Cartas de lectores

Triste e indignante

Cuatro años estudiando una profesión, con toda la ilusión que eso conlleva.

Viernes 09 de Agosto de 2019

Cuatro años estudiando una profesión, con toda la ilusión que eso conlleva. Te recibís y enseguida empezás a trabajar de lo que tanto te gusta. Felicidad plena. Hasta que te topás con una triste realidad, la burocracia. Desde abril que intento reclamar pagos en el Ministerio de Educación, aún no los puedo cobrar porque están en paro permanente y no pude elevar mi reclamo, como le pasa a muchos compañeros docentes. Llegamos a junio y se suman más días trabajados que no se remuneran por el paro del Ministerio. Muchos colegas no pueden iniciar sus trámites jubilatorios u otros trámites porque ellos deciden pisotear nuestros derechos por defender los suyos. Hemos llegado a tal punto como sociedad en donde sólo nos importamos nosotros mismos, no somos considerados con el otro. No nos importa a quiénes afectamos ni cómo los afectamos. Juegan con el sueldo del reemplazante que muchas veces es su único ingreso. Lo más doloroso es que la mayor parte del plantel del Ministerio es cuerpo docente en tareas pasivas, por lo tanto saben lo importante que es su funcionamiento para los colegas. Tienen su derecho a reclamar todo lo que quieran, pero no tienen derecho a privarnos a nosotros de los nuestros. Están en paro permanente sin atención desde hace más de dos meses. ¿Quién nos ayuda a los docentes? Esta situación es triste e indignante.

Fiorella Fragapane

Gracias por mis documentos

Quiero agradecer al agente de policía, suboficial Diego Gómez, y también al jefe de turno de la Guardia Urbana Municipal, Juan Pablo Vanelli, quienes hallaron en la vía pública mis documentos, carné de obra social y tarjetas de crédito y me los hicieron llegar a mi domicilio, evitándome muchísimos inconvenientes y trámites, sumado a mi problema de discapacidad motriz. Felicitaciones señores y que cunda este ejemplo de fieles servidores públicos.

DNI 6.139.164

Hay que tener memoria

Hace unos días mientras chusmeaba entre las tapas de dos diarios nacionales, advertí que ninguno de los "plenipotentes" medios hizo alusión a los dos años de la muerte de Santiago Maldonado. Mucho tiempo antes de morir y con bases de rap, escribió canciones proféticas donde cargaba duramente contra los sectores políticos que más adelante utilizarían su muerte en el río Chubut como una bandera política, que expondrían su nombre y manosearían (junto a las de tantos desaparecidos) su memoria. Hoy a dos años de su muerte, ninguno de los que lo utilizaron lo recordó de manera sana y coherente, todos los discursos se centran en "la campaña". Dos años también cumple encarcelado mi hermano Diego. Sin juicio, sin sentencia y sin pruebas de peso en su contra, en el marco de lo que yo llamo "la causa armada por la muerte de Franco Casco". Pienso en Santiago, en sus canciones, y me invade la certeza de que Franco también escribió letras cargando contra los que usarían y usan su muerte en el río Paraná como bandera política, como sustento económico, como discurso vacío y mural "careta". En esas letras que habría escrito, Franco acusaría a los acusadores por no investigar su ahogamiento en el río, ni siquiera intentar saber en qué circunstancias reales murió, y de manera incoherente y obcecada insistir en su "desaparición" para mantener sus cargos, cobrar ayudas y lucrar políticamente. Las letras póstumas de Franco ya están ahí, al igual que la verdad real, esperando ser descubiertas.

Hugo David Alvarez

En medio del río, con un bote viejo

Se acerca el 11 de agosto en que debemos tomar una decisión entre dos alternativas: en medio del río, con un bote viejo y destartalado haciendo agua que nos dieron los antiguos pobladores en la orilla en 2015, decidimos volver y nos quejamos, damos por olvidados los latrocinios de que fuimos testigos, los pactos firmados por traidores, las persecuciones a periodistas y medios. La otra alternativa es seguir remando y avanzar hacia la otra orilla, que no está lejana y nos puede dar cobijo, mayor seguridad para rehacer nuestras vidas y un futuro con mejores perspectivas para todos, seguramente con esfuerzos y sacrificios que valen la pena realizarlos. El pasado está lleno de mentirosos, soberbios, insolentes, violentos, ignorantes y charlatanes. Eligiendo con criterio podremos evitar que el pasado también cruce el río y nos niegue el porvenir. Isabel Allende dijo: "Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para buscar el futuro".

DNI 4.392.258

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario