Cartas de lectores

Un presidente radical

Miércoles 26 de Septiembre de 2018

Existe una tendencia a desvirtuar la real trayectoria política del ex presidente Arturo Frondizi, tratando de borrar su vida, su militancia, aun con radicales que desconocen la historia. Frondizi se afilió al radicalismo en el año 1930, tras la caída de Hipólito Yrigoyen. Desde allí en más fue un luchador incansable en el partido y en las mejores causas que enlutaban las luchas democráticas en el mundo y la acusación a los gobiernos del fraude y la corrupción. Fue un gran protagonista de la creación del Movimiento de Intransigencia y Renovación, junto a Moisés Lebensohn, Gabriel Del Mazo, Crisólogo Larralde, Ricardo Balbín, Oscar Alende, Héctor Noblia y una pléyade de dirigentes jóvenes de todo el país. Integró el histórico bloque de los 44, Ricardo Balbín lo presidió y él fue vicepresidente. En 1952 la fórmula fue Balbín-Frondizi. Presidió el Comité Nacional, en ese período se convocó en 1956 la Convención Nacional en Tucumán y eligió la fórmula presidencial para el comicio de 1958, que ponía fin al gobierno de facto que destituyó al presidente Perón; son electos Arturo Frondizi y Alejandro Gómez. El triunfo del 28 de febrero de 1958 consagró a los candidatos de la Unión Cívica Radical Intransigente, asimismo concurre a los comicios de 1960 y 1962 como UCRI. El gabinete, los gobernadores, senadores y diputados eran dirigentes radicales históricos y jóvenes, surgidos de la juventud partidaria. En el gabinete aparecían Gabriel Del Mazo, Héctor Noblia, Emilio Donato del Carril, entre otros. Los gobernadores Horacio Guzmán, Américo García, Oscar Alende, Raúl Uranga, Silvestre Begnis, entre otros. La larga lista de los diputados nacionales es otro ejemplo de que se trató de un gobierno radical, me abstengo de enumerarlos, salvo a quien, para mí, junto a De Mazo, fueron grandes maestros, Federico Fernández de Monjardin. Las difíciles condiciones que sufrió el gobierno con 34 golpes, lo obligó a imposiciones para mantener la estabilidad a incorporar figuras no identificadas con el proyecto de desarrollo objeto de su gestión. Hay un penoso intento de borrar al gobierno radical que fue, llevado por un claro propósito de reconciliación y lanzar el proyecto más formidable de desarrollo. Fue un gobierno acompañado y convencido por los radicales que lo integraron, y acompañaron al presidente Frondizi hasta el triste día de ser llevado prisionero a la isla Martín García. Sí, fue un gobierno radical con un gran proyecto de desarrollo frustrado.

Jose Bielicki

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario