Cartas de lectores

Rosario, una ciudad sufriente

Como dice nuestro Fito Páez, "Ciudad de pobres corazones". Rosario se ha convertido durante el presente año en un preocupante lugar y así lo perciben sus habitantes.

Lunes 10 de Agosto de 2020

Como dice nuestro Fito Páez, “Ciudad de pobres corazones”. Rosario se ha convertido durante el presente año en un preocupante lugar y así lo perciben sus habitantes. En marzo, se produjeron descontroles, embates y hasta embestidas por un extranjero llamado Covid-19. Conocimos la cuarentena y el virus no progresó en demasía. Llegamos al mes de agosto casi devastados, después de atravesar un mes de julio olvidable, con vaivenes difíciles, la amenazante enfermedad propiciada desde el oriente y el desborde de los incendios isleños que siguen creciendo por el vandalismo. Conjuntamente, se sumaron la inseguridad, los contagiados y la circulación comunitaria. Salvamos a la salud pública que responde. En cambio, reclamamos una vez más a las autoridades competentes que actúen por el deterioro de la salud debido al humo, que busquen los medios más urgentes para apaciguarlo y se castigue a los culpables de semejantes hechos. Recordemos que aún desconocemos las causas y los autores. La impotencia se observa en todos los ciudadanos que han llegado al hartazgo y estimamos a esta situación gravísima. Lamentablemente, se advierte una “ciudad de pobres corazones”. Rosario transformada. Rosario, ciudad sufriente. Rosario, diciendo basta.

Mabel Martínez

DNI 6.651.995

A las autoridades de la EPE

Actualmente, la EPE no atiende en las oficinas de distritos municipales y la atención en calle Mitre de deudas anteriores es muy lenta, con largas esperas en la calle y colas de una cuadra. Sugiero que como se obtienen las facturas por vencer por internet se puedan obtener también deudas anteriores vencidas y acordar cuotas y planes de pago y poder imprimir los vencimientos, esto es al sólo efecto de que quienes pueden pagar lo hagan. Esa larga cola de la que hablé da fe de la intención expresada, la empresa provincial necesita cobrar y hay muchos clientes que quieren pagar y no pueden.

Jorge Pedro Bocchio

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario