Cartas de lectores

Nobleza obliga

El 9 de septiembre se cumplió un mes del viaje de egresados de nuestros hijos, un viaje soñado, planeado, deseado, esperado.

Martes 11 de Septiembre de 2018

El 9 de septiembre se cumplió un mes del viaje de egresados de nuestros hijos, un viaje soñado, planeado, deseado, esperado. Y "ganado" en muchos sentidos. En 2016, cuando este grupo cursaba el tercer año del nivel secundario, participamos en el concurso Teenapp realizado por Diario La Capital y la empresa de turismo Auckland. Así fue como al leer el anuncio nos anotamos y empezamos a participar, nos fuimos organizando, esforzando, acompañando a los chicos, y con la ayuda y colaboración de las familias, vecinos, conocidos y hasta desconocidos, juntamos cupones todos los días jueves durante cuatro meses. Todo esto demandó mucho esfuerzo, se tuvieron que establecer estrategias, poner orden y organización. Lo más complicado era sostener todo esto durante muchas semanas para lograr el objetivo y saber manejar las diferencias que surgen en cualquier grupo humano, pero insistimos, nos mantuvimos en carrera y es así como ganamos el tan ansiado premio. Un viaje para 25 alumnos y dos padres acompañantes con todo incluido a Bariloche en el año 2018. Finalmente, ese día llegó y los chicos realizaron su inolvidable viaje de estudios. Pero como bien indica el título de esta carta, nobleza obliga a decirlo, es por eso que queremos agradecer a Auckland por cumplir con lo pactado: la entrega del premio en tiempo y forma, por la seriedad, el compromiso y la responsabilidad, valores para destacar y reconocer, sobre todo en estos tiempos donde no son fáciles de encontrar.

Graciela Pasini y alumnos y familias de 5º año "Humanidades" Colegio Padre Claret


Un monto a actualizar

Cuando se pide la conexión de luz, es sabido que tenemos que depositar un importe en garantía. Cuando damos de baja el servicio, si no hay deuda, deben devolvernos, como se sabe, el respaldo del mismo. El reintegro debería ser por obviedad, la misma cifra que la empresa exige en el presente cuando se hace el mismo trámite. No obstante, no ocurre así. Por ende, es un proceder injusto, ya que resulta en la actualidad un valor desactualizado, cuando no irrisorio el que nos reembolsan. Siempre el hilo se corta por lo más delgado, dicen. En la mayoría de los casos, lo expresado parece casi una firme sentencia. Ojalá algún día, y en el más corto plazo posible, se revean situaciones como esta y similares. Simplemente porque es lo que corresponde.
Nora E. Cardarelli


La filosofía dentro del desastre

En nuestra sociedad tenemos hoy una ínfima cantidad de lúcidos, un gran porcentaje de analfabetos ilustrados, y una tercera gran porción que realmente ni saben para qué están en este mundo. El caos y la catástrofe con estos guarismos, como observamos, están a la vista. Y el desorden es tal que el llamado “pueblo” ha elegido a un ingeniero para resolver sus asuntos, pero parece que esta persona cuyo razonamiento acaece a partir de los cálculos y las medidas más específicas, lo único que ha logrado hasta ahora es una especie de boomerang. Ocurre, desde nuestro punto de vista, a partir de su historia personal atada mayormente a los negocios hilvanados otrora entre el Estado y su familia. Pero, atención, si partimos de la idea de individualidad de cada persona en torno a su manera de pensar y actuar, nos daremos cuenta de que la visión adoptada por una gran mayoría es equivocada, lo que redunda en que este país es tremendamente difícil de gobernar, inviable para salir de su parálisis de evolución. Y con este combo, señores, el futuro de la Argentina no existe.
Felipe Demauro


Alguien se robó mi dinero

Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia. No fue la Justicia quien develó las coimas millonarias recolectadas en bolsos, sino la prensa que, con mucho profesionalismo se dedicó a investigar. Jorge Bacigalupo, el hombre que tenía en su poder los cuadernos que contenían las anotaciones de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, fue quien le entregó los cuadernos de las coimas en enero de este año al periodista Diego Cabot. Esto evidencia la poca credibilidad en la Justicia. Bolsos, efectivo, conventos, empresarios y ex funcionarios asociados en la distribución y ocultamiento del dinero robado a los ciudadanos. Somos una sociedad anómica, por eso no hemos podido o no hemos sabido evitar el gran robo de los K. A este problema añadiremos que si la Justicia hubiera funcionado como corresponde, interviniendo en el momento adecuado, se podría haber acotado el latrocinio. Desde 2004 que comenzaron a publicarse notas donde se exponía el circuito de sobreprecios y coimas en la obra pública. Roberto Lavagna dijo la palabra maldita: “cartelización”. Y eso le costó el cargo. Así como debemos valorar la loable tarea que llevan adelante los periodistas que investigan la corrupción, poniendo el pecho a las balas, también debemos denostar a muchos de sus colegas, que deberán explicar por qué fueron tan negligentes, indolentes, desaprensivos o cómplices. Una de las principales características que debe ostentar todo periodista es la ética. Se puede ser mejor o peor escritor, trabajar en un lugar respetable o no tanto, pero nunca debe dejar de lado la honestidad profesional. A quien le quepa el sayo que se lo ponga. Y como el tema de la carta es el dinero robado, quiero dejar un pensamiento de Moisés Naim, un político e intelectual liberal venezolano, que decía en su famoso silogismo: “Argentina es rica, yo soy pobre, luego alguien se robó mi dinero”.
Manuel Basanta
DNI 93.971.708


Argentina somos todos

No nos olvidemos, la patria no tiene bandera política, tiene una hermosa bandera celeste y blanca que nos identifica. La patria es de todos y para todos. Tenemos que hacer algo, desde nuestros lugares de trabajo. No podemos permitir que nos sigan arrasando. El pasado ya pasó, el futuro aún no llega. Ahora es el momento de levantarnos y unirnos, ni en favor ni en contra de nadie, sólo de nuestra tierra, por nosotros y por nuestros niños. Argentina me dueles mucho, pero seguís siendo mía, y como ciudadanos tenemos el derecho y el deber de defenderla, cuidarla. Apropiémonos de lo que es nuestro. Soy nacida en el año 1979, criada en esta patria bendita. Formada en universidad pública. Médica, trabajadora de clase media. Aún tengo muchos sueños y proyectos por cumplir.
Anabel Ibarra
DNI 27.210.911

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario