Carta de lectores

Proas en el arte y la historia

Sábado 17 de Octubre de 2020

El terreno del Monumento Nacional a la Bandera tiene forma de nave, fácil de observar si

El terreno del Monumento Nacional a la Bandera tiene forma de nave, fácil de observar si comparamos el ancho Propileo del extremo oeste y el vértice que conforman la unión de las calles Santa Fe y Córdoba donde se encuentra el mástil, con idea de proa. Dentro de su territorio el propio Monumento fue pensado por los arquitectos que lo proyectaron, Angel Guido y Alejandro Bustillo, aunque la construcción fue solo del rosarino Guido, como una nave que navega hacia un destino con futuro de grandeza. Visto de frente se nos presenta imponente, la proa. Sobre la misma una escultura femenina, esculpida por Alfredo Bigatti, que a muchos recuerda al típico mascarón de proa, pero que en el mensaje de la obra simboliza la Patria Abanderada. La figura lo expresa sosteniendo con su mano derecha levantada el asta de una bandera flameante. El asta, es una caña tacuara, en la que se pueden observar los nervios propios de estos vegetales de la subfamilia del bambú, que termina en una moharra o punta de lanza. Es un símbolo de una de las armas construidas con elementos naturales del país en los primeros años de las luchas por la independencia. Hay una tercera proa en mármol con escultura femenina, relacionada con las del Monumento por ser su modelo de motivación. Es la del barco sobre la que se yergue La Victoria Alada de Samotracia, la Nike diosa de la Victoria. Fue hallada en la isla griega del mar Egeo por el arqueólogo aficionado Charles Champoiseau, cónsul francés en la zona, en 1863 partida en grandes y pequeños trozos. Estos, desde 1914 y por varios años fueron restaurados por diferentes expertos y artistas de distintos países que permiten lucirla en la cima de una ancha escalinata de los interiores del Louvre.

Ernesto Del Gesso

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario