Cartas de lectores

Vuelo de esperanza

Viernes 17 de Enero de 2020

El tiempo pasa, se van los años y me llaman vieja. No sé si eso está bien o no lo entiendo, pero diré lo que siento: envejecerán mi piel, sí, mis huesos, perderé la vista o el habla, olvidaré quién soy pero no me haré vieja, puesto que no soy lo que ves, sino lo que llevo adentro. Y allá adonde vamos no existe el tiempo. Por esto mismo es que mis ojos miran y mi alma suspira por lo lejano, aquello que muchas veces tenemos olvidado y es lo que cada fin de año o inicio de un nuevo año viene a recordárnoslo. Nuestra vida es como el revoloteo de un pájaro. Así me encuentro aquí, en silencio, atrincherada en mi cuartel de invierno, esperando el arribo con tardanza del sol, el mismo que en su destello habrá de conducirme en raudo vuelo a dar cumplimiento a mi esperanza de encuentro con el más sagrado misterio, dejando en quienes me conocieron, grabada para siempre en el recuerdo, la singularísima, inolvidable y querida imagen de una abuela que peleó para que la acepten y no pudo lograrlo. Por esto mismo que respeten a los viejos, porque es un camino que al final: el que tiene suerte, lo recorrerá.

Martha Chimento

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario