Cartas de lectores

Universidad pública

Siempre he defendido el derecho de todo individuo a recibir conocimientos, experiencias y poder formarse como un sujeto libre y pensante.

Martes 04 de Septiembre de 2018

Siempre he defendido el derecho de todo individuo a recibir conocimientos, experiencias y poder formarse como un sujeto libre y pensante. La educación pública debería garantizarlo. Pero el uso de ese potencial no es casual. Para quienes hemos enseñado en la Universidad pública argentina, hemos ganado concursos para acceder a cargos docentes y hemos renunciado a ellos ante la imposibilidad de enseñar sin color político, sin ceguera ideológica, y priorizando la excelencia ante la inclusión; para estos "malos del cuento" esta universidad que hoy existe no garantiza ese derecho, sólo el ingreso de todos y el egreso de profesionales poco preparados para ejercer con holgura e idoneidad su disciplina. Una multitudinaria marcha bajo la lluvia reunió hace escasos días a docentes y estudiantes en defensa de la Universidad Pública en Argentina, en particular me hubiera gustado ver a toda esta gente marchando por defender no sólo sueldos o partidas sino el derecho a la verdad y el conocimiento que últimamente estas casas de estudio escatiman a sus alumnos. Una sociedad académicamente educada siempre es peligrosa, aun en democracia; pero una realmente culta es la única llave hacia un país que no precise usar la palabra "inclusiva" en educación.

Karina Zerillo
DNI 21653863


¿Quién organiza los actos de la policía?

Desde que pasé a ser un policía retirado, y eso hace ya mucho tiempo, nunca recibí una invitación a ningún acto concerniente a la institución policial como otros y muchos retirados. Actos de homenajes a nuestros camaradas fallecidos que se llevan a cabo sin aviso y dentro del perímetro de Jefatura, y tampoco concurren autoridades a los homenajes que hemos realizado en calle Junín y Rawson, lugar del más criminal atentado. No tienen en cuenta a las autoridades políticas ni a las autoridades policiales. Los caídos vestían el uniforme policial y merecen el homenaje de toda la ciudadanía. Pregunto, la sección Relaciones Policiales, ¿no debería tener en cuenta cursar invitaciones a los ciudadanos, familiares y personal retirado a todos actos policiales?

Hugo Gargarella
Oficial (R) Brigada de Explosivos Rosario


Felicitaciones por el premio

A raíz de la entrega de los premios Santa Clara de Asís, que se efectuó en Buenos Aires el viernes 31 de agosto, pude comprobar con satisfacción que entre las galardonadas figuraba una destacada periodista de Rosario, María Laura Favarel, como única representante de nuestra ciudad y que pertenece al staff del diario La Capital. Me dio orgullo porque la sigo especialmente por la Página Solidaria, en su colaboración del suplemento Más y cada vez que ha cubierto noticias internacionales con motivo del viaje del Santo Padre. Quisiera felicitar al diario por tener a esta profesional trabajando desde hace años en el Decano de la Prensa Argentina y, porque junto a ella, fueron premiados también miembros reconocidos de distintos medios de la prensa escrita, radio, televisión, arte y acciones solidarias, que ya son emblemáticas en todo el país.

María Alejandra Tejedor
DNI 11.836.839


¿Quién manda en Rosario?

Es una pregunta que me hago todos los días, ¿quién tiene el poder real en nuestra ciudad? Es evidente que la señora intendenta no, porque vemos a diario el caos que es Rosario, tránsito, calles sucias, rotas, y muchas otras cosas que no tiene sentido enumerar. Pero lo peor de todo es la inseguridad, estamos cansados de escucharla a ella, al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, decir que "estamos trabajando fuertemente", términos que usan recurrentemente para decir que no hacen nada, o lo que es peor no saben qué hacer para frenar el estado de incertidumbre y temor en el cual vivimos los rosarinos. Ellos saben perfectamente donde tienen que atacar el delito, pero como son ineficaces, por no decir cómplices, no lo hacen, y así vivimos a merced de los delincuentes que se pasean por todos lados a cualquier hora y con total impunidad. Ni qué hablar del Concejo, estuve reunido con un integrante del mismo, que supuestamente está encargado del tema seguridad y la respuesta fue lamentable, que "no podía hacer nada", que no estaba "en sus manos", es decir nada de nada. En definitiva, no podemos decir que estamos en manos de Dios, sino en manos de unos ineficaces, charlatanes, y lo que es peor, miran para el costado cuando los problemas los golpean.

José Alberto del Cerro


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario