Cartas de lectores

Reparando olvidos

Cada vez que nombro a personas merecedoras de reconocimiento por su valiosa participación en diferentes disciplinas

Sábado 31 de Marzo de 2018

Cada vez que nombro a personas merecedoras de reconocimiento por su valiosa participación en diferentes disciplinas, generalmente por desconocimiento o falta de memoria, cometo la injusticia de no mencionar a una o más personalidades distinguidas. Así me sucedió en la carta titulada: "Historia que nos enorgullece", que La Capital me publicó el lunes 26 de marzo. Por eso esa misma mañana desde Venado Tuerto, la señora María Luisa que leyó la nota, me llamó para hacerme notar que no había hecho mención de dos prestigiosos profesionales de quienes debo confesar, yo no tenía conocimiento. Se refería al doctor José María Manuel Fernández, que si bien nació en Tucumán en 1902, se radicó en Rosario donde desarrolló una labor de investigación sobre la lepra, cuya excelencia lo calificó en los círculos médicos internacionales. No alcanzarían los límites de esta carta para citar el extenso currículum de este médico que tras dejar una valiosa bibliografía, como asimismo una impronta profesional, docente y humana imborrable en los hospitales Centenario, Carrasco, Italiano y en la Facultad de Medicina, falleció a principios de los años 60. La señora María Luisa también me ilustró acerca del doctor Juan T. Lewis, un fisiólogo notable, autor del libro "Fisiología humana", que escribió junto a los premios Nobel Bernardo Houssay y Luis Federico Leloir, además de otros notorios colaboradores como los doctores Oscar Orías, Eduardo Braun Menéndez, Enrique Hug y Virgilio G. Foglia. En mi carta anterior manifesté que muchos hospitales llevan el nombre de médicos famosos; pero omití mencionar a los doctores José María Ramos Mejía, fundador del Círculo Médico Argentino; Horacio G. Piñero, psiquíatra de fama internacional; Pedro de Elizalde, creador de la Escuela de Enfermeras; Braulio Aurelio Moyano, neuropatólogo y neuroanatomista; José Tiburcio Borda, psiquíatra; Ignacio Pirovano, quien realizó la primera laparotomía en Argentina; Teodoro Alvarez, decano en la cirugía nacional; José María Penna, gran médico sanitarista; Carlos Bonorino Udaondo, impulsor y director del hospital que lleva su nombre; Abel Zubizarreta, pediatra e incansable batallador contra la tuberculosis; Julio Méndez, profesor honorario en la Universidad del Litoral, y Carolina Tobar García, primera médica forense en nuestro país, maestra y psiquíatra infantil. Para finalizar quiero citar al profesor Juan Pablo Lewis, (Rosario 1937-2012), que aunque no fue doctor en medicina, prestigió a nuestra ciudad con su vasta investigación sobre fisiología vegetal, y el estudio de los pastizales y bosques del Chaco, Santa Fe y La Pampa.

Edgardo Urraco


Con todo respeto, señor presidente

Señor presidente, lo voté como miles de argentinos que creemos en usted, pero por favor no haga como Poncio Pilatos. Nosotros lo votamos a usted, y sus diputados deben defender la plataforma que levantó como bandera y que muchos confiamos que no la tire al suelo, por presiones o por conveniencia política. Me tomé el atrevimiento de extraer dos párrafos que cuando los leí hicieron que mi voto fuera sin dudarlo para usted. "Creemos en el estricto cumplimiento de la Constitución nacional, que fija las reglas de la convivencia argentina". "Las políticas de niñez buscarán extender la oferta de centros de cuidado de calidad para un pleno desarrollo de niños y niñas de 0 a 3 años, contemplando especialmente hijos e hijas de las familias en condiciones de pobreza y/o vulnerabilidad. Los centros de primera infancia focalizarán su esfuerzo en los hogares más desfavorecidos, acompañando las transferencias con trabajadores sociales de referencia". Señor presidente, la Constitución deja claro el cuidado de la persona desde el momento de la concepción. Y usted también deja claro que cuidará a los niños desde el día 0 a 3 años, y el día cero para nuestra Constitución es a partir del día de la concepción. Sus diputados deberían votar según su plataforma, que fue la que nosotros como ciudadanos votamos, y si no fuera así señor presidente sus diputados, a mí como a miles de votantes, no nos representan. Impóngase señor, necesitamos a un presidente firme y no necesitamos a un Poncio Pilatos. Con todo respeto lo saludo.

Carolina Cafferata

DNI 14.758.353


Los médicos en pie de guerra

Así titula La Capital del 24 de marzo con grandes caracteres las cuatro columnas que le dedica a la queja que expone el gremio médico a raíz de la entrada en vigencia de la ley provincial 13.731, prohibiendo el cobro de plus médico a pacientes de obras sociales y prepagas, e imponiendo fuertes sanciones económicas a los infractores. La entidad gremial se queja acerca de lo mal pagos que se hallan los profesionales que han decidido aceptar libremente captar pacientes de los mencionados sistemas de salud, justificando así el cobro de plus. Creo firmemente que la salud, en todos sus aspectos, no puede estar sólo en mano de empresas con fines de lucro, sean laboratorios medicinales, prepagas o sanatoriales. La pugna entre los actores del sistema de salud actual no puede dejar en el medio a los ciudadanos-pacientes. La salud es un bien social, tanto las prestaciones médicas como los medicamentos, así como la vivienda y la educación. Es cierto que en este caso, el Estado ha intervenido en un aspecto parcial sobre el plus médico, sin tocar los otros aspectos. Felicito a los médicos que luego de décadas de cobrar plus (generalmente en negro) enfrentan el problema, decidiendo con valentía y honestidad estar mal pagos en un sistema desequilibrado o atender a sus pacientes como "privados", extendiendo el recibo correspondiente. Así se blanqueará una situación no ética e ilegítima que afecta al paciente, quien de otra manera resulta decepcionado de su obra social o su prepaga y del profesional.

DNI 5.936.118


El peronismo en San Luis

En San Luis se reunió un grupo de peronistas, algunos impresentables y con varias denuncias a cuestas por corrupción. De la reunión podemos sacar dos conclusiones peligrosas y nefastas. Una, las palabras de Agustín Rossi, que con un cinismo perverso dijo: "Llegar al 2019 para recuperar el gobierno (o sea, volver a armar la banda a la cual él perteneció)". Esa banda saqueó el país, con millonarias sumas de dinero en rutas sin hacer, destrucción de la educación, aumento del narcotráfico y delincuencia, muerte de niños de hambre mientras se contaban dólares en "la Rosadita", entre otros escándalos. Parece que añoran los doce años más corruptos de la historia. La segunda conclusión, nefasta, repudiable bajo todo punto de vista, fue el apoyo a Hugo Moyano, una actitud antidemocrática y una abierta declaración contra la Justicia, y un apoyo total a la corrupción, al lavado de dinero, al fraude, a la mafia, todos estos delitos que fueron denunciados y que la Justicia está investigando. La reunión fue una vergüenza nacional. Afortunadamente, los verdaderos peronistas no fueron a San Luis porque se hubiesen quemado para siempre.

DNI 6.347.664

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario