Cartas de lectores

Una buena oportunidad

Pienso que escribir algo lindo hoy será fácil: algo que llene, que nos haga temblar, algo que nos emocione hasta lagrimear, que nos deje reflexionando.

Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Pienso que escribir algo lindo hoy será fácil: algo que llene, que nos haga temblar, algo que nos emocione hasta lagrimear, que nos deje reflexionando. Lo difícil es que esas palabras perduren en nuestra mente y se conviertan en hechos. Estos días son los últimos del año, y en los días como hoy suele hacer un balance. Encontraré que muchos de aquellos anhelos que tuve este año no los concreté. Pero el desafío que les propongo será ir más allá de eso, para lograr ver y valorar todo lo que aprendimos. Si les parece, les cuento algunas cosas que aprendí. Aprendí que los viajes son inolvidables no tanto por el dónde sino por el con quién. Aprendí que las cosas son como son, sólo por el hecho de que hasta hoy nadie se atrevió a hacerlas de otra manera. Aprendí que si a veces corremos peligro es porque estamos viviendo, y junto con ello me di cuenta de que no se trata de ser el más fuerte, el más popular o el más rápido; se trata sólo de ser uno mismo. Aprendí, gracias al "arriésgate" de mi mamá, que la vida son pocos días, y el que llueve es el que más disfrutas si aprendes a caminar debajo de la lluvia. Aprendí y entendí lo que es poder soñar en libertad, porque sólo el sueño me coloca en libertad de pensar, de decir, de buscar y de hacer, mientras otros se insertan en la sociedad. Ya estoy en marcha, y preparado para construir mi futuro, porque como dice mi tío, "los sueños se construyen con las manos. Nunca olvides que todo empieza dando un pequeño paso. Aunque te encuentres derrotado, merece la pena no abandonar el camino". Porque si algo he aprendido este año es que cueste lo que cueste, la vida es simplemente eso: caminar y aprender. Antes de despedirme, voy a duplicar ese desafío para 2018. Por eso no solamente voy a desearles que tengan un buen año, sino que voy a desearles que logren luchar por obtenerlo. Sé que no será fácil, pero también sé que valdrá la pena intentarlo. A las cero horas del domingo, tendremos la oportunidad de escribir nuevamente lo que aprendimos en un libro en blanco con 12 capítulos y 365 hojas. No sé qué pensarán ustedes, pero creo que es una gran oportunidad para escribir una buena historia.

Fabricio Dante Neirotti
DNI 36.044.1459


Pedido a Alumbrado Público

La luminaria de avenida Francia al 5700 anda entrecortada. Hay nueve reclamos por mi parte y otros tantos de un vecino al 147, Alumbrado Público. La luminaria está agotada prende y apaga. El tema es que el tiempo de encendido es poco, y el de apagado mucho, ya que se tiene que enfriar para encender. Según mi vecino, meses atrás concurrió el camión de alumbrado público pero como la ve encendida se van y así figura en los informes. Es una zona fea con salida directa a la Circunvalación. En abril de 2016 quisieron entrar a mí domicilio con armas de fuego; por resistirme, me quebraron la mandíbula. Ya no sabemos a quién reclamar. También hay un pedido hecho por mí en Lagos y Pellegrini para que pongan una luminaria más. Ahí se quedó el pedido.
Alberto Acosta
DNI 20.671.746


Cuando el barco se hunde...

El ex jefe de Gabinete kirchnerista Aníbal Fernández volvió a arremeter contra Máximo Kirchner y La Cámpora. Me pregunto: cuando el barco comienza a hundirse, ¿qué seres son los primeros en abandonarlo?
DNI 6.069.678



Seducción tecnológica

Una porción considerable del dominio que ostentan las principales compañías de la industria tecnológica está basada en la fascinación que sus productos generan. La computadora se presenta como el modelo ideal, sin fallas, al que muchos procuran imitar. Entonces, todo el mundo se queja de su memoria, de sus olvidos, de sus actos fallidos. Porque de algún modo, consciente o inconscientemente, se comparan con la eficacia perfecta de la computadora, de la lógica informática. Para su desgracia, olvidan así que la mente humana tiene otra dinámica. Por no entender esto, muchos individuos se sienten carenciados, poseedores por analogía de una miserable minicomputadora defectuosa. En realidad, aunque no lo sepan, tienen una supercomputadora, más poderosa, importante y fantástica que todas las creadas por el hombre. Ni todas juntas podrían llegar a reemplazar las funciones y capacidades de una sola mente humana. Si la PC fascina tanto es, paradójicamente, por su "defectuosidad". El hecho de que se noten los procesos, de que en ella se vislumbren los aspectos parciales -las ventanitas, las indicaciones, los programas, las señalizaciones, los íconos, los caminos, las instrucciones-, todo eso haría a la fascinación porque en la computadora se evidenciaría lo que en la mente humana no se nota. En efecto, no podríamos fascinarnos ante nuestra propia mente: su propia excelencia nos lo impediría. Eso es lo paradójico, lo irónico, lo insólito: la defectuosidad de la computadora -su imperfección- facilita la seducción que nos produce, al hacer patente lo que en la mente no se ve.
Jorge Ballario
DNI 10.858.926


Guerra en barrio Fisherton

El sábado 24 de diciembre a las 21.30 pareció haberse declarado la guerra en Fisherton. Guerra a la normalidad, pues un grupo de anormales, con la complacencia de la Municipalidad de Rosario, se dedicó a hacer explotar toda la pirotecnia que pudo adquirir en todos los lugares conocidos. ¿Dónde están los políticos que nos gobiernan? ¿No es que está prohibida? Quizás por acciones como estas comprendan por qué llegaron terceros cómodos en las elecciones pasadas. No desesperen, también hay un cuarto lugar que los espera.
Guillermo Federico Recagno
DNI 11.272.220


¿Qué haremos los adultos en Año Nuevo?

¿Me pregunto adónde están los padres o responsables de la juventud que se desbordó porque fue Nochebuena, en una plaza rosarina o en cualquier otro lugar? Traslado la inquietud a los abuelos y a toda persona mayor que comprenda lo que está pasando y no hace nada por evitarlo. Porque no podemos quedarnos en casa disfrutando de la mesa familiar o del sueño reparador después del brindis tradicional, cuando parte de nuestra juventud busca la diversión y otra parte busca la barbarie. Y así la violencia se da en las calles, como el ejemplo que muestra "Ciudad" del diario La Capital en la plaza Azcuénaga, en la madrugada de la Navidad, a la que seguramente concurrieron muchos jóvenes con el ánimo de divertirse o encontrar el amor, y otra juventud alcoholizada, dispuesta a destruir y por qué no a matar o morir. La convocatoria espontánea por las redes sociales la vimos todos. ¿La policía no sabe manejarlas? ¿Algunos adultos tampoco? ¿Qué está pasando? ¿No nos interesa? ¿O seguimos en la estupidez de pensar que el que cae siempre es el hijo del otro? Se acerca el Año Nuevo. Ahí tenemos el motivo más que oportuno para reflexionar. Después del brindis familiar, ¿los dejamos librados a su suerte y los despedimos con "chau hasta mañana, cuídate" a sabiendas de que están amenazados por los delincuentes que la policía no frena a tiempo? Esta vez mi deseo para el año que se inicia es que nadie lo pase mal. Especialmente los más vulnerables: por un lado nuestros confundidos jóvenes desbordados, y por el otro, los ingenuos e inconscientes. Y que los adultos, impávidos, que lo único que hacemos bien es agruparnos para pedir justicia tan tardía como inútil, sepamos prevenir de una buena vez, antes que curar lo incurable. De todo corazón que así sea, Feliz Año Nuevo.
Edith Michelotti


Una pequeña luz enfrenta a la oscuridad

Nuestro país está ahora sufriendo muchos males e inmensas oscuridades. No permitamos que esos males ocupen un lugar en nuestro corazón para sustituir un vacío de amor. Si nos resultan indiferentes los problemas hogareños o de la sociedad seremos cómplices en la continuidad de esos males. Respecto a las oscuridades, un dicho judío nos recuerda que "una pequeña luz expulsa mucha oscuridad". Tratemos entonces de expulsar la oscuridad creando pequeñas luces. Estas han de funcionar ya que nuestro país resulta envidiado por otras naciones, siempre hemos salido indemnes de toda contingencia desde que tenemos nombre propio, es verdadero que poseemos innata capacidad y reconocida inteligencia en medicina, investigación, tecnología, actividad fabril y agrícola. Seguiremos creyendo y creciendo a pesar de todo, y además nos están observando generaciones expectantes que deben timonear el futuro nacional. Ahora bien, si los gobernantes y opositores siguen jugando eternamente al tira y afloje, si la Justicia olvida un "no" definitivo frente a tanta violencia, corrupción y vicio, si el cuarto poder insiste en ser objetivo en vez de informar profesionalmente, si este sindicalismo no resulta útil para eliminar la incultura del trabajo y si la seguridad cae aplastada bajo la inseguridad, jamás encenderemos las luces que puedan expulsar a la actual oscuridad.
Rubén Mario Baremberg
DNI 6.012.531

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario