Carta de lectores

Resiliencia

Domingo 01 de Noviembre de 2020

Término de origen latino que expresa

Término de origen latino que expresa una intención: volver a empezar luego de haber perdido pie. Significa no detenerse por haber tenido una caída y reiniciar la marcha o el ascenso. Una actitud moral. Sísifo y la roca. Una realidad, la posibilidad incuestionable de alcanzar el objetivo original. No se debe tolerar que el primer fracaso sea invalidante. La reincidencia, esa segunda oportunidad, se convierte entonces en el nuevo y único punto de partida. Una fuerza de inmateria, apuntalando una corona a punto de abdicar. Y el regocijo de que en la nueva pugna se haya ganado una presea. La pregunta: ¿sólo se trataba de insistir? Mucho más que eso: resiliencia es un poder originado desde un movimiento de la voluntad capaz de generar la obligación de dar el salto. Objetivo que al no ser alcanzado en un primer intento, queda en suspenso, sin todavía haber sido desestimado. No hay nada abstracto en el gesto. Es la sustancia guerrera y combativa que ha identificado un cerrojo que se puede traspasar. Se trata de reunir y confiar en las propias condiciones para afrontar el desafío y oponerse. Y luego poder aguardar los resultados. El acto convoca a la memoria selectiva que nos permite olvidar o recordar y continuar sin dejar huellas de las que arrepentirse. El ser no es invulnerable a la adversidad. La padece, pero hay en su espíritu una herencia homérica y bíblica suficiente para permitirle recuperarse, si es que por esa cualidad fueron educados sus genes. Los elementos que constituyen una personalidad necesitan ser bien conocidos para ser respetados. Eso nos enseña la diferencia temperamental que es norma en familias con numerosos hijos, cada uno de los cuales difiere de sus hermanos en aspectos variables que con el tiempo permiten intuir cuál ha de ser su comportamiento en el devenir. Resulta posible prever evoluciones y también equivocarse notoriamente con las predicciones. Porque el carácter, la naturaleza, son maleables, algunos arquetípicos, otros indefinibles, versátiles, indecisos. En una familia es un descubrimiento poder ir definiendo las personalidades para incorporarles la cuota de amor y comprensión que sus aptitudes permiten estimar como un visaje, un anuncio, actitudes y reacciones, sin tratar de corregirlos. Atención, porque alguien sabio dijo: ¡déjalos ser! Y mucho mejor todavía, estimar esas condiciones para apoyarlas como punto de partida para sostener la armonía de ese constructoesferoidal de definición controvertida que es la familia. La familia es indispensable. Cada ser es esencial.

Emir Alvarez Gardiol

Presidente Claustro Académico

Academia Ciencias Médicas Santa Fe

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario