Cartas de lectores

Relatos de poderes

La Iglesia no puede con sus ansias de poder, económico y moral. Cambian las formas, pero lo esencial permanece y no es tan invisible a los ojos.

Lunes 11 de Junio de 2018

La Iglesia no puede con sus ansias de poder, económico y moral. Cambian las formas, pero lo esencial permanece y no es tan invisible a los ojos. Desde la época de los hijos de Constantino, al iniciarse la suspensión de los cultos paganos, arrancó la transferencia de sus bienes a los cristianos. Toda su historia está atravesada por las mismas depredaciones a las que los señores feudales sometían a sus pueblos. Exigían diezmos y tributos, competían para ocupar la cabecera de los enfermos que eran potenciales donantes. Ya en el 376 Valentiniano I prohibió a los clérigos y monjas visitar casas de personas próximas a morir, viudas y huérfanos. Los monjes hacían méritos para ellos y su salvación orando. Estos méritos se extendían con promesa de liberación de los pecados a quienes aportaban tierras, bienes y trabajo. Ya enseñaba Santo Tomás que el esclavo estaba temporalmente sometido al amo, pero que su espíritu era libre. Carlomagno en el 811 D.C. solicitaba al clero "que nos expliquen lo que entienden por renunciar al mundo y en qué puede distinguirse a los que lo dejan de los que siguen en él. En el año 2018 seguimos sin entender la diferencia. Siempre han vivido a la sombra de los Estados que les permiten usurpar económica y moralmente a los pueblos. El Congreso de la Nación Argentina les habilitó en el año 2016 un presupuesto de ciento treinta y cuatro millones de pesos. Sostenemos sueldos de ciento treinta y dos obispos y arzobispos, quinientos sesenta y ocho sacerdotes y mil ciento veinte seminaristas. Subsidios especiales a sacerdotes que se encuentran en zonas de frontera o muy desfavorecidas. A estos números hay que sumarle reparaciones de iglesias, subsidios para escuelas religiosas, exenciones impositivas y otros tantos, digamos a su favor, que siempre tienen a mano una bendición para los pobres. ¿Puede un Estado moderno someter a los ciudadanos que no profesan la religión católica a que parte de sus impuestos la mantenga? ¿Puede un Estado que clama a los cuatro vientos su falta de recursos repartirlos de esta manera? ¿Puede un Estado, en una celebración comunitaria, de todos los argentinos, como el 25 de Mayo, avalar que se haya usado el Tedeum para hacer causa contra el aborto? Siempre se han sentido poseedores de la verdad, haciendo de la experiencia espiritual un conjunto de dogmas adversos a las expresiones culturales y a la libertad de pensamiento. Y dogmas que son demasiado caros.
Beatriz Teresa Salto


Gestanticidio, el cruel y mal llamado aborto

Estimado presidente Mauricio: tengo el gran placer de escribirte esta carta, deseando que nos vaya bien a todos con tu gestión, con la ayuda de tus colaboradores y con la buena voluntad y esfuerzo de todos los argentinos. Vivo en Rosario y con mi esposa Emilia formamos con no pocos esfuerzos, una linda familia que hoy disfrutamos de seis hijos (uno de ellos inválido, ya fallecido) y además tenemos el regalo de seis hermosos nietos. El motivo de este "alerta" es por el absurdo debate legislativo en estos días en el Congreso de la Nación sobre el crimen del gestanticidio. El aborto natural es el desprendimiento, la pérdida, la interrupción espontánea de un fruto, una falla del organismo biológico gestante. El aborto terapéutico, por su parte, implica la intervención humana: deliberada, consciente, intencional. Difiere esencialmente de la pérdida natural del fruto (P. Mariano Zakowicz SVD) Todo lo que se diga o haga en contra de estos niños en gestación, en su etapa de vida más vulnerable, es un delito de lesa humanidad, un insulto a Dios y a nuestra propia naturaleza humana; y debe ser penado como establece la ley vigente. Ahora bien, el tema fundamental a tratar sería la vida o la muerte de los niños no deseados o no esperados. ¡Cuántas cosas, en nuestra preciosa vida no las deseamos y no las esperamos, y sin embargo, con amor y valentía las resolvemos! Y, si no las solucionamos, nos queda el sabor dulce de haberlo intentado. En mi opinión, lo que hay que debatir es cuánta penalidad y castigo les corresponde a aquellos que alienten matar o ejecuten a estos angelitos. Sean ideólogos, personas influyentes o comunes, políticos, periodistas, etcétera. Y también a la mamá con algunos atenuantes. Y un duro castigo a los sicarios encargados de esta masacre de bebés, ya sean curanderas, practicantes o profesionales. Por lo tanto, es imprescindible que se efectivicen condenas ejemplificadoras, legales y seguras para estas personas. Una medida de precaución y prevención de este flagelo sería construir ámbitos especiales para albergar y contener a la mamá y al niño por nacer que estuviera en riesgo de no poder llevar adelante el embarazo y, con más razón, si el mismo viniera con complicaciones. Estos espacios materno-infantiles, deberían funcionar a lo largo y a lo ancho de todo el país. Y tendría que haber un compromiso conjunto del Estado, provincias y municipios y de la comunidad toda, que seguramente, como siempre fue, apoyará esta sublime iniciativa. Como hay en casi todo nuestro territorio nacional lugares adecuados para contener, corregir y ayudar a personas con problemas de adicciones, enfermos mentales o discapacitados. Y por último, este nefasto y delicado tema no va a causar, como se dice ahora una grieta, sino un abismo entre los que defendemos la vida de la mamá y del niño desde su concepción, y una minoría de mujeres que pretenden, a los gritos, que estas criaturas no vean jamás la luz del sol. Te deseo lo mejor en esta difícil y dura tarea que elegiste de gobernar este país que tanto queremos. Que Dios te bendiga a vos y a tu familia, a los que te quieren y a los que no te quieren.
Oscar R. Galván
DNI: 6.035.107


No queda nada más que inventar

Parece mentira, pero los argentinos no podemos salir de este atolladero de pensar todos juntos en un proyecto de Nación que conforme a una gran mayoría. En los comienzos de agosto, Dios mediante, cumpliré 71 años, y he visto pasar todos los regímenes civiles y militares, con todos sus hallazgos y miserias que fueron hilvanando la sociedad que hoy tenemos. Creo que ya no hay más nada que inventar porque la Argentina no ha podido despegar hacia un destino de grandeza. No sé si aquí son muchos más los malos e indecentes, que los buenos y honrados, pero ciertamente por lo que se vislumbra o por ciertos indicios, estimo que los buenos hemos sido derrotados ya de un modo definitivo. También suelo reflexionar, y no es disparatado apuntarlo, que llevamos esa derrota a partir de nuestros genes, provenientes en su gran medida de dos penínsulas europeas. Si nos fijamos lo que está ocurriendo en Italia y España por estas horas, creo que es como mirarnos en nuestro propio espejo.
Felipe Demauro


Hagamos un paro cívico el 9 de Julio

Aumentaron nuevamente las naftas, eso significa que va a aumentar todo otra vez. ¿No están hartos de todo esto? ¿Hasta cuando? Propongo hacer el 9 de Julio un paro cívico, sin sindicalistas ni banderas políticas, sin violencia ni marchas, sin cortar ninguna calle, en paz como gente de bien. Hablar con empresarios, comerciantes, cuentapropistas, transportistas y parar el pais hasta que se dejen de joder con los aumentos. Es nuestro derecho de ciudadanos, es nuestro pais, son nuestros chicos y abuelos, somos todos nosotros. ¿O queremos seguir pagando la joda de esta gente? La vida se nos pasa. No es una rebelión ni nada que se le parezca, es nuestro derecho constitucional de la protesta. Hagamos algo.
Raúl Giustetto
DNI: 13.502.908


Contra el Festival de Yulin en China

Por estos días un grito desgarrador sacude al mundo. Es un alarido humano contra la tortura más atroz e indescriptible que puedan padecer seres que sienten y sufren en manos del hombre. El verano es el reino del sol, la estación de la armonía,la paz y el encuentro. En Yulin, China festejan su llegada provocando el dolor más intenso y cruento a decenas de miles de perros y gatos, que son cocidos vivos o sopleteados en las zonas más sensibles de su cuerpo antes de recibir el abrazo solidario de la muerte. Cuando quemar al indefenso produce un enorme placer, cuando millones de niños son amamantados desde su tierna infancia en la insensibilidad hacia el dolor de los vulnerables y en la condescendencia social respecto al sadismo explícito, el mundo entero parece un lugar inhóspito donde subsistir. El gigante asiático no tiene ninguna legislación que proteja los derechos de los animales. A pesar de su condición como una de las potencias más significativas e importantes a nivel mundial, ese desarrollo no se corresponde con una evolución ética paralela que supere el bárbaro primitivismo con que descarga su irracionalidad contra las criaturas no humanas. El antropocentrismo muestra en estas conductas su verdadero rostro. El hombre que se cree a sí mismo superior puede no sólo disponer a su antojo y discreción de la vida de los animales sino que también tiene todo el poder y la capacidad para infligir dolor y tortura a los habitantes no humanos del planeta. Ese infierno padecido por los indefensos alimenta el ego e incrementa el placer del supuesto amo de la Tierra. Los que aún amamos y respetamos la existencia de todas las criaturas vivientes, nos unimos en un clamor unívoco y convocante por la abolición definitiva de Yulin.
Felisa Aurascoff
DNI 6433038
Asociación Animalista Mahatma Gandhi


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario