Cartas de lectores

Pistone, retrato de un intelectual

Cuando se le preguntó a Beatriz Sarlo qué es un intelectual, respondió que es alguien que posee un saber específico.

Jueves 22 de Marzo de 2018

Cuando se le preguntó a Beatriz Sarlo qué es un intelectual, respondió que es alguien que posee un saber específico. Esta definición encaja con la persona del desaparecido Juan Bautista Santiago Pistone. De hecho, Pistone, poseía varios saberes específicos. Cinéfilo hasta la médula, lector apasionado por la obra de Albert Camus. Periodista de espectáculos y crítico cinematográfico; colaboró en los diarios Crítica y Rosario en los albores de la década del sesenta. Asimismo fue pasante de Clarín como corresponsal en nuestra ciudad en 1962. Nacido el 25 de julio de 1936. A muy temprana edad se vinculó con el teatro independiente de aquellos años. Corría 1963 cuando es cofundador del movimiento "Teatro Independiente de Rosario". A partir de aquel momento desarrolla una vasta carrera, siendo su más significativa interpretación del monólogo de Anton Chejov, "Sobre el daño que hace el tabaco", personificando al famoso profesor que daba sus charlas a un particular auditorio y que invariablemente estaba bajo el yugo de su esposa e hijas con sus temibles miradas. Como dato curioso cabe mencionar que el texto de marras fue interpretado por Vittorio Gassman y en nuestro país por Lito Cruz. Es en 2007 cuando Pistone realiza las últimas interpretaciones de Chejov, en Amigos del Arte. Con vestimenta de época y anteojos panto, se puede decir que tenía el "phisique du rol". La sala se hallaba colmada de sus amigos de la cofradía del hoy desaparecido Bar Central, sito en Mitre 553. Fue ahí, en el citado bar al cual iba a diario, donde tuvo un valioso caudal de amigos que lo valoraban y respetaban, y donde tenía una eterna partida de ajedrez con su rival apodado "El soldado". Esta emblemática partida de dos décadas, nos remite a la película "Los Duelistas" del realizador Ridley Scott, en la cual dos militares en la época napoleónica se baten a duelo de sables durante varios años. Casado con Graciela Palau, hija del insigne escultor Antonio Daniel Palau (1896-1978), toma las riendas del taller de escultura fundado por su suegro, y realiza obras en todo el territorio nacional y países limítrofes desde 1978 hasta 2015, cuando se retira por cuestiones de salud. El taller contaba con la valiosa galería de próceres argentinos, con monumentos a Perón, Alfonsín, Mancilla y la personalidad que le fuera requerida, en más de 5.000 localidades. Fue miembro de la Academia de Tango y estrecho colaborador de su presidente Miguel Jubani. Pistone fue un hombre de vastos recursos intelectuales, gran conocedor de historia argentina, cuando hablaba, deslumbraba a quienes eran sus interlocutores, dado que no había tema de los cuales no tuviera conocimientos. Tuvo tres hijos que orgullosamente llevan la impronta que él les dejo: Juan Ignacio, abogado/escultor y diseñador gráfico; Ezequiel Antonio, periodista deportivo free lance, y Santiago Lucas, arquitecto y docente de la UNR. Asimismo dejo cinco nietos. Enrolado en las filas del Movimiento de Integración y Desarrollo, desde su fundación, adhirió al pensamiento de Arturo Frondizi. Por otra parte ejerció cargos internos en ese partido. En lo personal, quien suscribe este texto, en 2003 realizó el video documental periodístico "Pistone: retrato de un intelectual", en el cual, Pistone, narra detalladamente su vida y obra; además brindan sus testimonios la doctora Palmira Grandi, el psicoanalista Domingo Caratozzolo y el escritor Jorge Barquero, quienes lo conocieron en diversos momentos de su vida. Pistone murió en Rosario el 17 de marzo de 2017, y dejó un significativo vacío entre familiares y amigos. Fue una perdida para la cultura vernácula.
Lisandro Itzcovitz
DNI: 20.923.229


El domingo, marcha por la vida

Este domingo marchamos por la vida. En todo el país, en cada ciudad. Marchamos y nos manifestamos en defensa de los niños y niñas por nacer, todas criaturas indefensas, frágiles e inocentes, sin voz aún, pero que cuando son inesperadas, muchas veces se transforman en un problema cuya solución en estos días están en manos de nuestros legisladores, que debaten sobre algo tan simple como la vida y la muerte. Niños por nacer que son testigos de una realidad que no se puede esconder, y les dicen que la única salida es el aborto. Porque parece que es más fácil legislar sobre un aborto libre que sobre políticas de educación sexual y cuidado de la vida. Parece que es más rentable una clínica de abortos que un instituto de promoción de sexualidad responsable. Atrae más votos para perpetuarse en una banca aprobar la matanza de bebés que organizar campañas sobre paternidad y maternidad con valores. Es más simple llevar la estadística de cuántas madres sobreviven a un aborto legal que cuántos noviazgos terminan en un matrimonio estable, que lleve las banderas de un amor puro y fiel. Porque para repartir profilácticos y misoprostol se pueden hacer grandes licitaciones sospechosas, pero para que en la escuela se eduque sobre el valor de la vida y la familia no es necesaria ninguna compra. Porque nadie quiere hablar en serio sobre políticas de contención de la mujer que encuentra dificultades para llevar adelante su embarazo. El aborto es el peor atajo que podemos tomar. Debemos construir como sociedad una cultura de vida, que dignifique a la persona, especialmente a los más indefensos. Por eso marchamos, por una Argentina de pie por la vida que grita bien fuerte que toda vida vale.
Gabriel Campero


Había una vez tres jueces y un empresario

Había una vez un empresario corrupto que evadió impuestos por miles de millones y que robó retenciones de le seguridad social. Entonces un juez le dictó la prisión preventiva, este empresario corrupto permaneció preso por unos meses y ¡oh! sorpresa una Cámara Federal integrada por tres jueces, con la aprobación de dos de ellos, lo liberó, y más aún, cambió la carátula por otra más leve. Los ciudadanos de a pie se empezaron a preguntar: ¿Estos dos jueces, recibieron algunos millones de dólares para votar semejante decisión? Me pregunto, ¿Alberto Abad desde la Afip, el presidente Mauricio Macri y el Consejo de la Magistratura piensan que los pequeños empresarios van honrar el pago de sus impuestos, cuando un empresario corrupto evade por montos que equivalen a los de miles de monotributistas y pequeños comerciantes? Este empresario, dueño de casinos ubicados en lugares en los que no debería haber casinos porque corrompen a los obreros que van a jugar pensando que ganaran para salvarse, está protegido por el gobierno que les sigue otorgando las licencias para funcionar y los jueces que les perdonan los robos. Así no se construye un país, si bien sabemos de las buenas intenciones de este gobierno, es necesario que sepan, que sólo con buenas intenciones no se reconstruye el país. Mientras los responsables de sancionar a los jueces, (Consejo de la Magistratura) no se ocupen de hacerlo y se dediquen a almorzar en buenos restaurantes con trajes a medida y vuelvan a sus oficinas a cumplir horario, vamos por el camino equivocado. ¿Cuántos jueces han sido sancionados, cuántos juri se hicieron? El Consejo de la Magistratura es como una plancha de corcho, flota, señores empiecen a nadar. ¡Cumplan con sus mandatos! Hay tres motivos por los cuales el Consejo de la Magistratura omitiría sancionar a los jueces corruptos. Uno, por inoperancia y negligencia; dos, por recibir dádivas para no hacerlo, y tres, por miedo. Entonces, el que tenga miedo que renuncie y le dé lugar a un valiente. El negligente e inoperante debe apartarse o ser echado.
Miguel Baghdasarian
DNI: 8.537.176
miguelbag@gmail.com
Fossey


Argentina sin armas, por la vida

Al señor presidente, gobernadores
senadores, diputados de esta Nación,
tendrían con urgencia que sacar un decreto ley para un desarme masivo de armas de uso civil y militar en el país, que no se fabriquen y no se vendan más. Matan al prójimo, no debe existir más. La Argentina sin armas, por la vida bendecida de paz.
Adrian Luciano Castrege
DNI: 23.462.927
adriancastrege@yahoo.com.ar


Informate con conciencia y respeto

El doctor Mario Socolinsky decía que prefería una mamá que salga a trabajar una horas, ante que una madre las 24 horas sobre un niño. Hoy ya no hay tiempo de sentarse con nuestros hijos y explicarles que no se trata de una noche, una birra... Antes estas cosas sucedían (se trataba de guardar en silencio). Hay una línea de respeto, la cual está desapareciendo. La vida tiene "momento" felices. Me pregunto ¿qué pasará cuando una niña o mujer entre en una clínica y al interrumpir ese embarazo, las cosas no salgan bien? En ese momento vamos a culpar a los profesionales diciendo que fue una mala praxis médica. Mi mamá sufrió un terrible accidente quedando su cuerpo en un 80 por ciento quemado, a días de semejante accidente, después de verla en ese estado "clamé al médico ¡doctor ayúdela a morir!", a lo cual él me respondió: "Nosotros luchamos por la vida, le vamos a poner antibióticos", y a los cuatro días nos dan la noticia que no se pudo hacer nada. Sólo quiero recordarles que un aborto es una cruz que se lleva para toda la vida. Sólo en casos extremos, como en enfermedades irreversibles, o abusos, se podría aceptar. Nació nuestra primera hija, luego, nació el varón, que alegría, pero nuestro querido Juan fue diagnosticado con un autismo profundo y severo hoy en día está bien dentro de su cuadro. Y luego de dos años, quedo embarazada de una nena. Ella trajo todo ese equilibrio que la familia necesitaba. Más de uno me miraban y decían: ¡Esta loca, con ese chico y ahora embarazada! Sólo sé que un aborto, no te va a traer ni paz , ni felicidad. Y a los chicos, a los varones les pido que así como están en el nacimiento de sus hijos, tengan la valentía de estar en el momento del aborto, porque el hijo lo gestaron los dos. Mujer, niña, respetate, valorate, alejate a tiempo. No te dejes engañar. Informate. Hazlo con conciencia y respeto.
Claudia Perconti de Bontempi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario