Cartas de lectores

Sin esperar soluciones mágicas

Domingo 23 de Diciembre de 2018

En nuestro país, la real verdad molesta a los corruptos que llegan a puestos claves en el gobierno que les sirven para sus fines personales. Pocos que llegaron a la función pública se ocuparon de solucionar definitivamente el aumento de delincuentes y asesinos. Hay distintas formas de solucionarlo, una rápida es cortar la delincuencia con mano dura. Cuando estuve en los Estados Árabes (Kuwait), cargando petróleo, un ingeniero inglés al que invité a almorzar, a mi pregunta de cómo manejan las autoridades la delincuencia, fue contundente: "Acá no existen robos, alcoholismo, droga, violaciones. La ley es severa: violar la ley significa que le cortan una mano. Violar la ley la segunda vez es perder la vida". Lo convidé con un muy bueno vino argentino, me agradeció y me dijo: "Me gusta, pero si me detectan olor a vino me echan. Gano muy bien y mi familia en Londres vive genial". El otro sistema es el de los países cultos, educados, como Dinamarca, Noruega, Suecia, Holanda, donde todos colaboran para vivir felices. Estamos los argentinos, con un sistema mixto, que hasta ahora era proteger a los delincuentes. El policía debía esperar que lo balearan para responder, o si se fugaba el delincuente, no debía tirar. El que tiraba a un asesino era procesado (caso Chocobar). Pertenezco a una generación donde se vivía en paz. Se daba el asiento a una embarazada, señora, anciano. Se daban las gracias, se conversaba sin gritos ni agresión, se respetaba a los maestros, a la policía. Eramos cuartos en la economía mundial, primeros en educación en Sudamérica. Tratemos de pensar qué deseamos para nuestro futuro familiar, sin esperar soluciones mágicas.

Carlos Borisenko

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});