Cartas de lectores

Poderoso es "don Dinero"

La lucha contra la corrupción pasó a primer plano de una cumbre de las Américas sin Donald Trump.

Sábado 14 de Abril de 2018

La lucha contra la corrupción pasó a primer plano de una cumbre de las Américas sin Donald Trump, que aspiraba a convertir la cita regional del fin de semana en Lima en una ofensiva diplomática contra el régimen venezolano de Nicolás Maduro. Algunos definen el término corrupción "como la acción humana que transgrede las normas legales y los principios éticos". El problema es que cuando el sentido de la ética está socialmente relativizado y mediáticamente sesgado; cuando las normas legales las redactan a su medida los corruptos de guante blanco, y cuando quienes deben aplicar la ley son parte de un entramado, entonces a la Justicia se le cae la venda de los ojos y se le desequilibra la balanza. No nos dejemos engañar. Hay que luchar contra la corrupción de todo signo, pero en esa lucha el pueblo está solo; de ninguna manera los jueces son aliados confiables –excepto algunos que sí lo son–. Porque ellos también, al igual que los políticos tradicionales, responden al poder del dinero. El dinero como nueva deidad está en todas partes, y sus caminos son inescrutables. Es por eso que son muchos los que naturalizan la evasión de impuestos, justificándolo en que el Estado es corrupto, sin darse cuenta de que con ello se va creando un nuevo consenso ético por el cual el ladrón de gallinas es un peligroso delincuente, y quien fuga dinero a paraísos fiscales es un señor respetable, y en esa sociedad donde el dinero es el valor central, se naturaliza que el poder real sea el poder económico, y que someta a su voluntad a los demás poderes del Estado. Los políticos responden a los intereses de los lobbistas en forma directamente proporcional al poder de éstos; los jueces sólo pueden intentar respetar el principio de igualdad ante la ley mientras no estén en juego los intereses del poder real. Hasta quienes intentan desde la política enfrentar al sistema, interpretan que no podrán llegar muy lejos si no acumulan su propio poder económico, y a menudo terminan organizando mecanismos de corrupción para financiar la política. Quienes genuinamente desean cambiar el sistema sin negociar con el poder económico, ni construir el propio, son vistos como ingenuos y testimoniales, sin vocación de poder; y en una sociedad materialista nadie apuesta a perdedor. Nos alegraría poder decir que los tiempos han cambiado y que, pronto, ya nadie tendrá dudas de que Argentina ya no es un país para corruptos.

Manuel Basanta

DNI 93.971.708


Con nombre de mujer

La provincia de Santa Fe tiene la particularidad de ser la provincia que tiene más pueblos y ciudades con nombres de mujer. La mayoría se originan en nombres de las familiares de los fundadores (madres, esposas, hijas, hermanas, maestras, mujeres solidarias, y nombres del santoral). Por empezar sus dos principales ciudades: Rosario y Santa Fe. Seguiremos por departamentos de norte a sur. 9 de Julio: Gregoria Pérez de Denis y Santa Margarita; Vera: Santa Lucía, La Zulema, Santa Felicita, Itatí, Santa Rosa; Gral. Obligado: Villa Guillermina, Florencia, La Sarita, Guadalupe Norte, Villa Ana, Colonia Ella (pueblo Malabrigo); San Cristóbal: Ceres, Villa Trinidad, Colonia Ana, Colonia Clara, Colonia Rosa, Constanza, Hersilia, La Cabral, La Lucila, La Rubia, Las Avispas, Soledad; San Justo: Colonia Dolores, La Camila, Esther, La Criolla. San Javier: Alejandra, Colonia La Criolla, Colonia Santa Teresa; Castellanos: Rafaela, María Juana, Josefina, Santa Clara de Saguier, Angélica, Aurelia, Colonia Bicha, Colonia Margarita, Colonia Raquel, Esmeralda, Eusebia y Carolina, Eustolia, Fidela, Esmeralda, Susana, Ramona, Virginia. Departamento Las Colonias: Esperanza, Elisa, Felicia, Hipatía, La Pelada, María Luisa, Matilde, Pilar, Santa Clara de Buena Vista; Garay: Helvecia, Santa Rosa de Calchines; La Capital: Santa Fe de la Vera Cruz, Emilia, Villa Laura; San Martín: María Susana; Belgrano: Las Rosas, Los Cardos, El Trébol; Iriondo: Villa Eloísa; Rosario: Rosario de Santa Fe, Camila Pedemonte de Muñoz (Pueblo Muñoz - Estación Benard), Arminda, Cármen del Sauce, Pueblo Esther, Villa Amelia; Caseros: Casilda; Constitución: Santa Teresa; Gral. López: Cármen, María Teresa, Santa Isabel, Teodelina. De este modo, en esta apretada síntesis se cuentan unos setenta pueblos y ciudades de nuestra provincia que llevan nombres de mujer.

Antonio Mogetta

DNI 6.005.840


La UCR y un silencio increíble

Acaba de producirse en Brasil un golpe de Estado propiciado por el máximo tribunal de Justicia al decidir, por seis votos contra cinco el rechazo del hábeas corpus presentado oportunamente por el ex presidente Lula para poder competir en octubre próximo por la Presidencia. Horas antes, un ex general del Ejército había dicho a un diario de San Pablo que si los jueces no tomaban la decisión correcta (proscribir a Lula) las Fuerzas Armadas harían todo lo necesario para garantizar el orden. Una clara actitud golpista que fue bendecida por el presidente Temer y el actual jefe del Ejército. Mientras tanto, en Argentina el más importante y antiguo partido político, la Unión Cívica Radical, viene guardando un asombroso silencio. Cuesta creer semejante actitud de una fuerza política que fue víctima de golpes de Estado a lo largo de la ajetreada historia del país. Primero, el sufrido por Hipólito Yrigoyen en septiembre de 1930. Segundo, el sufrido por Arturo Illia en junio de 1966. Tercero, el sufrido por Raúl Alfonsín en junio de 1989. Cuarto, el sufrido por Fernando de la Rúa en diciembre de 2001. El radicalismo sabe perfectamente, por haberlo sufrido en carne propia, lo que significa ser destituido del poder ilícitamente y lo que está sufriendo el ex presidente Lula (el ejemplo de Yrigoyen). Sabe perfectamente que el gobierno de Temer es ilegal y que el máximo tribunal de Justicia de Brasil actuó bajo presión. Sabe perfectamente que a Lula lo metieron preso porque si se presentaba en octubre volvería a ser presidente. Sabe perfectamente que de aquí en adelante puede desatarse en Brasil una espiral de violencia sin precedentes fruto de la intolerancia, el racismo y el autoritarismo de la oligarquía brasileña. Todo eso lo sabe perfectamente y, sin embargo, guarda silencio. Increíble, pero real.

Hernán Kruse


No a las guerras, sí a la vida y la paz

Cuánto tendría que aprender el ser humano en el planeta. A respetar, a amar a su prójimo; a comprender que en las guerras se hiere y muere mucha gente inocente. Vivir en armonía entre hermanos de una misma especie no nos cuesta nada, y en vez de gastar millones y millones de dinero en pruebas militares o en querer destruirnos, matarnos, eliminarnos misiles, deberíamos educar, dar de comer a los que más necesitan en países con escasez de recursos. Pero tengo mucha esperanza y fe, de que podemos lograr seres humanos que digan "no a las guerras, sí a la vida y a la paz".

Adrián Luciano Castrege

DNI 23.462.927

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario