Cartas de lectores

Un crédito asfixiante

Soy un rosarino que, espantado por lo que fue el gobierno kirchnerista, votó a Macri con la esperanza de vivir de una vez por todas en un país relativamente normal.

Martes 26 de Marzo de 2019

Soy un rosarino que, espantado por lo que fue el gobierno kirchnerista, votó a Macri con la esperanza de vivir de una vez por todas en un país relativamente normal. Y tanto confié que tomé un crédito hipotecario Uva en enero de 2018, cuando la inflación proyectada por el mismo gobierno era del 15 por ciento. Como todos sabemos fue cercana al 50 por ciento finalmente, lo que me produjo una indexación fenomenal en el capital y por ende en la cuota del préstamo. Y la cosa sabemos que no termina acá. El 2019 pinta de no menos el 40 por ciento de inflación. Por un momento pensé que el gobierno nacional se apiadaría de mi situación y que ordenaría a los bancos equilibrar el esfuerzo. O sea que entre deudor y acreedor se paute algo parecido al "esfuerzo compartido". Que el banco ponga un poco de lo suyo para que no recaiga todo sobre el más chico: el deudor. Pero lejísimos de eso, la solución fue estirar un poco el plazo para que la cuota se achique sólo un poco, y que los bancos sigan ganando fortunas como en 2018, que duplicaron las ganancias sobre el año anterior. Esto es lo que llamo estar gobernados por salvajes conservadores. No importan las consecuencias sobre las personas, sólo importan las ganancias del que posee el capital. Sé que hay muchísima gente en la misma situación, por lo que les pido hagan campaña entre sus familiares, amistades, en el trabajo también, para que nunca más pueda acceder al gobierno un grupo de personas que tienen invertido el concepto de servir a la gente por el de servir a los grandes y poderosos. En las próximas elecciones cambiemos, pero de gobierno.

Jorge Milesi


Rosario, un ejemplo a seguir

Ha quedado demostrado en la ciudad, la provincia, la Nación y el mundo, que con objetivos claros diagramados con inteligencia, accionar en equipo, con capacidad y sin mezquindades, un megaproyecto como el de los Juegos Suramericanos de Playa es posible, aún en medio de la crisis, los problemas naturales y la realidad circundante. Un sencillo y maravilloso trabajo mancomunado que si lo analizamos un momento le encontraremos virtudes que van más allá de los competitivos Juegos de Playa que tanto disfrutamos, porque nos demostraron también que seguir soñando con un mundo mejor no es una utopía. El ejemplo, si lo sabemos ver, se enciende como una lucecita al final del camino oscuro, y debería ser contagioso para llegar a la vista y a la reflexión de todos los actores políticos justo en este año de elecciones, en el cual la crisis social, moral y económica resulta apabullante.

Edith Michelotti


Al intendente de Roldán

Señor intendente de Roldán, hace más de un año y medio que hice las primeras consultas con relación al cargo por desmalezamiento en dos terrenos del barrio Las Tardes, del que nunca se me había realizado la notificación que exige la ordenanza respectiva. En todo momento expresé mi clara voluntad de pago, pero obviamente reclamé que se me informara debidamente al respecto. Dado que gestiones iniciadas en mayo de 2017 no merecieron respuesta alguna de vuestra parte. El 21 de diciembre del mismo año presenté por mesa de entradas una nota dirigida a usted con copia al Concejo Municipal, presentación que repetí con fecha 6 de noviembre de 2018, sin obtener respuesta alguna. Por el contrario, se me amenazó con hacerme juicio de cobro, y se me aplicaron multas sin consignar cuál era la conducta de mi parte que merecía tal sanción. Este proceder configura un verdadero destrato hacia mi persona, tanto en mi condición de contribuyente como en la de ciudadano. Debo recordarle que el funcionario público es un servidor de la comunidad y que el hecho de tener a su disposición el aparato administrativo que le provee el Estado no lo habilita a abusar de la autoridad que le ha sido conferida. Y resulta oportuno mencionar que en nuestro sistema jurídico cuando la administración pretende cobrar al ciudadano montos improcedentes se configura la conducta tipificada como exacciones ilegales.

Jose Artal Falcon

DNI 93.447.817


Ganancias y los jubilados

Hoy, martes 26, la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitirá el fallo sobre la constitucionalidad o no del cobro a los jubilados del impuesto a las ganancias. Pero si es favorable, los jubilado no nos alegramos porque la Afip cumplirá la orden de la Corte dentro de 10 años o más, como lo hace habitualmente. Como decía mi querido viejo, "pescado que se lleva el gato no vuelve más al plato".

Agustín Previgliano

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});