendo, porque lo digan o no, la Iglesia mantiene la pena de excomunión para quienes abortan. Por lo tanto si hay pecado grave y pena canónica, habrá siempre culpables. Sólo espero que después de tildar de abortistas a los legisladores y gobernantes que están a favor de esta ley, no les vayan a pedir subsidios ni anden sacándose fotos con ellos en los actos públicos. Bueno, ya no lo espero. Los niveles de hipocresía son muy altos, en todos lados. El arzobispo seguirá del brazo de la intendenta y todo marchará como siempre: sonrisas por delante y prejuicios y condenas por detrás. Lamento no poder esperar más que esto.
Marta Guerrico de Arias



Por la reforma constitucional

Si bien los proyectos de un Congreso corporativo fallaron en términos constitucionales, claramente el Senado se ha hecho eco de ello y cumple con tales propósitos. Los senadores hablan en "nombre de sus provincias", cosa demasiado curiosa porque las provincias no hablan, son ficciones abstractas. En todo caso deberían hablar en nombre de las personas de sus provincias, en las cuales al menos la mitad pedía una ley que brindara luz y protección estatal frente a la clandestinidad. Claramente, a la gente no la representan, de ser así sólo tendríamos diputados. ¿Entonces será que representan al orden corporativo de las provincias? Finanzas, lobbies privados (entre los cuales cuenta la clandestinidad), pero fundamentalmente la Iglesia. Queda a las claras que hace falta una completa reforma constitucional que rompa las cadenas retardatarias del Estado, esta vez no en términos productivos, sino culturales y políticos.
Carlos Alvarez
DNI 33.984.428


Se cae la causa nacional y popular

Bueno, hoy estamos analizando la causa "nacional y popular", y verdaderamente a medida que transcurren los minutos no deja de sorprendernos, por la cantidad de conexiones que tiene con la letra de los tangos, nuestra música más excelsa e inteligente en modo especial por sus poemas cantados. Veamos, por ejemplo esta letra que escribió el poeta Enrique Cadícamo en 1933, titulada "Al mundo le falta un tornillo". En alguno de sus versos dice: "Qué sucede mamma mía, se cayó la estantería, o San Pedro abrió el portón". O esta otra que escribió otro gran poeta, prácticamente olvidado, llamado Cátulo Castillo, y que en el año 1962 tituló "Desencuentro". Y que dice lo siguiente en algunos de sus versos: "Amargo desencuentro, porque ves que es al revés, creíste en la honradez y en la moral, ¡qué estupidez!" Como vemos, el tango la sabe "lunga", y tuvimos la solución al alcance de la mano muchas veces, pero, siempre ese "pero". ¿Esta vez será igual?
Felipe Demauro


Una semana que se recordará

Primero, Ecuador destinará un edificio antes destinado al "Unasur" a una universidad, y sacarán de allí una estatua de Néstor Kirchner por considerarlo "corrupto". Segundo, Milagro Sala pasará a una cárcel común, como cualquier presa, terminándose con un privilegio injustificable. Tercero, el ex vicepresidente Amado Boudou fue encarcelado, y de ahora en más nos evitaremos su sonrisa burlona. Cuarto, muchísimos inocentes se salvarán de ser condenados a muerte sin causa, al haberse rechazado la legalización del aborto. Alivio. Justicia. Quienes queremos y pedimos justicia no olvidaremos esta semana.
Alberto Bruno
DNI 8.284.072


Una ciudad insegura

Rosario está atravesada por la violencia, las muertes no sólo a causa de la delincuencia, los robos a mano armada y arrebatos en la vía pública, las entraderas, sino también por el accionar de bandas dedicadas al narcomenudeo, entendiéndose a éste como el comercio de drogas ilícitas en pequeña escala y como la base primaria del narcotráfico, que necesita del narcomenudeo porque este último realiza un testeo en diversos barrios sobre cómo está el tejido social. La intendenta Mónica Fein y los concejales de distintos bloques se reunieron días pasados, con el objetivo de firmar un documento que expresa el repudio acerca de los balazos intimidatorios ocurridos en el edificio del Centro de Justicia Penal y en un domicilio donde vivió la jueza Marisol Usandizaga, que se suman a los atentados contra el Poder Judicial. Lo cierto es que numerosos vecinos de la ciudad viven atemorizados, enrejados, por la amenaza constante de bandas que se disputan territorios para tener el dominio de la droga. Mientras tanto, las consecuencias son muertes, en ocasiones víctimas inocentes, heridos, violencia, amenazas, balaceras. Rosario ha evolucionado en algunas zonas respecto a obras de infraestructura, es cierto. Numerosos turistas expresan su encanto por la ciudad al recorrer determinados lugares, sin embargo en varios barrios la situación es complicada por el accionar impune de los delincuentes y vendedores de ciertas sustancias, lo cual hace que los vecinos tengan temor de salir de sus viviendas. Lamentablemente, es una ciudad insegura, y por ello es importante contar con efectivos policiales mejor preparados para contrarrestar los actos delictivos que desde hace tiempo tienen en vilo a los rosarinos.
Marcelo Malvestitti


"Cristina no es ladrona ni corrupta"

Es lo que opinó su ex jefe de Gabinete en una charla entrevista con los medios. Algo así como decir que él es alto y de ojos celestes, de acuerdo a como avanza la causa de los cuadernos Gloria. Don Alberto Fernández, además, se asombra de lo escrito en los mismos diciendo que hay cosas que Centeno vio que él mismo, desde su cargo no pudo ver. Bueno, tal vez pueda ser esa una de las razones por las cuales no intervino (como sí lo hizo el ex ministro Lavagna) y la asociación ilícita se haya consolidado como está determinándose por estas horas en la Justicia. Imagino la sorpresa que se va a llevar cuando le informen que el mismo día 14 de octubre de 2010, unas horas después de vetar la ley del 82% a los jubilados que acababa de sancionar el Congreso, Cristina y "Él" recibieron de manos de Baratta y Muñoz (el secretario de Néstor) en su departamento de Uruguay 1306, en Caba, la friolera de tres millones de dólares. Adivinen quién los trasladó desde Azucena Villaflor 450 (donde un señor de apellido Neira les entregó un valija con ese monto, que cargaron en el baúl)? ¿Y dónde apareció ese preciso dato? En un cuaderno Gloria, escrito por un señor apellidado Centeno. No más preguntas, Alberto.
Roque Villazán


Ver la paja en el ojo ajeno

A los comentarios sinuosos del gobernador Lifschitz e intendenta Fein a la decisión del senador Perotti de abstenerse en la votación por la despenalización del aborto, es menester contestar la irresponsabilidad de sus dichos. Cuando hay una falta de decisión gubernamental ante una ciudad bajo fuego, con sus calles y aceras destruidas, cuyos dueños son los delincuentes. Una Justicia lentísima y con empleados y jueces que nada tienen que ver con el mejor de los desempeños. Ni hablar de la incompetencia del Ministerio de Seguridad. Es fácil escapar de la inoperancia con palabras ligeras e infundadas. Un gobierno provincial y municipal ávido y con fin recaudatorio muestra su pobre ética con comentarios falaces que sólo hacen mostrar lo más bajo de la política santafesina.
Juan Carlos Gentile
DNI 22.480.019

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario