Carta de lectores

Una ecuación clara como el agua

Jueves 29 de Octubre de 2020

Cada día que pasa, lamentablemente, tenemos más pobres e indigentes. Pasan gobiernos de

Cada día que pasa, lamentablemente, tenemos más pobres e indigentes. Pasan gobiernos de distintos colores y los índices van en aumento. En parte, por el efecto de la cuarentena, pero también porque después de diez meses de gestión, el gobierno nacional no encuentra, no genera un programa integral que haga posible generar confianza y expectativas favorables para impulsar el crecimiento. Para combatir la pobreza es necesario crear empleos, y para ello es imprescindible que haya inversión, acompañada del ahorro, la baja de impuestos y la seguridad jurídica. Cuando el Estado se enfrenta al que produce, cuando genera una presión impositiva insostenible, con regulaciones inspiradas en ideologías, lo que se consigue es la huida de capitales y la imposibilidad de fomentar empleos formales. No se entiende por qué se sigue insistiendo con las mismas medidas que siempre fracasaron, en vez de incorporar las que han generado crecimiento sostenido en otros países. Estamos a tiempo de cambiar el rumbo, para lo cual es imprescindible actuar con humildad, con realismo, sin ideologías, para convocar a todos los argentinos y promover un programa basado en una economía de mercado, que necesariamente reduzca el gasto del Estado, estabilizar la moneda y se trabaje junto a iniciativas privadas para poder reemplazar los planes sociales, que degradan la dignidad y eternizan la pobreza. La Argentina no detendrá su interminable caída si no reduce sus gastos y genera riquezas, sin expectativas de inversión extranjera tenemos que producir y vender mucho más. Una manera de hacerlo, es la que eligieron los europeos, en el inicio de la experiencia del Mercado Común; redujeron de forma lineal, progresiva y automática, los derechos de exportación y todo tipo de obstáculos económicos que trabaran los mismos, habiéndolo logrado en poco más de dos años. Pareciera que ese es el camino a transitar, con incentivos, con reducción de retenciones para los que más produzcan y exporten. El campo, es el mayor generador genuino de dólares, con políticas claras, previsibles, y créditos accesibles, es un sector que en un plazo de 10 años, doblaría la producción, no se afectarían los ingresos fiscales porque se sustituye esa barrera a la exportación, con el impuesto a las ganancias. Esta ecuación económica, tan clara como el agua, ¿se animarán a implementarla los políticos de turno?

Jorge Bustamante

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario