Cartas de lectores

Nuestra curiosa República

Viernes 31 de Mayo de 2019

Así como alguna liviandad de cierta coronita de azúcar se cobrara la vida de un Mariano Moreno enfurecido ante la evidencia de que los cánones monárquicos seguían grabados a fuego, y hasta eran añorados, en las mentes de los propios precursores de una novel República; una a una las reacciones de admiración superlativa con las que nuestra sociedad responde ante los mínimos símbolos del antiguo régimen, da para pensar que los argentinos nunca asumimos al sistema de gobierno que elegimos nos rigiera. Ojalá no haga falta que algún otro defensor de instituciones, reglas (llámese Constitución) y funciones (o roles gubernamentales) enfurezca para hacernos notar nuestras incoherencias. Porque convengamos en que Argentina se ha apartado peligrosamente de toda definición de República Constitucional o Representativa, cucarda que luce con orgullo el portal oficial de nuestra Nación.

Karina Zerillo Cazzaro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario