Cartas de lectores

Recuperar la cultura del ahorro

Sábado 23 de Junio de 2018

Haciendo memoria, navego en el tiempo y entonces me retrotraigo en el mismo,me detengo en los años 50. Me acuerdo que en las escuelas primarias de aquel entonces nos facilitaban un boletín. A este boletín les pegábamos unas estampillas que se vendían en las escuelas, las mismas costaban centavos. Pero lo bueno del caso, era que al completar ese boletín antes mencionado, nos abrían una caja de ahorros en la entidad que se llamaba Caja Nacional de Ahorros. De esa manera nos enseñaban lo que era el ahorro. Me acuerdo que al cumplir 13 años me empleé en una empresa y lo primero que hizo el gerente, como mi tutor, me abrió una libreta de ahorros. En la misma me depositaba todos los meses,un 15 por ciento de mis haberes mensuales. Yo recién pude retirar lo acumulado en esos depósitos al cumplir los 18 años; es decir, cuando para la ley ya era mayor de edad. Al ir entonces a retirar el saldo de esos depósitos, me encontré con un pequeño capital ahorrado. En honor a la verdad, me encontré con un gran capital, no sólo por el dinero ahí acumulado, sino en realidad fue encontrarme con un ejemplo de vida y de ahorro. Esta historia que cuento y que viví, perduró en mí de por vida. Hoy pareciera algo extraño contarla después de que pasaron algunos años, para ser precisos diría que serían 60 los años pasados. De manera que mi recuerdo de esos años 50 fue inolvidable y puedo decir que existió otra república. Esa lección de ahorrar, como bien digo, fue inolvidable. Lástima que como pasa siempre, en nuestro querido país lo bueno dura poco. Yo creo que sería muy interesante volver a recuperar esos ideales e inculcarlos a las nuevas generaciones. Si se pudo inculcar en esa época la cultura del ahorro, por qué no probar de nuevo. Por supuesto, no depende de nosotros solamente, sino de los gobiernos de turno que con su ejemplo lo demuestren, que comprendan que una de las materias que tienen pendiente para enseñar a desarrollarse como ciudadanos es simplemente ahorrando. Por ahora podríamos empezar con el ejemplo de ahorrar tiempo cuando vamos a hacer algún trámite en alguna repartición pública y que se pierde esperando ser atendido. Habría que mejorar esa atención.

Armando Torres Arrabal

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario