Reflexiones

Obras para ser recordadas

Domingo 20 de Junio de 2021

El rol de la mujer a mediados del Siglo XIX sólo se desarrollaba en el ámbito doméstico y de la educación. La Sociedad de Beneficencia de Rosario fue fundada el 25 de junio de 1854, a instancias del periodista F. de la Barra, quien sostuvo que debía formarse una institución de mujeres cuyo rol de asistencia social, sería colaborar con la salud pública de la Villa del Rosario que no contaba con atención médica. La primera comisión directiva trabajó rápidamente en fundar un hospital público con el apoyo de las autoridades gubernamentales nacionales y provinciales, como el general Justo José de Urquiza, Nicasio Oroño, entre otros, documentado con correspondencia epistolar histórica, y el sentimiento filantrópico de ciudadanos cuyos aportes de toda índole hicieron posible el proyecto humanitario. La importancia de su puerto generó un aumento poblacional notorio, por las condiciones sociopolíticas y económicas que brindaba a sus habitantes e inmigrantes extranjeros, en consecuencia el vacío sanitario se hacía evidente y urgente de solucionar. El 4 de octubre de 1855 concretaron su misión, dotar a la pujante ciudad de un hospital público, el primero de la ciudad, su nombre “El Caridad”, actual Hospital Provincial, donde se atendió a heridos de luchas fratricidas de las Batallas de Pavón y Cepeda, la Guerra del Paraguay, pacientes de epidemias de cólera y tifus. El discurso del gobernador Cullen en su innauguración, destacó la importancia fundamental de la obra y sus beneficios para la población de Rosario. En 1863 se concretó un convenio con el obispo Antonio María Gianelli para el envío de las Hijas de María del Huerto para brindar ayuda en el Hospital de Caridad y su capilla. La crónica periodística exaltaba la actitud creadora de la mujer en el nuevo rol que pasaba a desempeñar en la sociedad moderna. Alcanzó, con el transcurrir de los años y su crecimiento edilicio, su equipamiento y sobre todo el equipo de prestigiosos médicos, una jerarquía a nivel nacional que transpuso fronteras. En Abril de 1889 la Sociedad de Beneficencia de Rosario, pionera de las ONG de la ciudad, concretó otro proyecto de asistencia a los ancianos desprotegidos, el Hogar de Pobres y Dementes, actual Hospital Geriátrico Provincial en calle Ayolas 141. Sin descuidar las necesidades religiosas de pacientes, familiares y su zona circundante, construyeron las iglesias anexas a los nosocomios: San José de la Caridad y Sagrado Corazón de Jesús. Desde su origen a la actualidad, conducida siempre por mujeres que supieron sortear toda clase de dificultades político-financieras, para trabajar ininterrumpidamente, desde su fundación, por el bienestar de los más necesitados con permanentes obras de mejoras edilicias y equipamiento de última generación en el Hospital Provincial y el Hospital Geriátrico Provincial. Sumando a su obra, un sector en 1° de Mayo y Zeballos para la atención de niños con enfermedades oncológicos donde pueden hospedarse sus familiares para acompañarlos durante su tratamiento en caso de no residir en Rosario. Se destacan sus equipos de voluntarias en ambos hospitales y el interés por la educación de jóvenes, otorgando becas de estudio. Tarea silenciosa y ejemplificadora llevada a cabo a través de 167 años con transparencia y generosidad, manteniendo su estructura organizativa original. Su presidenta, la señora Isolda Möller de Baraldi y comisión directiva.

Liliana B. Olivieri

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario