Cartas de lectores

Siniestros viales

El Decano publicó el 16 de enero pasado una cifra alarmante de siniestros viales con una escalofriante suma de víctimas fatales.

Jueves 18 de Enero de 2018

El Decano publicó el 16 de enero pasado una cifra alarmante de siniestros viales con una escalofriante suma de víctimas fatales. A estar por la estadística resultante, Santa Fe ocupa el segundo lugar en este tipo de accidentes y sus resultados. Pero, en mi modesta opinión, entre el área específica de la Provincia y la ONG. Luchemos por la Vida, se desprende a ojos vista que la polémica es la diferencia en el ránking, habida cuenta de la diferencia en el total, como si eso fuera de importancia capital. Es triste que se establezca una torpe política en cuanto a la diferencia, toda vez que los números en más o en menos no son el quid de la cuestión. Si la pericia contable —dicho en sorna— marca la diferencia, no creo que sea la cuestión de fondo, más allá de que los totales determinan fehacientemente que es una situación vergonzante que no resiste el menor análisis. Lo que no se declara, es realmente el eje principal de esta desenfrenada locura al volante. Se hace hincapié en la diferencia de cantidad que suman unos y otros, pero nada se dice respecto de la metamorfosis —repetido hasta el cansancio— que se apodera de los pretendientes a corredores de automovilismo en plena carretera. En más de una oportunidad, grotescamente se le echa la culpa al estado del pavimento, a la falta de luces y a otras estupideces, que esporádicamente podrían influir en un despiste de los rodados, sin hacerse hincapié en la velocidad. Señores, pensemos con sentido común, no hay correctivos para los que sobreviven a las tragedias antes de que se produzca un accidente. Pero lamentablemente, y aunque es del campo de la psiquiatría, el conductor particularmente argentino, anárquico no sólo por excelencia, sino por permisibilidad, actúa libremente ya que si es sancionado económicamente, aparecen los que se rasgan las vestiduras declamando que con las sanciones con dinero lo único que se pretende es recaudar. Bueno, para ese pauperismo mental, el remedio es retirarles la licencia de conducir, además de no permitirles adquirir combustible, procesos judiciales y escrache popular, claro con leyes al efecto para que la población tome conocimiento de que se ha procedido en paralelo con la falta cometida. Con leyes represivas extremas, no habrá Inadi a quien recurrir. Que el enanismo mental de concernientes termine de una buena vez y los santos sepulcros no reciban más a este tipo de especímenes. Se corrigen, sí o sí. Además, que no aparezcan como burlados en discusiones pueriles como si se tratase de apelar a los viejos juegos infantiles.

Oscar Rodríguez


Ciudadanos italianos en Rosario

El domingo 4 de marzo se elegirá en Italia el nuevo Parlamento que conformará el gobierno para el período 2018 – 2023. Algunos días antes, entre el 10 de febrero y el 1º de marzo, votaremos cerca de 60.000 rosarinos con ciudadanía italiana. En el año 2014 el actual gobierno (PD, Liberi e Uguali, USEI, NCD) decidió imponer el pago de una tasa para quiénes decidan adquirir la ciudadanía italiana, hoy un ciudadano argentino con todas las condiciones para ser italiano debe abonar 300 euros para acceder a este derecho. Al mismo tiempo la reducción de personal consular ha demorado este trámite llegando a tardarse unos siete años para la obtención de la misma. Actualmente, hay otras gestiones con demoras. Por ejemplo, para sacar el pasaporte o renovarlo hay fecha recién para el mes de enero de 2019. Estos recortes llevados adelante por el actual gobierno italiano tuvieron el apoyo de todos los parlamentarios elegidos en el exterior, excepto los del MAIE que votaron en contra de cada medida en ese sentido. Es por todo esto que quiero prevenir al votante que quizás no esté al tanto de la realidad política italiana, ya que todos los partidos presentan listas para las elecciones y ocultan su responsabilidad a la hora de convertirnos en ciudadanos de segunda. Ejerzamos nuestro derecho al voto sin que nos engañen.
Lucas Del Chierico
DNI 28.215.091


Más tiempo que vida

Basta con observar el movimiento de los peatones en cualquier peatonal de Rosario, en día laborable, en horas pico, para ver que caminamos apurados. Algunos hablan solos, otros con el celular, de una manera obsesiva, apurados, cruzan la calle con semáforo en rojo. Y los automovilistas tocan bocina, se gritan y se dicen barbaridades, culpando al otro que los hace perder tiempo. Pensamos "tengo unos minutos" o "no llego, no me alcanza el tiempo". Mientras tanto, el tiempo ya pasó. ¿No será que lo perdemos con nuestro comportamiento? Metidos en nuestras historias no ponemos un freno, no miramos dónde estamos o hasta dónde llegamos. Vivimos ansiosos, impacientes por tener una respuesta en nuestro celular o en nuestra computadora, porque se demora el colectivo en llegar, o porque no nos atiende enseguida el empleado de turno. En fin, pensemos que todas estas ansiedades e impaciencia generan malhumor, ceños fruncidos y otros malestares. Es un tiempo que estamos perdiendo, que no aprovechamos y que no hay manera de recuperar. El filósofo dice que tenemos más tiempo que vida. Y es verdad.
Jorge Bustamante


La condición humana

Ser responsable de una opción hecha de buena fe, no conlleva a la culpabilidad. Con frecuencia se escucha "él (o ella) es el culpable, decidió". Cuando en realidad fue víctima de una estafa, estrategia o burla. Fue en verdad elegido (o elegida) por sus características para ser tentado a algo que fue hábilmente maquillado. Se conoce a la futura "presa", más de lo que la misma cree. Una equivocación con la mejor intención, genera responsabilidad pero dudo que culpa. Hay muchos ejemplos para dar. Un destacado médico y escritor ha hecho un conocido libro titulado "Elogio a la culpa". Creo en lo personal que la responsabilidad si sirve para tratar de alivianar, revertir o subsanar lo que fuere, siendo ese el objetivo puesto sobre la misma, es muy meritorio. Pero la culpabilidad tiene otros ingredientes, y asumirla como trabajarla haciéndose cargo de ella como debe ser y sin quitarle peso, es ponerla en su lugar y reconocerla, sin apartar la conciencia humana que requiere. Sin haber tenido la suerte de leer el libro mencionado, el rol de la conciencia debe tal vez (o sin duda) estar en la cima cuando existe culpabilidad en los hechos. Dar cada tanto un vistazo a la conciencia, libera, saca afuera lo que allí debe estar, y ayuda en mi opinión a mejorar la condición humana. Sentir culpa y poner frenos hacia metas poco ortodoxas, exige reconocer lo actuado, tener la decisión y la valentía de dejar de ser impune, indiferente, o abrazar lo fácil, sin que importe quienes se perjudican o vean afectados sus derechos. Merecen, sin dudas, elogios las pausas, los paréntesis, como esos intervalos que nos recuerdan que no somos máquinas para rendir en una actividad, sin que el alrededor aún terminado nuestros cotidianos compromisos, sean asumidos como corresponde. Nuestro contexto de cada día, habla, pide, y espera. También anhela y necesita ser mejor con la mirada de todos, puesta en acción.
DNI 14.510.012


Francisco, el Papa políglota

"Dear Francis; I am an admirer Argentine devotee of your Holiness and I want to wish you a happy stay in Chile, amen to ask you when will come your native land. You receive my affectionate wishes for this 2018 that begins". PD: Para la gilada que sólo hablamos el castellano: Soy un admirador argentino, devoto de su santidad y quiero desearle una feliz estancia en Chile, amén de preguntarle cuándo volverá a su tierra natal. Reciba usted mis afectuosos deseos para este 2018 que comienza.
Ovidio Winter

N. de la R: El autor de la carta se refiere con ironía al mensaje en inglés enviado por el Papa Francisco al presidente Mauricio Macri y al pueblo argentino cuando sobrevolaba territorio nacional en su viaje a Chile.


Tres años sin el fiscal Nisman

En hechos de tanta gravedad e impacto, de suma desprolijidad comprobada, interrogantes y evidencias a la vez, más sucesivas mentiras, opacas conductas y obvias complicidades ratificadas por quienes llevan hoy la causa, se concluye que disfrazar lo acontecido y simular una realidad que luego con nada encastraría, fue siempre el objetivo. No es una opinión, es lo que fue y va saliendo a luz, según estudios de rigor y serias investigaciones que han trascendido. Yendo nomás a la primera fiscal del caso, quién no tuvo los cuidados básicos que exigían recaudos elementales, hicieron perder un valiosísimo tiempo que afectó en forma. Posteriores movimientos y formas de actuación de terceros, inmediatas al hecho, hicieron una torpe madeja para confundir, maquillar y engañar. La supuesta arma "solicitada" por Nisman, más la información suministrada sobre los pasos del fiscal y sus rutinas, condujeron a silenciarlo como ya conocemos. El sedante para reducirlo, la fiscal Fein que defiende a capa y espada su "trabajo", (puesto en duda como pocos) hacia la víctima que investigaba un atentado brutal y aún impune, clama el apoyo de todos los sectores para el esclarecimiento que esperamos. Si bien el fiscal Taiano determinó claramente que Nisman fue asesinado, el expediente, como se dijo, seguirá su curso en el Juzgado del juez Ercolini. Establecer las circunstancias de este horror es tan importante como otros puntos que el Juzgado considere necesarios. Que la transparencia, la decisión y firmeza de quienes tienen a su cargo esta causa, lleve un poco de paz a su familia, a la comunidad, y a la sociedad toda. Sólo se busca llegar a la verdad, y no una parte.
DNI 14.510.012

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario