Cartas de lectores

Un milagro de la ciencia

En estos momentos de pandemia quiero llegar a ustedes con el recuerdo de circunstancias que intentan intensificar la esperanza de todos.

Martes 14 de Julio de 2020

En estos momentos de pandemia quiero llegar a ustedes con el recuerdo de circunstancias que intentan intensificar la esperanza de todos. Comenzando el año 2016 llegaron al país las drogas que curaban la hepatitis C. Se trataba de un tratamiento angustiosa y largamente esperado por personas enfermas y gastroenterólogos. Antes de aquel arribo “milagroso”, la hepatitis C con su accionar silencioso se cobraba en el mundo alrededor de 500 mil vidas por año. Pero un genio de la ciencia, Raymond Schinazzi, y su equipo, descubrieron la “cura milagrosa”. Y con tratamientos de tres o seis meses de duración comenzamos a curarnos aquéllos que vivíamos tristemente resignados a nuestra suerte. La chance de la cura era y es de un 95% de las personas detectadas. ¿No les parece maravilloso? Por ello, en lo personal, no puedo menos que estar esperanzada. Van a encontrar la vacuna, la cura y la erradicación del Covid-19. Están trabajando en ello. Si lo lograron con un virus tan inteligente, ¿cómo no creer que repetirán la hazaña? Pero existe un tiempo. Es el tiempo de la espera. Nada fácil, sobre todo cuando se deben cambiar hábitos de vida, y la economía se ve afectada de manera tan preocupante. Pero no estamos solos. La ciencia está con nosotros, el milagro existe, o las dos cosas. Como gusten. Calmemos los ánimos. No nos enganchemos con quienes incitan a la violencia por todos los medios posibles. Seamos capaces de distinguir entre quienes buscan la solución y entre quienes actúan como si el virus no los fuera a atacar. Confiemos, la historia está de nuestro lado. Vivamos en paz la espera. No es fácil, cuando la vida está en riesgo. Pero también sé que somos capaces de hacerlo.

Edith Michelotti

Grupo Hepatitis Rosario

El laberinto argentino

A diario me pregunto, qué deseamos hacer los argentinos con nuestras vidas. Hemos destruido la nación, porque no nos ponemos de acuerdo en hilvanar un proyecto que nos contenga a todos juntos. El sistema democrático que tanto nos costó construir, hace agua por todos lados. Ya que la mitad de los ciudadanos, no confía en las palabras y los hechos que el presidente de la república deja trascender. Hasta cuándo vamos a continuar con esta incertidumbre, de notar cada día una mayor cantidad de pobres e indigentes, una corrupción que se agiganta como los fallecidos por la pandemia, los asesinatos y robos múltiples, y diversos espectros surgidos de la frustración y la violencia ejercida entre nosotros. A veces me pregunto si no está en nuestro ADN, este itinerario de fracasos, compuesto por solo algunas mentes brillantes que han logrado trascender en el concierto de las naciones, junto a una multitud de seres retrógrados, que no hacen más que empecinarse en un mecanismo perverso que siempre nos retrotrae al punto de partida.

Felipe Demauro

DNI 6.072.937

Irresponsabilidad sin límites

En la zona de La Florida, zona norte de Rosario, mucha gente parece que no se enteró de que estamos en un momento crítico por un virus que enferma y mata a seres humanos si es que no se cumple con las medidas de protección y seguridad, como usar barbijo, mantener la distancia entre personas, lavarse las manos con jabón. El pasado domingo 12 vi muchísima gente sin barbijo, conversando a medio metro de distancia y compartiendo el mate. Pero no mucha, muchísima gente. Grupos de adolescentes conformados por no menos de 15 personas cada uno, encimados y consumiendo ciertas sustancias. El olor a droga era insoportable al pasar cerca. Como si esto resultara escaso, las picadas de autos y motos en avenida Dr. Carlos Colombres se multiplicaban. La pregunta del millón es si había control de los agentes de Tránsito y policía en algún sitio de ese sector de Rosario. No. Esto es un “viva la pepa”, la irresponsabilidad de numerosos ciudadanos es moneda corriente y los controles brillan por su ausencia.

Marcelo Malvestitti

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario