Carta de lectores

Una opción, cuidado o contagio

Jueves 15 de Octubre de 2020

¡Cuántos desencuentros! El último fin de semana quedó demostrado que no podemos

¡Cuántos desencuentros! El último fin de semana quedó demostrado que no podemos interactuar, ni respetarnos, ni considerar las normas más simples. Falta solidaridad intergeneracional y generacional. Estamos todos expuestos. Reconocemos la pugna entre cuidados y retrocesos en algunas libertades, trabajos y economía. Si tenemos aún una serie de posibilidades de actuar con libertad, por qué no nos cuidamos, disfrutamos y evitamos las impertinencias y la masividad del contagio. Todos estamos cansados y agobiados de tanto encierro y restricciones. ¿Pero cuáles son las que no podemos soportar más? Las reuniones sociales, festivas, esas reuniones multitudinarias descontroladas. Sin embargo, tenemos libertad de caminar, ir a los comercios, comprar regalos. Hablar con nuestros amigos manteniendo la distancia y usando el barbijo, tomar un café, almorzar o cenar en muchos lugares. Nuestra única obligación es cumplir los protocolos. La gente que incumple será responsable de que el virus se siga disparando y se vuelva incontrolable. No estamos en cuarentena sino en un momento donde hay que privilegiar el interés colectivo sobre el deseo individual. Sabemos que el único compromiso es el cuidado para apartarnos de una enfermedad de la que poco sabemos. Todos, sin excepción, tendremos que ser conscientes de una realidad que puede ser mucho más compleja y nos amedrentará y nos aterrará. A veces confundimos lo que nos dicen porque los discursos de quienes nos gobiernan son incongruentes y poco transparentes, en muchas oportunidades. Aunque ocurre y seguramente ocurrirá, sabemos, igual, qué hacer y qué no hacer. Han sido siete meses de aprendizaje y muchos más seguirán para acostumbrarnos a convivir y vivir nuestras vidas con el destructivo virus. La ansiedad, el descuido y los libertinajes pueden llevarse nuestras vidas. La reflexión de cada uno puede lograr la superación de las inconductas y la disminución de la circulación del virus. Nosotros decidimos.

DNI 6.651.995

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario