Cartas de lectores

Renzi intenta impedir una alianza con el antisistema Movimiento 5 Estrellas

Sectores del oficialismo de centroizquierda podrían dar apoyo externo al candidato populista para que pueda formar gobierno

Miércoles 07 de Marzo de 2018

La crisis del oficialismo italiano, que es el gran derrotado en las elecciones del domingo pero puede ser determinante para la formación de un nuevo gobierno, quedó expuesta ayer cuando sectores del Partido Democrático (PD) afirmaron ayer que podrían dar un "apoyo externo" al Movimiento Cinco Estrellas (M5E), en disidencia con la postura oficial del partido gobernante. El diputado oficialista Francesco Boccia, que pertenece a la línea interna del gobernador de Puglia, Michele Emiliano, aseguró ayer que si el presidente de Italia, Sergio Mattarella, solicitase a Luigi Di Maio (principal candidato del M5E) formar nuevo gobierno, "debería haber un apoyo externo para hacer nacer ese Ejecutivo". De este modo, Boccia se desmarcó de la línea oficial que anunció el lunes el secretario general del PD, Matteo Renzi, de no formar gobierno con el M5E ni la Liga Norte, y pasar a ser "una oposición responsable". Pero Boccia agregó, en sus declaraciones al canal de noticias RaiNews, que si el encargo de formar gobierno recayera en el líder de la xenófoba Liga Norte, Matteo Salvini, "la respuesta del PD sería un no seco".

Renzi, secretario general de la formación de centroizquierda, anunció el lunes además que renunciará a la jefatura partidaria cuando termine el proceso de formación de gobierno, en una conferencia de prensa que Boccia definió como "dramática y un poco desesperada". El PD obtuvo menos del 19 por ciento de los votos, su peor resultado histórico, en los comicios generales del domingo, que dieron la victoria al antisistema y euroescéptico Movimiento Cinco Estrellas (M5S) (32 por ciento) y a la alianza de centroderecha del ex primer ministro Silvio Berlusconi (37 por ciento), con la ultraderechista Liga (17 por ciento) como el partido más votado dentro de esa alianza.

La postura de acercamiento o no al M5E promete ser uno de los ejes centrales para el PD en los próximos días, al punto de que ayer Renzi debió remarcar su postura a través de su facebook. "Perdimos, renuncio y ¿todavía me atacan? El que quiera un gobierno con el M5E o con la derecha, que lo plantee en la dirección del partido", desafió el ex premier. "Que ellos hagan su propio gobierno, si lo logran. Para mi el PD debe estar donde lo han puesto los ciudadanos: en la oposición"; confirmó. Sin embargo, según el diario La Stampa, algunos exponentes del oficialismo como el premier Paolo Gentiloni o el ministro de Bienes Culturales Dario Franceschini juzgaron apresuradas las declaraciones de Renzi y se inclinan más por una posición de ayuda a Mattarella para que se pueda formar un gobierno.

Sin mayoría propia

Con el escrutinio finalizado y la ratificación de que ninguna fuerza alcanzó una mayoría propia, la formación de un gobierno dependerá de por lo menos una alianza entre partidos. La coalición de centroderecha que ganó las elecciones se alzó con 260 diputados y 135 senadores, aún lejos de los mínimos de mayoría de 315 y 161 en las cámaras. El Cinco Estrellas, en tanto, llegó a 221 y 112, mientras que la centroizquierda obtuvo 112 diputados y 57 senadores.

Mientras tanto, el M5E comenzó ayer a despejar las dudas que podía llegar a haber desde el mundo empresario sobre un eventual gobierno de Luigi Di Maio, que durante la campaña adelantó que su ministro de Economía, autodefinido como un "keynesiano herético", pondrá "fin a la austeridad".

Primero fue Vicenzo Boccia, presidente de la Confindustria, la unión industrial italiana, que en un evento en Génova planteó el M5E "es un partido democrático y no nos da miedo". Minutos después fue el titular del grupo Fca —que es dueño de las principales empresas automotrices—, Sergio Marchionne, quien mientras presentaba en Ginebra el nuevo modelo de Ferrari, planteó que "Salvini y Di Maio no dan miedo. No tenemos miedo, hemos pasado lo peor".

Es en ese marco que comenzaron a aparecer lentamente las críticas hacia Renzi por su renuncia Para el ministro de Justicia, Andrea Orlando, se esperaba algo más de "un secretario que fue elegido con el 70 por ciento en la interna del 30 de abril pasado y que prácticamente ha decidido en solitario la línea, los organigramas y las candidaturas en estas elecciones". El vocero en el Senado del PD, Luigi Zanda, recordó que los anteriores secretarios Pierluigi Bersani y Walter Veltroni "presentaron su renuncia un minuto después" de sus derrotas.

Apenas horas después del alejamiento de Renzi, fue la gobernadora de la región Friuli Venezia Giulia, Debora Serracchiani, quien dejó la secretaría nacional del PD tras considerar que el resultado de domingo, el peor desde la fundación de la fuerza, "fue una lección durísima" que mostró que "el partido ya no puede responder a las necesidades de millones de personas".

Horas antes, el ministro de Desarrollo Económico Carlo Calenda, un ex renziano, anunció por twitter su afiliación al PD para disputar la jefatura partidaria. "Gracias Carlo", lo animó rápidamente el premier Paolo Gentiloni, en lo que se leyó como un apoyo a su eventual precandidatura para el Congreso que, una vez que termine el proceso de formación de gobierno, comience a elegir al sucesor de Renzi.

Mientras tanto, casi dos días después del cierre de los locales electorales sigue sin finalizar el recuento de los votos y anunciarse los resultados definitivos. Ayer seguía pendiente el escrutinio de los votos en 27 distritos electorales para la Cámara de Diputados y en 26 distritos para el Senado. También se retrasa el recuento de los votos de los italianos en el extranjero y el Ministerio del Interior no ha dicho cuándo podría haber resultados definitivos.

Tras el escrutinio. El líder de la xenófoba Liga Norte, Matteo Salvini, se presenta ante la prensa en Milán

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});