Cartas de lectores

Nosotros ya ganamos

En las elecciones anteriores, muchas veces se hablaba de la pobreza, la desigualdad, la educación y la desocupación.

Lunes 03 de Junio de 2019

En las elecciones anteriores, muchas veces se hablaba de la pobreza, la desigualdad, la educación y la desocupación. Hoy sin embargo, nos encontramos felices como familiares y víctimas de la inseguridad, porque con tantos años de lucha saliendo a la calle junto a muchos rosarinos que también sufrieron en carne propia la desgracia, logramos que la cuestión social que hoy tiene eje en la campaña electoral de Santa Fe y Rosario sea la inseguridad. Corral con su lema de "podés estar seguro"; Perotti con "la paz y el orden"; Bonfatti, con "cuidemos Santa Fe". Sin embargo, en cada debate el tema más caliente pasa por la seguridad de la ciudadanía. Es hora de que la clase política lleve a la práctica real las políticas públicas para resolver el problema social de las adicciones y la inseguridad. Nosotros nos unimos contra los robos, la muerte y el abandono del Estado, nunca bajamos los brazos, no importa el resultado de las elecciones porque nosotros ya ganamos y pusimos en discusión central de los políticos la inseguridad, lo que se vive en los barrios, y exponer la realidad del día a día entre balaceras, robos y muerte. Llamamos públicamente a que en sintonía con el discurso político, se convoque a los familiares y víctimas de la inseguridad, al igual que organizaciones que cuentan con personería jurídica para aportar desde nuestras vivencias y mejorar las políticas públicas.

El simpático sabalito

En su edición del domingo 19 de mayo pasado, La Capital publicó una noticia referida a una máquina acuática denominada "el sabalito barredor". Esta máquina ha sido situada donde finaliza el entubamiento del arroyo Ludueña, y recoge bolsas, envases y botellas de plástico, así como telgopor y otros residuos capaces de flotar. Claramente el objetivo es el de lograr que el arroyo vuelque sus aguas con el menor grado de contaminación posible, en el curso del Paraná a la altura del parque Alem. En los costados de la máquina se dibujó la figura de un simpático pez; una nota de color sumada a la función ecológica de la novedosa estructura. Coincido con la opinión del señor Mirko Moskat, que milita en la ONG Taller Ecológico, en el sentido de que está bien retirar los desechos del Ludueña, pero hay que arbitrar medidas para evitar que desperdicios y efluentes sean arrojados a su cauce aguas arriba. Es sabido que la población debe tomar conciencia de lo importante que es adoptar una actitud de higiene ambiental y limpieza ciudadana. Es cierto que las autoridades municipales fomentan el reciclaje y una saludable conducta en materia de basura urbana; pero a la luz de lo que se ve en las calles y veredas de nuestra ciudad, esa conducta aún no ha anidado en la mentalidad rosarina. Rosario no se encuentra entre las cinco ciudades argentinas más pulcras que son: La Cumbrecita y Villa General Belgrano en Córdoba; Mar de las Pampas (Buenos Aires), Posadas y Tandil. Mientras esperamos que un día estemos a la par de esos lugares, el "sabalito barredor" deberá trabajar intensamente en aguas del arroyo Ludueña.

El mercado laboral y sus complejidades

La situación en el mundo del trabajo es compleja, dado que contempla una dualidad respecto a elevadas tasas de desocupación y precarización, y al mismo tiempo dificultades de las empresas para retener a sus empleados porque éstos no están cómodos ni motivados. Este último punto quizás sea uno de los desafíos que deben enfrentar quienes dirigen las compañías. Millones de personas han quedado al margen del sistema, no encuentran modos de inserción laboral que permita proyectarse a mediano o largo plazo. Pero, también, aquellos que cuentan con un empleo buscan permanentemente nuevas oportunidades y experiencias en otras empresas. La renuncia de los empleados muchas veces obedece a la disconformidad con el trato del personal jerárquico, falta de motivación, además de los magros ingresos monetarios. Esto implica una rotación constante del personal. En este contexto, es increíble que todavía no se haya tomado conciencia de la importancia de motivar a los trabajadores. La gente que se siente a gusto por el buen trato genera mejores rendimientos y resultados. Tal vez este concepto algún día pueda entenderse.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario