Cartas de lectores

Retenciones negativas

Sábado 07 de Diciembre de 2019

En estos días previos al cambio del gobierno nacional, comienzan a tratarse las posibles retenciones a la exportación de productos agropecuarios y agroindustriales. Es verdad que en la actual situación económica del país, el nuevo gobierno necesita de recursos genuinos para afrontar vencimientos de créditos y gastos corrientes. También es verdad la opinión de muchos economistas y tributaristas serios, quienes sostienen que los impuestos a las exportaciones influyen negativamente en el nivel de actividad, sobre todo en el rubro agropecuario, que produce el mayor y genuino ingreso de divisas al país. Es llamativo que los funcionarios de los últimos gobiernos, en el área de economía, no hayan logrado reemplazar el ingreso por retenciones con un tributo eficaz y menos distorsivo, como por ejemplo el impuesto a las ganancias. Y digo distorsivo, porque las retenciones fijas afectan más a productores chicos, menos productivas y con mayor costo de fletes hacia los puertos de embarque. Me animo a opinar desde un punto de vista práctico y desde el sentido común, en la presente campaña agrícola se estima una producción de granos cercana a las 140 millones de toneladas. El próximo gobierno tendría que sentarse con la dirigencia del agro y preguntar qué necesitan para llegar a 170/180 millones en la próxima campaña 2020/2021, que es posible y muy probable. La respuesta del campo es: "necesitamos una situación crediticia accesible para los insumos básicos (semillas, combustible, agroquímicos, maquinarias), y nuestro compromiso de liquidar nuestro stock una vez realizada la cosecha. Argentina está en condiciones de duplicar la producción de granos y carnes para el mundo en un plazo no mayor a 10 años, teniendo una mirada de mediano plazo. ¿Tan difícil es? ¿Tan difícil les resulta a los economistas de turno, que en su mayoría tienen posgrados en las principales universidades del mundo, analizar que la mayor producción, la mayor ganancia de los productores, le reportarán mayores entradas al fisco? Claro, se me escapa un detalle, no siempre la política tiene la mirada desde lo práctico y el sentido común.

El Papa y el instituto Próvolo

En agosto de 2018 el Papa envió una carta abierta al "Pueblo de Dios" en donde admitía que el dolor de las víctimas durante mucho tiempo "fue ignorado, callado o silenciado" por la misma Iglesia que él preside hoy. Esa durísima autocrítica no parece haber derivado en cambios. Esa firmeza expresada debería castigar estos delitos, sin esperar condenas firmes cuando hay evidencias muy grandes que así lo demuestren. No es cuestión de pedir perdón y seguir apañando a los abusadores. Sólo con un grotesco podría satirizarse esa actitud de no tomar acciones en contra de los curas del Instituto Próvolo, condenados a 42 y 45 años de prisión por la Justicia, hasta tanto no queden firmes sus condenas porque podría dejar expuesta la inmensa red de encubrimiento que desde el Estado Papal se viene gestando desde hace rato. Es obvio que Francisco lo sabe, pero parece no estar convencido de la veracidad de esas denuncias recibidas en 2014 (un año después de ser ungido Papa), pues sólo tomará medidas cuando esas condenas queden firmes (¿y seguirá concediendo "traslados", muy probablemente a los curas pedófilos?) Si así fuere, "marchen, entonces dos rosarios para Corbacho y Corradi.

La importancia de la letra cursiva

Algo de razón tenía cuando afirmaba que la escritura manuscrita con letra cursiva actuaría como un estímulo cerebral cognitivo, a diferencia de escribir en un teclado apretando una tecla. Y que escribir en forma prolija y legible activa áreas de la corteza cerebral relacionadas con las funciones cognitivas, de la memoria y de la motricidad fina. En una publicación científica de la Universidad de Indiana han registrado, mediante técnicas de imágenes como la resonancia magnética, la activación de circuitos neurológicos cerebrales que avalan el efecto de escribir con letra cursiva manuscrita. Cuando estoy "alterado" escribir, en forma manuscrita con letra cursiva, genera en mi persona un disfrute cognitivo y estético que recomiendo imitar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario