Cartas de lectores

Problemas sin soluciones

En una nota periodística leemos: "De la sequía a los excedentes hídricos". Surge nuevamente la preocupación sobre las consecuencias que acarrearán las lluvias en el territorio santafesino a partir de la red de canales de desagüe que laboriosamente excavan los cordobeses para sacarse de este modo los problemas de los excesos hídricos.

Martes 05 de Junio de 2018

En una nota periodística leemos: "De la sequía a los excedentes hídricos". Surge nuevamente la preocupación sobre las consecuencias que acarrearán las lluvias en el territorio santafesino a partir de la red de canales de desagüe que laboriosamente excavan los cordobeses para sacarse de este modo los problemas de los excesos hídricos. En la nota de referencia, solo se mencionan algunas situaciones puntuales como el peligro de inundaciones de algunas localidades santafesinas pero no se plantea la necesidad de resolver de forma integral la cuestión y el senador Enrico señala que desde Arias ya se ha realizado un canal inconsulto en un 85%. Y van.... Esto no tiene límites y no hay quién los determine. La provincia, es decir sus autoridades, no reaccionan. Se habla de comités de cuenca que se ocupan de resguardar intereses sectoriales, de sacarse el agua de encima, pero todas las propuestas terminan en el Amazonas santafesino; el Carcarañá. Con las grandes lluvias, el agua bajará cada vez más rápidamente desde Córdoba hacia los campos de la provincia de Santa Fe que esperan impasibles e indefensos. Y cuando llegue el momento, que inexorablemente llegará, los funcionarios se reunirán para hablar de canales y canaletas para desviar el agua hacia ¿dónde?: hacia el Carcarañá. Los que vivimos o somos aledaños al río no existimos, formamos parte de los daños colaterales. De soluciones integrales no hay quién se ocupe, todo es parche. Las soluciones definitivas no aportan votos a la hora de las elecciones porque la administración que las inicia no está segura de poder inaugurarlas y así es como vamos a un país cada vez más chiquito y con un futuro incierto. Se habla de trenes, de ferrocarriles para un mejor ingreso a los puertos, de canales, de desvíos, pero tendremos que soportar otra catástrofe hídrica para acordarnos de nuevo de los desastres que ocasiona en todo el suelo del sur santafesino y así volver a hablar de canales y canaletas. Hay senadores preocupados por los territorios que representan, hay otros que desconocen los suyos o miran para otro lado. No hay un gobierno preocupado por la integralidad de la provincia, sus funcionarios por ignorancia o por desidia no aportan proyectos ni soluciones definitivas y cajonean los que se le presentan. ¿Será que este país solo funciona a fuerza de piquetes, y aprietes ventajeros o ante la cercanía de las elecciones? ¿Será que la democracia solo sirve a quienes detentan el poder? Me niego a bajar los brazos, no es posible que ante demandas justas no haya oídos que escuchen y reacciones ante un reclamo que ya es un pedido de auxilio y que afecta a gran parte de nuestra provincia.
Manuel A. Torres
DNI: 6.029.173


Podrían mejorar también el Pami I

Las mejoras del Pami II que leí el domingo en Cartas de los Lectores, me dieron mucha alegría. Es lamentable que no pase lo mismo en Pami I. Tengo internado a un familiar y, créase o no, la calefacción no funciona porque las calderas están rotas. Comienza el frío y la administración parece que no considera importante que nada más y nada menos las habitaciones estén a una temperatura adecuada a la estación del año. Que les agreguen frazadas es como querer tapar el sol con la mano. El ambiente está helado y ese aire tienen que respirar. La solución momentánea surge de los familiares de los pacientes que les acercamos caloventores y estufas para calentar el ambiente. A todo esto le puedo agregar la mugre que hay en los ventanales, paredes descascaradas por la humedad y hasta la falta de televisor que es para el paciente una distracción. No, no se rompió y lo mandaron a arreglar. No. ¡Se lo robaron! Así fue la información que nos dieron cuando preguntamos por el televisor del que sólo quedan los soportes en la pared. Seguramente se van a acordar de hacer algo cuando se acerquen las elecciones. Imperdonable.
Ana Lía Ghione
DNI: 5.784.998


Vecinos sin derechos en Pichincha

Toda mi vida viví en Sunchales (hoy Pichincha), un barrio de trabajadores con pequeños comercios y algunas industrias. Ahora supuestamente es una zona residencial y comercial en la que cada día pierdo un nuevo derecho como vecina. Primero, el doble estacionamiento en días festivos con el consiguiente no respeto de la entrada a mi cochera, y a la noche los innumerables trapitos, la inseguridad y los ruidos han terminado con mi tranquilidad. Luego el plan urbanístico considera que en mi propiedad sólo se pueden construir cuatro pisos pero en mi misma manzana se levantan dos torres de veinticinco pisos cada una y a la vuelta hay varios edificios de diez pisos, otro derecho que me lesionan. Además los bares de distinto tipo y especialmente las cervecerías, que ocasionan olor y ruidos permanentes con sus cámaras frigoríficas, equipos de aire acondicionado, filtros y sus clientes, han terminado con otro de mis ya pocos derechos: vivir bien en mi casa, sin ruido ni olor. Me gustaría saber: ¿A mi cuando me toca que la Municipalidad respete mis derechos? ¿O la convivencia consiste en que los vecinos siempre nos perjudicamos?
María Fernández
DNI: 14.729.404


Es muy difícil leer la letra chica

Resulta muy difícil poder leer la letra tan chica que hay con frecuencia en la posología y contraindicaciones de medicamentos. Esto no es menor, ya que apunta directamente a la salud y debería reverse y modificarse. Con menos riesgo, pero también sucede en uso de artículos de cosmética, como baños de crema capilar y aquellas que van directamente a la piel, como ser las de cara, cuerpo, pies, manos. Incluso para la preparación de algunos alimentos, también esta temática se reitera. En los contratos, debido a esta modalidad de muchas empresas, la Subsecretaría de Defensa del Consumidor dictaminó ya hace un tiempo una clara resolución. La misma, que es del año 1998 (906/1998), apunta a que el tamaño de las letras no debe ser menor a 1,8 milímetro. En lo que a contrato se refiere, también es indiscutible el tipo de lenguaje, que debe ser comprensible para que el ciudadano común pueda entenderlo. La información clara y detallada debe ser tal, que cuando se da conformidad, debe ser reflejo de un acuerdo donde el consentimiento y la buena fe de un lado, sea consecuencia de la veracidad que allí se indica, en forma pormenorizada. La letra chica presenta sus dificultades en la compra de un producto, como asimismo en el uso de un servicio, lo que no tendría por qué ser una realidad si se cumplieran las normas. Habiendo una reglamentación en vigencia hace veinte años, sería lógico que esta cuestión estuviera resuelta en todo aquello donde corresponde plasmarla, sin excepción.
Nora E Cardarelli
DNI :14.510.012


Unámonos para salvar a nuestro país

Con mis 75 años me siento como uno de los dos hermanos del cuento libro escrito por Julio Cortazar ("Casa tomada") pero cambiando lugares; en vez de una casa, es mi país al que lo veo tomado por la inseguridad, la droga, políticos incapaces, el miedo,la mentira, los narcotraficantes. Siento mucho dolor de ir cerrando, en vez de puertas, mis sueños, ilusiones, proyectos. El no poder vivir con la pérdida de los valores, la inflación, la inseguridad, el miedo de salir y de entrar, de vivir en un país que un día dicen una cosa y luego hacen otra. Y veo con espanto que mi país, como la casa que narra Cortázar, se va destruyendo y me da miedo, mucho miedo, pero no por mí sino por mi hija, por mis nietos, por todos los niños hombres del mañana que tienen sus sueños destruidos y, en su mañana, mucha confusión. Quiero que cambie esta situación, no quiero escuchar más mentiras, no quiero más inseguridad, no quiero tener miedo de entrar o de salir de mi casa. Quiero vivir mis últimos días con la confianza a la que estaba acostumbrada y conocí, sentarme en la puerta de mi casa, como antes, estar con mis vecinos. Que me paguen el sueldo del jubileo que merezco con tanto sacrificio realizado igual que a mis pares. ¿Cómo puede ser que nadie sea culpable de nada? Y entonces me pregunto: ¿el país se fundió solo? No rendir cuenta de mis actos y que no usurpe más a mi país gente que no lo quiere, que solo quiere tener ganancias y llenar sus bolsillos, burlándose de este pueblo que merece más. No quisiera irme como en esa novela y tirar la llave de mis ilusiones en la alcantarilla, quisiera ver a mi país como era, una gran familia donde el odio no entraba, donde no nos matábamos. Argentinos, no permitamos perder este hermoso país que nos dio tanto, luchemos para salvarlo como lucharon nuestros abuelos y padres, sin miedos, sin inseguridad y con una bandera grande en nuestro pecho que diga: "¡Quiero a mi Argentina!".
Martha Chimento


Democracia discriminatoria

En nuestra ciudad se realizó un congreso al que acudieron más de veinte mil jóvenes católicos que participaron en varios actos públicos muy movidos. A estos jóvenes, que no dejaron ni una sola baldosa rota, ni una sola pared sucia con grafitis, la Intendencia socialista de Rosario les negó el boleto gratuito. Todo lo contrario de lo que pasó en 2016 cuando durante un congreso también multitudinario de mujeres, se cometieron todo tipo de destrozos y dejaron la ciudad en estado lamentable, la misma Intendencia no solo les otorgó el boleto gratuito sino que además les dio un subsidio y después, para completar, nos hizo pagar a todos los rosarinos los cuantiosos daños causados. Esta es la democracia discriminatoria que practican los socialistas que después se llenan la boca hablando de "inclusión" y de igualdad.
Roque Sanguinetti
DNI: 6.065.831

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});