Cartas de lectores

Presencialidad "a las apuradas"

Miércoles 02 de Diciembre de 2020

Sra. ministra de Educación de Santa Fe: Desde el 16 de marzo los educadores nos sumergimos en un modo de enseñar inédito, desafiante, incierto, con más dudas que respuestas.

Desde el 16 de marzo intentamos “buscarle la vuelta” para llegar al alumnado. Cambiamos nuestra forma de mirar la clase, de planificar, de comunicar, de transmitir contenidos y de vincularnos con los alumnos.

Desde el 16 de marzo nuestro hogar se convirtió en una burbuja desde la cual se transmitieron no sólo contenidos sino la idea de que “todo saldrá bien”. Pusimos nuestros dispositivos y horarios al servicio de la educación. Ni hablar de los compañeros que además tuvieron que organizarse con sus propios hijos y familiares.

Por supuesto que es nuestra obligación y estamos acostumbrados a los desafíos y cambios, pero éste año fue de mayor magnitud. Sorteamos obstáculos de conectividad, de insumos, de motivación. Nos capacitamos, compartimos recursos. Y tantos otros gestos silenciosos de compañeros que hicieron lo imposible por estar al lado de cada alumno.

Desde el 16 de marzo se montó en tiempo récord un sistema de aprendizaje sincrónico y asincrónico que sin dudas no llegó a todos, y las desigualdades se hicieron más visibles.

Sra. ministra y equipo, siento que las familias acompañaron, que los niños y adolescentes se esforzaron y, al mismo tiempo, siento que con la propuesta de regresar a la presencialidad a ésta altura del año, el ministerio nos soltó la mano. O me pregunto si alguna vez en éste año, nos la sostuvo. Porque, desde mi humilde función como docente santafesina percibí informaciones a destiempo, poco claras e incoherentes con la realidad.

Claro que hay realidades epidemiológicas distintas a lo largo y a lo ancho de nuestra provincia. Quizás en algunos sectores suene menos descabellado volver. Claro que será muy significativo para los estudiantes de los últimos años de cada nivel. Pero, ¿por qué aplicar el mismo criterio para todos? ¿Marca alguna diferencia volver ahora o en febrero? ¿Se justifica armarnos de un protocolo ahora, así “a las apuradas”, cuando debemos estar concentrados en evaluar y acompañar a los alumnos de los cuales no recogimos muchas evidencias de aprendizaje? ¿A qué intereses responde semejante improvisación? Con el respeto que merecen por ser la autoridad educativa, la resolución me parece incoherente y desacertada.

Cintia De Paul

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS