Cartas de lectores

Rosario, una ciudad fantasma

La plaza ubicada en el predio del Ministerio Público de la Acusación, Virasoro y Sarmiento, hace seis semanas que los cestos de basura no se vacían, restos de comida esparcidos por el pasto, bolsas, cartones.

Martes 02 de Junio de 2020

La plaza ubicada en el predio del Ministerio Público de la Acusación, Virasoro y Sarmiento, hace seis semanas que los cestos de basura no se vacían, restos de comida esparcidos por el pasto, bolsas, cartones. Propicio para atraer a la superpoblación de ratas que caracteriza a Rosario. Los muchos reclamos al 147 fueron desoídos. En Virasoro entre Mitre y Sarmiento de la misma mano del MPA, hay un profundísimo hueco solamente señalizado con una cinta de plástico, quien caiga en él o muere o queda mutilado. También hice las denuncias pertinentes. En calle Corrientes y Rueda, en el barrio La Lata, sacaron un contenedor lo cual hace que la acostumbrada basura que desborda se multiplique, ya que no han repuesto el contenedor. Y ningún contenedor, dicho sea de paso, ha sido lavado como aseguraron que iban a hacer. Constante invasión de mosquitos, hace como mínimo cuatro años que en Rosario no se fumiga. Esto debe llevarse a cabo en invierno para matar las larvas y evitar la proliferación del insecto. Yuyales existentes fomentan la proliferación del mosquito que promueve el dengue. Rosario tiene muchísimos casos de esta enfermedad. Basura amontonada por cuanto lugar uno circule, ramas caídas de hace meses, semáforos que no funcionan, calles sin barrer, bicisendas intransitables. Y el creciente peligro, que ya ha causado muertes, de cadetes que circulan de contramano, sin luces, que utilizan la vereda a toda velocidad sin tener en cuenta a nadie. Lo antedicho es recurrente desde hace años, no puede incurrirse en el facilismo de culpar al coronavirus por este constante y creciente desgobierno. Vale la pena remarcar que casi todos los miembros del Concejo de Rosario han estado en sus puestos desde hace muchísimo tiempo.

Myriam Koldorff

Carta abierta al intendente

Señor intendente, usted mejor que nadie conoce que el Imusa no puede ser guardería porque su infraestructura no se corresponde con ninguna de las dos ordenanzas municipales que reglamentan las condiciones edilicias que debe tener. Por lo demás, y esta es la razón primordial y básica, el respeto por los derechos del animal hace inviable que los perros permanezcan presos, privándolos de su hábitat y condenándolos a los traumas físicos, psíquicos y sociales originados por el encierro. Considerando la dolorosa situación económica y social del país y de la ciudad donde existen familias que aman y que cuidan a sus animales, pero no pueden recurrir a los servicios privados de salud, se hace necesario convertir al Instituto Municipal de Salud Animal en un efector primario de salud, como ya lo determina la sigla con la que se denomina a la repartición municipal. Doctor Javkin, usted pertenece a una generación de jóvenes políticos que no se aferran a paradigmas arcaicos, ineficientes e inoperantes. Los habitantes de Rosario piden la urgente transformación y que el cambio de estructura se convierta en una realidad. No admiten las prisiones para animales domesticados hace 18.000 años, y requieren a raíz de la vulnerabilidad crítica que padecen, la reconversión imprescindible del Imusa.

Felisa Aurascoff

Los abuelos y los nietos

No quiero promocionarme como un abuelo ejemplar, pero sí quiero promover una buena acción que practico todos los días, que está al alcance de todos y redunda en un placer incomparable. Se trata de sentarme todos los días con mi nieto, de 5 años, a contarle historias de la vida de Jesús. Obviamente, las historias son relatadas con mucho dinamismo y entusiasmo, ambientando al niño en la época del nacimiento de Cristo, en el sufrimiento y la esperanza del pueblo judío, y en el poderío y el dominio del imperio romano. Se le puede agregar un pequeño ingrediente: hablarles de la mitología griega y romana, y enseñarles a diferenciarlas del cristianismo. Es muy conveniente hacer hincapié en los personajes de los relatos evangélicos, especialmente en los detalles que caracterizan a Jesucristo y sus acciones. Como los abuelos del futuro, serán cada vez más jóvenes, les aconsejo que lean el Nuevo Testamento, para que instruyan, aconsejen y dirijan la vida de sus nietos por el buen camino, en un mundo que torna a convertirse cada vez más violento y conflictivo.

Daniel Chavez

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario