Cartas de lectores

Olvido y desidia

Domingo 06 de Octubre de 2019

Somos los padres de Jordi, un niño con trastorno del espectro autista (TEA) y trastorno en el habla y el lenguaje (TGD), quien actualmente debería estar concurriendo a la escuela y participando de una integración con pares de tercer grado en el Colegio N° 496 "Mariano Moreno" de Venado Tuerto. Pero la realidad es otra: desde hace mucho tiempo, más de dos años, padecemos todo el grupo familiar, principalmente Jordi, el desinterés de Iapos para que tenga su acompañante terapéutico en el colegio. Su certificado de discapacidad lo requiere y la obra social no paga en tiempo y forma la prestación del acompañante terapéutico. Por ese motivo, más la recurrente pérdida de la documentación presentada en la boca de expendio del Hospital Venado Tuerto, cabecera zonal sur, que no está preparada para la articulación de trámites de discapacidad. Es que nuestro hijo ha perdido en dos oportunidades esa prestación, quedando cautivo de un sistema que, lejos de integrar, entorpece, demora, no responde. No se articulan mecanismos. Cualquier gestión que va más allá de la venta de un bono de consulta requiere dirigirse personalmente a Rosario. ¿Para qué existen las tecnologías de acceso a la información? Capítulo aparte es el rol del Ministerio de Educación que por intermedio de la Escuela Especial N° 2.045 desatiende su función de integración. Hemos golpeado cientos de puertas y lo único que logramos son respuestas escuetas, de compromiso. Al día de la fecha nuestro hijo lleva más de un mes sin poder asistir a clases, no por capricho de sus padres sino por la falta de compromiso y soluciones de quienes deben hacer bien su trabajo. Descontrol de pagos, falta de acción de la Defensoría del Pueblo, ausencia de intervención de Ansés y el sistema Andis por una pensión de discapacidad que figura en tratamiento en Rosario en el área de determinación de derecho ya hace dos años, y todo esto con pruebas concretas de lo que relato. Desde hace dos años que soy empleado público de la provincia, es lamentable la inacción y doy fe de esto pues veo como todos venden una foto de logros con leyes y decretos, y por lo bajo dictan un decreto que anula las leyes por falta de reglamentación. Bienvenidos a este juego. El que piensa pierde. Hoy nos venden logros y abandonan derechos. Derecho a asignaciones familiares dignas, al conocimiento, a la verdad y poder demostrarlo de una sola vez.

Pablo Zucchi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario