Cartas de lectores

Ocupan espacio público

La ocupación de los espacios públicos de forma permanente no está permitido por ley.

Sábado 02 de Febrero de 2019

La ocupación de los espacios públicos de forma permanente no está permitido por ley. Se entiende por espacio público a parques, plazas, peatonales, veredas, calles, etcétera. De no ser así, cualquier ciudadano acamparía con su negocio, emprendimiento, vivienda en cualquier lugar que le resultara cómodo o agradable, lo que a todas luces haría que reinara el caos. La sensatez nos dicta que dichas conductas son inviables en una sociedad que se precie de ser organizada y bien administrada por sus gobernantes. Es por ello que me resultan incomprensibles dos situaciones que observo en mi diario circular por el centro de esta ciudad. Una de ellas se da en la plaza San Martín, en la que se invirtió un dinero muy importante para lograr una remodelación integral. Era común observar cómo una señora vivía en la plaza sobre la calle Moreno, entre Córdoba y Santa Fe, y nunca pareció importar a la administración municipal. Pasaron los años y ahora tenemos no una sino varias personas en ese mismo lugar con una carpa. Esto lleva ya varios meses sin que a nadie de los que nos gobiernan le interese. Es desagradable acotar, pero real, que las plantas de ese lugar son las que sirven de sanitario para paliar las necesidades físicas de todas estas personas. Esto ya nada tiene que ver con las dificultades económicas que puedan atravesar, ya que existen lugares especiales donde se les brinda cama, comida y baño. Simplemente es una forma de vida que algunos seres humanos adoptan. Se los puede observar todo el día sentados, tomando alcohol, fumando. La otra situación es la de los tres hombres mayores que todos los días están tirados tomando, orinando, gritando barbaridades en el Paseo del Siglo, entre las calles Corrientes y Paraguay. ¿Por qué tenemos que tolerar este tipo de conductas de personas que no trabajan, no buscan hacerlo y que ocupan el espacio de todos nosotros? Estoy al tanto que estos son solo dos ejemplos de una cantidad innumerable. La GUM, en lugar de actuar y solucionar ambas situaciones mencionadas, se ocupa, y acá lo incomprensible, de perseguir a vendedores que tratando de ganarse unos pesos a pesar de no estar registrados legalmente, ocupan de forma transitoria el espacio público. No digo que se deba permitir. Pero el mensaje entonces es: "Ocupá tranquilo lo que te guste, que nada te va a pasar, pero no se te ocurra tratar de vender mercadería en espacios públicos sin permiso municipal o con la autorización de algunos inspectores venales, porque corres el riesgo que te decomisen todo lo que tenés". No dejemos que el árbol nos tape el bosque.

A los profesionales del Español

Esta odisea comenzó en septiembre del 2018: De no tener nada en mi vida, me encuentro con un tumor en el riñón. Dios puso en mi camino a profesionales excelentes, jóvenes con una energía contagiosa, una calidez humana que no se puede describir, uno es el urólogo, que me operó y luego insistió en que debía continuar con otra operación a pesar de mi llanto y mi angustia. Me puso en contacto con personas de la misma calidad que él, dos traumatólogos cirujanos que continuaron insistiendo en que debía operarme de la columna. Para lograr con éxito esa intervención, me contactaron con dos personas más; la nutricionista y la médica del dolor, conformando un equipo excelente para que hoy pueda decir gracias a todos por haberse cruzado en mi camino. Ahora la recuperación la realizo en casa junto a mi marido que es el pilar de mi vida, sin él no sé qué haría, y mis tres bellos hijos. Este agradecimiento se hace extensible a todo el personal; mucamas que mantienen los ambientes muy limpios, quienes te llevan el agua y la comida siempre con una sonrisa, ni hablar de los camilleros con conversaciones amenas, las enfermeras/os que se ocupan de que recibas tus medicamentos. Todos son profesionales que siempre están predispuestos. Ese calor humano que permite, en mi caso, que la recuperación sea rápida y con ganas de salir adelante. Todos en su rol y más, lograron que hoy esté en mi casa.

¿Ley de cupo femenino?

El proyecto de ley relativo a un cupo femenino en la Corte Suprema y tribunales inferiores es inconstitucional. La ley común puede reglamentar pero no a tal punto. Las magistraturas judiciales sufragánea se determinan por concursos públicos. Bielsa delató que los concursos "son de padrinos". Como sea, hay que concursar. Y ganan los que están en los primeros puestos. Sean mujeres, varones o transexuales. En cuanto a los jueces de la Corte Suprema, el referido artículo 99, inciso 4, para nada habla de "cupos". Sugiero que el legislador común se tranquilice. Si no, perpetra una discriminación negativa o inversa ya fulminada por la corte norteamericana en el caso "Bakke". El Poder Judicial es el más aristocrático de todos. Si un varón obtiene mejor puntaje que una dama, pues debe ser él el designado. Y si tres mujeres logran las mejores posiciones, pues las tres integrarán, por ejemplo, una sala de una Cámara de Apelaciones. La República es despojada, cadavérica. Es increíble que quieran sexualizarla despreciando los méritos de las personas. Y así nos va.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});