Cartas de lectores

Reforma constitucional (II)

Respondiendo a la interesante carta publicada el 24 de agosto pasado por el lector Alejo Vercesi, me complace compartir sus opiniones respecto de la necesidad imperiosa de reformar la Constitución de Santa Fe de 1962.

Martes 28 de Agosto de 2018

Respondiendo a la interesante carta publicada el 24 de agosto pasado por el lector Alejo Vercesi, me complace compartir sus opiniones respecto de la necesidad imperiosa de reformar la Constitución de Santa Fe de 1962. Comparto plenamente la crítica al sistema de distribución de diputados que marca la Constitución vigente en el artículo 32 adjudicando 28 diputados al partido que obtiene el mayor número de votos y 22 a la minoría, y también comparto la observación sobre la necesaria reforma del artículo 3 que determina que la religión de la provincia es la católica apostólica romana. He explicado sobre este punto que se ha seguido una tradición que se inicia con el Estatuto de López pero que hoy no puede permitirse una disposición semejante y que, así como hubo avances significativos sobre el tema sin objeción alguna por parte de la Iglesia Católica en la reforma de la Constitución nacional de 1994, la inconveniencia de mantener dicha disposición quedó reflejada claramente en algunas decisiones de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, vinculadas precisamente con la punición a un médico de un hospital provincial por no haber denunciado una muerte consecuencia de una aborto clandestino. No son estos los únicos puntos que considero justifican la necesidad de la reforma, he señalado 14 y para el conocimiento del lector dejo mi correo con todo gusto para enviarle un trabajo más completo que hice sobre el tema y sobre el que expuse recientemente en la Sociedad Rural de Santa Fe, y envié al gobierno de la provincia.

Dr. Iván José María Cullen
Presidente del Círculo de Convencionales Constituyentes de la República Argentina
Profesor Honorario UNR
icullen@estudiocullen.com.ar


Queja contra una obra social

Hace 10 días me dirigí a la sede de mi obra social (Ospac) para realizar un trámite en el sector "Recepción de órdenes odontológicas". Retiré el ticket correspondiente a mi turno, 12.40 horas. Ya pasadas las 13, cuando estaban cerrando y no haber llamado a nadie desde que había llegado, fui a la oficina en cuestión, y empleados de una oficina contigua me dijeron que me dirija a "Mot 18", allí una empleada me comentó que la encargada del sector de odontología estaba con licencia por maternidad y se retiraba a las 13. Le comenté que había llegado a las 12.40 y ya no había nadie, tomó mis datos para solucionar el trámite original y quedó en que personas del sector se iban a contactar conmigo (cosa que nunca pasó). Apoyo totalmente las licencias, pero exijo atención adecuada y responsable por parte de la obra social, ya que no somos libres de optar por otra. Gracias.

Débora López


Elegiría a todos

Cuando por gracia o destino nos toca en suerte el enseñar algo, todas las preguntas posibles sobre ese tema puntual pasan inconscientemente por nuestra mente. ¿Cómo?, ¿cuándo?, ¿quién?, ¿qué?, ¿por qué? y el consabido ¿para qué? son los primeros en desfilar con fundamentos y moños vistosos y brillantes que argumentan una respuesta certera; pero el ¿cuál? nos puede pillar de sorpresa. ¿Cuál elegiría usted, profe? Es la peor pregunta que puede alguien hacernos, porque sabemos que optar ante un auditorio curioso siempre nos hace vulnerables y que nuestra elección, sea cual fuere, siempre va a herir a quien no se reconozca en ella. En ese momento, esos ¿cómo? ¿cuándo? ¿quién? ¿qué? ¿por qué? y ¿para qué? abandonan al tema del día y se roban nuestra respiración, y pulso. Muy pocos lo notarán, alguien clavará su vista en nuestros ojos a sabiendas de que no podremos mentirle y nuestro diplomático "elegiría a todos" resonará horrible y hueco entre las cuatro paredes de ese aula; pero entre risas o reproches burlones somos conscientes de que alguien leyó nuestra real respuesta. Tal vez sea imprescindible hoy que un "elegiría a todos" resuene fuerte en Argentina, para que, aunque piadosamente mentido, todos volvamos a sentir que somos parte vital de ella.

Karina Zerillo Cazzaro


Muchas gracias al personal del casino

El viernes 17 del corriente mes, dentro del Casino Citycenter, en un descuido perdí el monedero en el cual tenía dinero y mi documento nacional de identidad. Al hacer la denuncia, el personal de seguridad estuvo muy atento a mi urgencia. Después de tres días, el lunes feriado, me llegué al lugar y se dio lo que uno cree difícil en estos tiempos que se viven, estaba el monedero con el documento y el dinero. Mi agradecimiento a todo el personal del casino y de seguridad por su noble actitud.

DNI 4.578.273


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario