Covid-19

¿Por qué no podemos derrotar al Covid-19?

Lunes 26 de Abril de 2021

Hay un acuerdo tácito de que aún con vacunas de por medio no se podrá derrotar al Covid-19 debido a las reuniones sociales, fiestas clandestinas, las marchas, los transportes públicos saturados sin buena aireación y los amontonamientos de padres a la salida de las escuelas. También vemos que el Estado nacional, provincial y municipal hacen enormes campañas publicitarias para tratar, inútilmente, de evitar esas concentraciones de personas. ¿En qué se falla? He escuchado todo tipo de insultos para los que se juntan poniendo en riesgo al resto de la sociedad. Nunca he escuchado que se les diga que son ignorantes. Einstein decía que era de locos hacer siempre lo mismo esperando resultados diferentes. Y en cuanto al comportamiento social hace más de un año que repetimos los mismos mensajes y, para colmo, la vacuna crea una idea de falsa seguridad que incita a abandonar los protocolos de seguridad. ¿En qué fallamos? Las campañas de “educación” están llevadas adelante por políticos, comunicadores y médicos, de allí surge mucha información e informes alternativos tranquilizando y asustando con lo que se viene. Hablamos de educación pero no hay docentes llevando adelante la campaña de educación. El Ministerio de Educación sólo aparece en el fárrago del debate entre padres y docentes sobre si las escuelas deben estar cerradas o abiertas. Incluso en dicho debate los argumentos son más emocionales que racionales (por ambos lados). En Rosario, una de las ciudades más complicadas por el crecimiento de la cantidad de pacientes internados o no, el tema es más difícil porque la educación es subvaluada y no tiene rango de Secretaría, sino de dirección dependiente de Cultura. Esta situación lleva a que sea mucho más difícil que intervenga en una campaña educativa sobre el tema central de nuestro presente. “Zapatero a tus zapatos”, se decía cuando yo era chico. Esperemos que los dirigentes políticos tengan la lucidez necesaria para convocar a los que saben educar.

Claudio Gershanik

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario