Cartas de lectores

Verdaderos argumentos

Hace unos 2500 años el filósofo griego Platón se preguntaba qué debía tener un buen político.

Viernes 01 de Febrero de 2019

Hace unos 2500 años el filósofo griego Platón se preguntaba qué debía tener un buen político. Decía: "Ante todo debe aprender a gobernarse a sí mismo, pues sin ello no podrá gobernar a los demás". Con esta claridad meridiana, el filósofo ponía en evidencia los atributos que requiere el ejercicio de gobernar un Estado. En nuestro país vemos un tema que aparece como de menor importancia pero no lo es: los buenos modales en la política; el hecho de que personas con distintas ideas y creencias tengan entre sí una relación educada y respetuosa. La falta de cordialidad y respeto es el resultado que vemos en la sociedad de hoy, acosada por el estrés, la inseguridad laboral, la violencia cotidiana, el aumento de las tarifas... Pero todo esto, no justifica que la clase política se deje arrastrar por la irracionalidad y el maltrato. Es verdad que este comportamiento no es privativo de algunos políticos. En ciertos programas de televisión vemos a analistas, sociólogos, panelistas, economistas, historiadores y vecinos donde la burla, la descalificación y el insulto son moneda corriente. Ni hablar de los intercambios, muchas veces anónimos, en las redes sociales. Este año electoral sería bueno que políticos, periodistas y formadores de opinión, moderen sus formas y sus lenguajes. El lenguaje es la herramienta más poderosa, la palabra permite ser crítico, argumentar debidamente las ideas, sin necesidad de la ofensa y el descrédito. En la reunión del G-20, nuestro país reunió a los líderes políticos de mayor influencia del planeta quienes dejaron de lado diferencias en pos de lograr posibles acuerdos. Convendría mirarnos reflejados en ese espejo. Es difícil pedirles a nuestros jóvenes que respeten a sus maestros cuando somos los adultos quienes no nos respetamos.

Jorge Omar Bustamante


¿En Santa Fe las Paso son "Pas"?

Me anoticié por este diario que el Tribunal Electoral tomaría los datos de los ciudadanos que deseen desobligarse de las Paso del 28 de abril de 2019. Desearía me expliquen cuál es el objetivo de este oxímoron, por cuanto desconozco que las Paso se hayan derogado a nivel nacional. Además, me alarma que ningún político diga nada. Por favor, recuerden que es peligroso no ejercer un derecho de ciudadanía.

Inés Vitali
DNI 5.015.221


EPE: inoperancia, desidia y destrato

Soy vecina de Pellegrini al 700. El 28 de enero se cortó la luz a las 5.25 PM y hasta las 08.45 AM no había vuelto. Hasta aquí no deja de ser un tema recurrente para muchos barrios de la ciudad, pero lo notable es que esto nos viene sucediendo desde hace más de cinco años en la cuadra pese a cumplir rigurosamente con el pago de las altas facturas en las que, por supuesto, jamás bonifican las horas en que dejan de brindarnos el servicio. Padres con bebés o hijos pequeños subiendo hasta 12 pisos, electrodomésticos quemados, comida inutilizada, falta de agua en los edificios, personas enfermas o imposibilitadas de subir escaleras, comercios que deben cerrar por falta de seguridad, etcétera. Sólo me cabe pensar que la EPE no quiere o no sabe hacer un arreglo a conciencia; sólo "emparcha" hasta el próximo corte. Gobernador, la empresa es provincial; intendenta, somos ciudadanos rosarinos viviendo una situación deplorable; EPE, somos seres humanos. ¿Esto es desidia, inoperancia o destrato? ¿O las tres? Gobernantes, gestionar es solucionar los temas de los ciudadanos quienes con nuestros impuestos subsidiamos la administración pública y sus funcionarios.

Analía N. Castro


Pami II, sólo agradecimiento

Solo tengo palabras de agradecimiento para el Pami II donde mi papá estuvo desde el 11 de enero hasta el 24, que falleció. Quedé gratamente sorprendida. El doctor Jacob no se limitó a atender sólo a su paciente, sino que contuvo y habló permanentemente con nosotros. El personal de enfermería trató con calidez a todos los pacientes de la habitación, respondiendo con profesionalismo y humanidad. El de limpieza que mientras realizaban su trabajo, hacían chistes y distraía a los viejos (dicho cariñosamente) con comentarios sobre lo que hablaban en la tele. La nutricionista, que pasaba para ver que más les gustaba dentro de lo permitido en la dieta de cada uno. Las camareras sonrientes y pacientes. Seguridad que con serenidad anunciaban que había terminado el horario de visita. Todo muy bien. La única sugerencia es para los jóvenes médicos de la guardia: para elaborar un diagnóstico certero escuchen a sus pacientes y a los familiares. De todas maneras, muchas gracias porque hicieron lo que consideraron conveniente.

Gladis Ezcurra


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});