Cartas de lectores

Que sea por el reencuentro

En la inmensidad de los mares del sur, a más de 900 metros de profundidad, después de un año de infructuosas búsquedas, fue encontrado el ARA San Juan.

Lunes 26 de Noviembre de 2018

En la inmensidad de los mares del sur, a más de 900 metros de profundidad, después de un año de infructuosas búsquedas, fue encontrado el ARA San Juan. A pesar de haber contado con una conmovedora solidaridad internacional sin precedentes, la búsqueda fue infructuosa, por lo menos durante 367 días. Estaría bueno que este hito sirviera como punto de inflexión para cambiar el rumbo de muchas decisiones que solemos tomar, que nos llevan por el camino del desencuentro más que por el de la coincidencia. Sería deseable que un hecho, a esta altura casi milagroso, lo tomásemos como el punto de partida desde el cual revisar nuestras actitudes, las que nos cupieron ante la noticia cruda primero (cuando al submarino no se lo ubicaba luego de haber perdido el contacto con la tripulación), la ansiedad después, cuando la incertidumbre se apoderó de nuestras esperanzas destruyendo lo poco que quedaba de tranquilidad en nuestras almas. Esto produjo distintas reacciones desde la subjetividad. Hubo opiniones diferentes que se detectaron entre familiares y el círculo íntimo de los tripulantes. Sería deseable que con los datos aportados, y ahora las 67.000 fotos del Ocean Infinity se dejara en manos de la Justicia la dilucidación de los hechos. Es la jueza interviniente quien determinará al final de su investigación las razones y porqués de esta tragedia que nos enluta a todos. Pero hay un hecho que deberíamos rescatar y dimensionar por encima de la noticia tan esperada. El tema "ARA San Juan" nunca salió de la tapa de los diarios. Este solo hecho habla de cuán caro es a nuestros sentimientos todo aquello que nos aglutina alrededor del sentimiento de patria, que tiene que ver con el sentido de pertenencia de quienes nos sentimos hoy más argentinos que nunca.

Juan José de Guzmán


Basta de lenguaje inclusivo

El Instituto Cervantes calcula que hoy hablan español alrededor de 559 millones de personas. Lengua sólo superada por el chino mandarín (950 millones). Desde la época de la conquista española, los criollos usamos este idioma, al que se le han incorporado algunos "argentinismos", muchos de los cuales han sido aceptados por la Real Academia Española. En algunas regiones se usan palabras que son una mezcla del español con el guaraní o con el portugués, por citar solo dos ejemplos. En las cárceles tuvo su origen el lunfardo que se popularizó en los arrabales porteños y se difundió a través del tango. Y los niños jugaban hablando en jerigonza con el "hopolapa, ¿copomopo tepe vapa?". Pero en la comunicación formal, oral o escrita, los argentinos usamos el rico idioma nacional. Hoy, comunicadores, legisladores y hasta educadores están empleando otro lenguaje en jerigonza, que dan en llamar lenguaje inclusivo, como si el empleo de determinadas palabras pudiera modificar la conducta de las personas. El Concejo Municipal de Santa Fe se sumó a esta deformación de nuestro idioma nacional, redactando ordenanzas en jerigonza. El Concejo Municipal de la Ciudad de Santa Fe ya aprobó dos normas en modo lenguaje inclusivo. Para no discriminar a la Academia Porteña del Lunfardo, podrían también redactar ordenanzas que regulen el servicio de "bondis", y con un "agarrate Catalina que vamos a galopar", anunciar el aumento del pasaje del "bondi". Como diría Pepitito Marrone: "Pero cheeeeeeeeeeeeeee". Más bien parece una forma subliminal de naturalizar la enseñanza sexual inclusiva (ESI), para mermar el derecho de los padres en el ejercicio de la patria potestad. Es un derecho y una obligación de los padres educar a nuestros hijos según nuestros valores morales, culturales y religiosos; valores que nuestros hijos podrán ir modificando en su desarrollo. El Estado tiene la obligación de instruir a los niños y jóvenes en disciplinas (matemáticas, historia, geografía, entre otras) y reforzar los valores impartidos por cada familia, sin tergiversarlos.

Orlando Agustín Gauna
DNI 6.255.319


Resultados de una ideología

La ministra Patricia Bullrich señaló en un congreso las diferencias de implantación de los planes "Barrios Seguros" en las ciudades de Santa Fe y Rosario. Destacó cómo en la ciudad de Santa Fe su intendente aceptó esas pautas y se obtuvieron resultados notables, y cómo en contraposición la ideología progresista de la intendenta Mónica Fein atrasó dichos planes, con graves perjuicios para la población y paralelos beneficios para el narcotráfico. No vamos a entrar en una discusión teórica sobre ese informe: a los rosarinos nos basta ver cómo se han multiplicado los crímenes y los delitos en nuestra ciudad bajo la intendencia de Fein en estos dos últimos años, y cómo ha crecido el narcotráfico acá. Como dijo alguien muy famoso: "la única verdad es la realidad".

Roque A. Sanguinetti


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});