Carta de lectores

Sólo necesito una rampa

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Solo necesito una rampa

Vivo desde hace 20 años en un edificio de 9 de Julio y Necochea. Cuando compré el departamento tenía todas mis capacidades físicas, pero hoy con casi 80 años y en silla de ruedas, y con una discapacidad del 100%, se me hace imposible bajar o subir con ascensor o sin él a mi tercer piso por ser edificio muy coqueto pero con desniveles de un lugar a otro. El peso de la silla de ruedas no me permite pasar, entrar o salir del mismo. Hace un año y medio que vengo pidiendo una rampa aunque sea de portland para que yo pueda salir o entrar del edificio. Se niegan. Tengo que salir a médicos u otros quehaceres pero no quieren. Es más, una de las señoras me dijo que vaya hasta la puerta, me levante de la silla y me agarre de la misma y que pida a alguien que pase para que me ayude, y hacer lo mismo al regresar. ¡De no creer! No debo un peso, pago antes de que venzan las expensas, no pido nada más que una rampa (que mañana puede ser útil a los que hoy se niegan), pero es no, y no, a pesar de las mediaciones y la Municipalidad. Creo que la insensibilidad ha llegado a sus corazones pero yo pienso que mañana pueden estar ellos en mi situación. Existe una ley nacional sobre discapacidad, Nº 22.431, donde expone sobre medios obligatorios de accesibilidad al medio físico, y quiero recordarle a la administración que se le abona para resolver este y otros problemas.

Martha Chimento

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS