Cartas de lectores

Una propuesta para pensar

Hace más o menos veinte años tuve la oportunidad de analizar un proyecto presentado por un equipo de ingenieros cordobeses, relacionado con la construcción de una vía navegable que se iniciaría en la localidad de Arroyito, provincia de Córdoba, desembocando en un puerto de aguas profundas a construirse en la bahía de Samboronbón.

Miércoles 03 de Enero de 2018

Hace más o menos veinte años tuve la oportunidad de analizar un proyecto presentado por un equipo de ingenieros cordobeses, relacionado con la construcción de una vía navegable que se iniciaría en la localidad de Arroyito, provincia de Córdoba, desembocando en un puerto de aguas profundas a construirse en la bahía de Samboronbón. Un canal de 25 metros de ancho por cuatro metros de profundidad, abastecido por las aguas provenientes del río Segundo y lagunas adyacentes, se utilizaría —mediante esclusas— para que varias barcazas de aproximadamente cuatrocientas toneladas cada una (similares a las utilizadas en Europa y Estados Unidos) transiten por su superficie a lo largo de mil kilómetros, atravesando regiones comprometidas hoy día por las inundaciones, cuyas magnitudes resultan alarmantes y harto comprobadas, que afectan no solamente a la agricultura y a la ganadería, sino también —y lo más importante— a las comunidades donde sus habitantes lamentan la pérdida de sus viviendas tapadas por las aguas. Esto que es realidad en varias provincias como Buenos Aires, Córdoba, La Pampa y Santa Fe, obliga al tratamiento urgente por parte de los poderes Legislativos, nacionales, provinciales y locales, con el apoyo y la participación de los distintos poderes Ejecutivos, tanto nacional como de zonas afectadas. La idea es que la iniciativa una vez estudiada y aprobada se lleve a la práctica a los efectos de transformarla en una realidad ambiciosa, tanto política como económica, haciendo posible el logro de una direccionalidad provechosa para el país, donde técnicos y profesionales argentinos están convencidos de que es ello posible. ¿Qué se concretaría con su aprobación? La creación de infinidad de puestos de trabajo, el abaratamiento de los fletes, el desagote de las aguas estancadas, el relleno y nivelación de terrenos bajos con el aporte de las tierras extraídas al canal, y la posibilidad de incrementar la agricultura y la ganadería, además de prevenir catástrofes sociales. Una detallada información se puede obtener en internet, en la dirección titulada: "Hidrovía Artificial Mediterránea".

Armando Abel Cavalieri


Conducta irracional

Es terrible cómo circulan numerosos motociclistas por la zona de la Costanera de Rosario, precisamente en La Florida, durante los fines de semana y feriados. La velocidad es elevada, ante la ausencia de los controles. La impunidad es evidente en ese sitio de la ciudad, ninguna autoridad de la ciudad pone coto a esto. Por otra parte, creo que se ha perdido el sentido de la vida propia y ajena. No se miden las consecuencias. Me pregunto cómo hacer para cambiar la manera de pensar de esos jóvenes que dan rienda suelta a sus intenciones. El tema es muy delicado, de difícil solución porque jamás prima un estado de conciencia sobre los actos cotidianos. Falta educación, enseñanza desde sus respectivos hogares, sentido común. Cada vez que observo escenas como esas en la vía pública, y en un lugar tan concurrido, pienso en las dificultades que tiene mucha gente para modificar su conducta irracional y riesgosa, dado que está siempre al límite de producir un hecho lamentable, luctuoso, lapidario.
Marcelo Malvestitti


Crónica de una muerte anunciada

A días nomás de una tragedia que se enmarca en la obra de García Márquez: “Crónica de una muerte anunciada”. Creo que es indubitable, indiscutible y que no resiste el menor análisis el abandono puesto de manifiesto por los verdaderos responsables del irreparable suceso en una cerealera. Para muchos las falencias eran visibles, previsibles. En el contexto de una realidad que se inscribe como un proceso anárquico, como una impronta esperada, muchos que hoy se rasgan las vestiduras son responsable directos del suceso. Algún fiscal de la patria, creo que debería intervenir ipso-facto, toda vez que el abandono consentido del funcionamiento de la planta, se inscribe en la desidia de varios factores responsables del funcionamiento de tal centro de trabajo. Detallo mis puntos de vista: 1º: el “qué me importa” de los propietarios de la planta. 2º: a pesar de ser previsible la posibilidad de un siniestro, el personal aparentemente comentaba la cuestión entre ellos y familiares. Ya había problemas. 3º: el sindicato de aceiteros. Según informan los medios, tenía conocimiento de la inseguridad a ojos vista. Ya el año pasado en Timbúes un operario de una planta cerealera perdió la vida en un accidente previsible. 4º: las autoridades provinciales cuentan con un solo inspector para una numerosa cantidad de plantas importadoras de granos. Si esto no es desidia, ¿qué es? Ya los lamentos son inservibles. No creo que no se cuente con personal capacitado que conoce la reacción de ciertos productos almacenados y las previsiones imprescindibles no tenidas en cuenta. Pero estamos así y se ve el desinterés de muchos charlatanes de feria en una demostración de desidia, indolencia, cinismo e hipocresía, demostrando cabalmente el poco o nada interés de corregir lo corregible. En mi modesta opinión, los chinos actúan libremente como si estuvieran en su país, en el país de los ciegos el tuerto es rey. Sentidas condolencias a las víctimas colaterales, En suma, que la Justicia ponga mano dura, cuál es la labor que le corresponde, responder con la inacción entiendo se es cómplice por omisión.
Oscar H. Rodríguez


A Casanello se le escapó la tortuga

Es probable que de ahora en más, cada 17 de octubre Cristina tendrá como invitado excluyente, como el más leal de todos sus jueces nombrados a Sebastián Casanello. Y digo sus jueces porque no todos los propuestos por ella pertenecen a la Justicia, algunos, unos más que otros han cumplido con el “pacto de impunidad” de manera inquebrantable y de alguna manera merecen el título de propiedad de Cristina o de pertenencia “a la causa Nac & Pop”. Tanto Sebastián, como Javier De Luca, Gils Carbó y Daniel Rafecas han sido los abanderados de esas causas supremas, que estaban por encima de la Constitución y de la Patria, como lo fueron el Memorándum de entendimiento con Irán, el “suicidio” del Nisman, las de asociación ilícita (por obras direccionadas a Austral Construcciones), la de lavado de dinero de los hoteles Hotesur, Alto Calafate y Los Sauces. Aunque sería muy injusto que olvidara entre sus invitados al doctor Freiler, porque aunque lo puedan terminar destituyendo como juez fue el que “a más jugarretas” se prestó para evitar que la Justicia fuese justa, y expuso el cuerpo y la dignidad como pocos. A veces pienso que Lanata, más que un gran periodista terminará convirtiéndose en una máquina de ganarle apuestas a la verdad en el tiempo.
Ovidio Winter


Agradecimiento al Hospital Provincial

Días antes de fin de año sufrí un desvanecimiento en plena calle, y al despertarme me encontré internada en el Hospital Provincial, donde fui atendida con idoneidad y calidez. Quiero destacar el trato del personal médico y de las enfermeras, solícitas y afectuosas. Como no llevaba mi celular y no recordaba mis teléfonos, hicieron lo imposible para que, finalmente, pudiera comunicarme con mis familiares. Sólo conozco el nombre de una de las enfermeras, Melina, pero quise recompensar a todo el grupo, incluyendo al atento camillero que me llevó a la sala de radiología, aunque no aceptaron, diciéndome amablemente que “están para eso”. Por eso quiero manifestar públicamente mi sentido agradecimiento al Hospital Provincial de Rosario por el trato recibido, y aprovecho la oportunidad para saludar a toda la comunidad médica de hospitales, clínicas y sanatorios, como asimismo al servicio de emergencia municipal y privado; y también a la policía que tantas veces colabora en los accidentes ocurridos en la vía pública. Sentí que debía volcar mi gratitud en estas sencillas palabras. Para todos entonces, vaya mi deseo de un año 2018 lleno de paz, amor y felicidad. Por último, quiero recomendar que nadie salga sin una tarjeta identificatoria donde figure el nombre del portador, y los teléfonos a los cuales llamar en una emergencia.
Nélida Muñoz


Los de antes y los de ahora

De todas las especies animales, sólo el hombre ha logrado la sofisticación de comenzar engañándose a sí mismo, como la mejor forma de afrontar con mayor naturalidad la mentira hacia los demás. Ese entrenamiento le lleva a perder la conciencia de su mentira para asumirla sin duda alguna. Vivir con sentido, es saber que pertenecemos a una especie que ha alcanzado una gran perfección en el diseño de sus habilidades de falseamiento y mixtificación. Que ciertos delitos suelen aclararse o resolverse, no resulta ser de un encontronazo entre un grupo de hombres buenos con otro de hombres malos. O porque Don Quijote y Sancho emprendieron contra los molinos de la corrupción embistiendo enloquecidamente. Contrariamente, quedó siempre más que claro que lo sucedido fue producto de alguien que sintiéndose fuera del reparto, terminó pateando el tablero por verse aislado de su porción del botín. Producto de un delito que supo diagramar originalmente y hasta concretar. Concluyendo, dejando de perjudicar a un laburante o a una humilde ama de casa, vean de abandonar una profesión cuyas grandes ganancias, sin lugar a dudas y según queda expuesto y periodísticamente demostrado, están destinadas y hechas a medida para gente generalmente con estudios universitarios, altos cargos gubernamentales, o allegados y amigos del poder. Que según lo leído, visto y escuchado, no sólo roban, defraudan y evaden, sino que hacen lo posible desde sus cargos para mandar en cana siempre a los ladrones de gallinas. Contando ocasionalmente hoy con la ventaja de que los que se fueron eran peores.
Norberto Ivaldi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario