Obras Públicas

No hay palabras que puedan suplir a las obras

Domingo 07 de Febrero de 2021

Pasaron algunos años desde que una seguidilla de lluvias torrenciales allá por los años 2015/16/17 asolaran con su persistencia vastas zonas del territorio santafesino. Estos fenómenos naturales presumiblemente originados en el cambio climático ocurrieron con machacona insistencia en vastas zonas de Córdoba afectando seriamente el oeste de nuestra provincia y fluyendo sin control hacia el este. Como consecuencia, muchos productores debieron soportar considerables daños al anegarse sus campos y viéndose impedidos para entregar sus productos por la destrucción de los caminos, muchas poblaciones rurales quedaban cercadas por el agua y en varias ocasiones fueron socorridas con canales de emergencia para zafar de la situación. La suma de estos desatinos e improvisaciones en todos los casos provocó incontrolables desbordes en arroyos y ríos, verdaderos tsunamis que arrasaban todo a su paso y haciéndose cargo de la parte más voluminosa de ellos, nuestro Carcarañá produciendo daños irreparables. Habitantes, productores, operadores turísticos, vecinos en general, hicimos llegar nuestra larga saga de reclamos a las autoridades del momento, acogidos con indiferencia o desinterés, sin recibir nunca respuesta. En épocas de las Paso de febrero de 2019, el hoy nuestro gobernador Omar Perotti -en ese entonces senador- expresó que “las pérdidas que producen las inundaciones son diez veces superiores a los costos de las obras que se necesitan para mitigar riesgos”. Y respondiendo a cómo hacer frente a estas situaciones de cambio climático, de inundaciones por lluvia y el ingreso de aguas de otras provincias, contestó: “Asumiendo que Santa Fe tiene algo que ver en el tema, ni la culpa es de las otras provincias ni la culpa total del cambio climático, hay responsabilidades concretas de la acción o inacción del gobierno. El gobierno ha ido muy detrás de los acontecimientos, no ha tenido una visión integral del manejo del agua”. Refiriéndose a Chaco, Santiago del Estero y Córdoba, dijo que “han sido prolíficas en el desarrollo de obras sumando más hectáreas a la agricultura, han resguardado con obras los nuevos cultivos desplazando el monte, lo que va a impactar aguas abajo y Santa Fe está aguas abajo. Sabemos que aguas abajo tenemos que hacer obras y entender que el proceso de obras no se desata en la inmediatez o en el momento que estamos inundados”. La obra que sirve no es la que afloja la tensión y calma a algunos. Y continuó: “Les doy un ejemplo: en 2016 las inundaciones en la cuenca lechera, con eje en el departamento Castellanos, tuvo pérdidas estimadas de $ 3 millones”. En 2017 hubo nuevas inundaciones. Según Lifschitz iba a ser un verano seco y era un buen momento para iniciar obras. Consecuencia: $2,8 millones más. Total: cinco millones ochocientos mil pesos de ese momento”. Según el senador el importe de las obras era el 10% de ese monto. Córdoba atiende y soluciona sus problemas, ¿contribuye y ayuda a solucionar los que nos ocasiona? Decía el senador que ante la inacción del gobierno nacional, Santa Fe debería tener un seguro integral para estos fenómenos. Señor gobernador, con todo respeto: este es el momento de hacer obras en el Carcarañá; ahora el río está muy bajo, no hay amenazas de lluvias, las napas están bajas y las lluvias van a volver, el cambio climático sigue y se quedará. Las obras hablan por sí mismas, no hay palabras que puedan suplirlas y sería muy bueno que el valor de las mismas comenzara a cotizar en alza.

Manuel Alfredo Torres

DNI 6.029.173

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS